Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Selección de Cartas desde la cárcel de Antonio Gramsci 6

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 15 de agosto de 2017

11. 

 

25 de julio de 1927

 

Queridísima Tania,

Recibí, esta semana, sólo una carta de Ester1. Ayer, domingo, estaba convencido de que ibas a venir. No debes creer, sin embargo, queridísima, que me haya molestado porque todavía no hayas podido venir a verme, y que hayas en cualquier modo pensado que el retraso ha sido causado por tu poca disposición. Me parece haber leído algo por el estilo en la carta de Ester. No. Estaba nervioso porque no tenía noticias tuyas regularmente y porque las noticias eran vagas e inciertas. Entendía que tú me escribías como me escribías porque ya otras veces había visto la poca importancia que das a tu salud, pero yo no entiendo cómo Ester por lo menos no entiende que debía escribirme con cierta concreción. Incluso todavía entiendo poco. Ester me había escrito que ya te habían operado de apendicitis; en vez, de tu última carta parece que no ha tomado lugar todavía. Esta incertidumbre debes además empatarla al hecho que desde fines de mayo y por casi todo junio creía que iba a partir para Roma de un momento a otro. Puedes imaginar mi estado de ánimo en tales condiciones. Por momentos estaba verdaderamente furibundo. Los “bastante bien” que me escribían ustedes sólo me irritaban más. Sabes, en mi pueblo se cuenta esta historia: El gobierno, a través de sus representantes, envió a todos los municipios, hace mucho tiempo, una circular en la que se preguntaba a qué distancia de la población se encontraba el cementerio. El alcalde respondió la primera vez: “A un tiro de escopeta”; el formulario fue reenviado nuevamente, con la petición de una mayor precisión y el alcalde precisó: “A un tiro de piedra lanzada por una mano maestra”; el formulario fue nuevamente reenviado y el alcalde fue todavía más preciso: “al vuelo de una alondra de segunda nidada”. ¿No te parece que tú y Ester han tenido y siguen teniendo contra el sistema métrico decimal de las noticias la misma aversión que aquel alcalde?

Queridísima Tania, no obstante todo, me siento muy culpable y me siento adolorido por haber perdido el control de mí mismo. Te ruego no descuidar nada para volver a la salud y hacer todo lo que en la clínica consideren necesario. Yo puedo esperar y esperaré con mucha paciencia. Te quiero mucho

 

Antonio

 

 

12. 

1 de agosto de 1927

 

Queridísima mamá,

recibí tu carta del 12 de julio y la foto de los dos niños de Teresina.2 ¿Has recibido la otra carta mía, en la que te escribo algo sobre Nannaro?3 Si no la has recibido, no pienses que te haya mandado noticias precisas de él, porque ni yo jamás las he tenido; sólo buscaba explicarte las razones probables del silencio de Nannaro, por lo menos con relación a mí.

Los dos niños me parece que salieron muy bien, aunque la foto no esté tan buena. Se ve que son dos niños bonitos. En la otra foto de Franco que me habías mandado, el niño parecía un viejito; estaba muy flaco y sin frescura. Hace tiempo no he recibido más noticias de Giulia; desde hace más o menos 3 meses no sé nada ni de ella ni de los niños. Mi cuñada sie enferme en el hospital; creo que justamente en estos días la operaron, porque desde hace 20 días no tengo noticias suyas. Yo me estoy habituando a no pensar más en nada y a dejar que las cosas vayan como quieran. Abrazos a todos

 

Nino

 

Para que no te dejes engañar, por si acaso, te advierto que el escudo de plata no cuesta sólo 5 liras, sino que hoy vale 20 liras. Cuando lo mandé valía unas 30 liras y se podía muy bien hacer de él una cucharita para niños.

 

NOTAS

1 Esther Zamboni (1890-1963), comunista, asistía a Tatiana mientras estaba en el hospital. En 1926 había sido encargada por el partido en Milán de ir a la habitación de Gramsci en Roma para ayudarle a ponerse a salvo antes del arresto. Cfr. Paolo Spriano, Storia del Partito Comunista Italiano, vol. II, Einaudi, Turín, 1974, pp. 64-65. [Información tomada de la edición de Antonio Santucci de Lettere dal carcere 1926-1930 (Salermo: Sellerio, 1996)]

2 Teresina, hermana de Gramsci.

3 Se refiere a Genaro, hermano mayor de Gramsci.

 

  (0) Comentarios



claritienda Las llamas de la aurora