Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

La Democracia y la Constituyente

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Marcelo Barros

Publicado: martes, 15 de agosto de 2017

En toda América Latina y Caribe, las comunidades y grupos sociales comprometidos con a patria grande dieran gracias a Dios por la elección de la Asamblea Constituyente que, en Venezuela, devuelve al pueblo el derecho de definir los rumbos de su proceso revolucionario. Actualmente, ese proceso bolivariano es atacado por la grande prensa internacional y tan poco comprendido por grande parte de la opinión pública. Todos los días, las agencias de noticia dependientes del imperio norteamericano bombardean los medios de comunicación con noticias negativas sobre la iniciativa del presidente Maduro. Hacía 70 años, la misma prensa norteamericana justificaba la razón del gobierno de los Estados Unidos en tirar la primera bomba atómica de la historia sobre la población de Hiroshima (en el 06 de agosto de 1945). Dos días después, otra bomba norte-americana caía sobre la ciudad de Nagazaki, ambas en Japón. En el Occidente, los medios de comunicación divulgaran la noticia de que ese era o único modo de acabar la guerra. Sin embargo, desde dos meses antes, 06 de junio, las tropas aliadas ya habían conquistado la Normandía y vencido los alemanes, lo que, de hecho, llevó a la rendición de Hittler y el fin de la guerra en Europa. La poca sensibilidad con la cual la más grande parte de las naciones han encarado la destrucción de las dos ciudades, la muerte de miles de personas inocentes y las consecuencias de la radiación sobre diversas generaciones solo puede ser comprendida si si toma conciencia del racismo occidental en relación a los orientales y como la comunicación es unilateral y tendenciosa. 

Actualmente, no es más necesario derramar bombas atómicas sobre países a ser conquistados. Eso puede aún ser util en países árabes. En América Latina, basta verter milones de dólares para la Agencia Interamericana de Prensa y financiar una guerra de informaciones calculada y precisa. Es lo que está ocurriendo ahora en relación a Venezuela.  Mismo con todo intento de contra-información, los medios de comunicación internacionales impiden los ciudadanos de pensar y profundizar críticamente la historia. Quieren transformar las personas en seres sin responsabilidad moral, meros factores de lo que la publicidad y la ideología que los grandes medios de comunicación transmiten. Como Poncio Pilatos en el juicio de Jesús, esas personas lavan las manos y van dejando el mal perpetuarse, como la banalidad de sus vidas. Las comunidades latino-americanas solidarias con el Bolivarianismo siguen creyendo en ese camino nuevo. Para quién cre, Pablo escribió a los cristianos de Roma: “No si conformen con el sistema del mundo, sino transfórmense continuamente por la renovación de su mente” (Rm 12, 2). 

 

  (0) Comentarios



claritienda Lidio Cruz