Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Notas Culturales

Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)

Publicado: martes, 28 de agosto de 2018

C3tec: un cine alternativo en Caguas

 

¿Imagina un espacio interactivo donde toda la familia puede encontrar lo más emocionante de la ciencia y la tecnología y, además, participar activamente de exhibiciones y eventos innovadores? En 2014, inauguró en la calle Gautier Benítez del pueblo de Caguas el Centro Criollo de Ciencia y Tecnología del Caribe (C3Tec), una organización sin fines de lucro dedicada a promover la cultura científica y tecnológica en un ambiente de aprendizaje interactivo e innovador. 

Como parte de los atractivos de este centro, figura el Cine Teatro Fundación Ángel Ramos, el cual cuenta con un quipo audiovisual que incluye: sistema de proyección 3D de alta definición, sistema de sonido digital 7.1, pantalla gigante 18’ X 32’, técnico audiovisual, sistema de luces fijas, y con 191 butacas.

Esta sala de cine provee a los visitantes la oportunidad de disfrutar de estrenos hollywoodenses, así como de producciones locales. En ese sentido, por ejemplo, la Asociación de Documentalistas de Puerto Rico ha optado por la sala de C3tec como sede de exhibición de sus Muestras de Documentales Latinoamérica en Nosotr@s. 

De igual modo, los próximos fines de semanas estarán presentando el documental Filiberto, producido y dirigido por Freddie Marrero Alfonso; y Nuyorican Básquet, dirigido por Ricardo Olivero Lora y Julio César Torres. 

Sobre la presentación en C3tec, indicó Marrero Alfonso: “Ese fin de semana se conmemoran 33 años del 30 de agosto, que es una fecha muy relevante en el documental, por su importancia tanto para la historia de vida de Filiberto como para la historia del país. Ese día, entre tantas cosas que sucedieron, Filiberto se resistió de forma armada al FBI. En su momento, el 30 de agosto se bautizó, por comentaristas e historiadores, como la segunda invasión estadounidense de Puerto Rico”. 

Las exhibiciones, que serán del jueves, 30 de agosto al domingo, 2 de septiembre, contarán con la presencia en sala del productor y de otros miembros del equipo que hicieron posible la película. 

Por su parte, del jueves 6 al domingo 9 de septiembre se exhibirá en C3tec el documental puertorriqueño Nuyorican Básquet, que se centra en el Equipo Nacional masculino de baloncesto que participó en los VIII Juegos Panamericanos de San Juan 1979. 

Es bueno conocer que en 2004 C3tec se incluyó como parte fundamental del Plan Estratégico del Municipio Autónomo de Caguas. Ese centro interactivo fue concebido por el fenecido Honorable William Miranda Marín, quien desde la alcaldía de Caguas tuvo la visión de un lugar que despertara la creatividad y el gusto por la ciencia, donde “está prohibido no tocar”. Tras una década en planificación y desarrollo y una inversión millonaria, a partir de agosto de 2014 C3Tec abrió las puertas en Caguas. 

Además del cine teatro, el espacio cuenta con más de 30 exhibiciones interactivas, varias salas de exposiciones itinerantes, varios salones de conferencias y un techo verde. 

 

Sinopsis de Filiberto 

Filiberto es la historia de un hombre de muchos nombres, muchos sombreros, muchas casas y con una vida cotidiana vinculada a diversos círculos sociales. De niño, su familia y amistades le llamaban “Fito”. Entre músicos le conocían como “El Indio”. “Juvenal Concepción” era su nombre en distintos carnés. La policía de Puerto Rico lo nombra el “G-2 cubano” cuando su primer arresto. “Greco” fue uno de sus nom de guerre para sus compañeros en el Ejército Popular Boricua-Los Macheteros cuando robaron $7.1 millones de la Wells Fargo en Hartford y dinamitaron once aviones militares en Puerto Rico. “Filiberto”, sin embargo, será el nombre por el que se le recordará.

 

Asegure su boleto con tiempo a través de Ticket Center (tcpr.com) y sus puntos de ventas participantes alrededor de la isla.

 

Churro Barendulzando conversaciones

Gabriela Ortiz Díaz / En Rojo

 

En la calle Georgetti de Río Piedras, justo al lado de la Casa Ruth Hernández, se encuentra una de las tantas estructuras antiguas que evidencian los cascos urbanos a través de la isla. Es dentro de ese local, que guarda la hermosura arquitectónica de la época en que fue construido, que el año pasado se establecieron dos negocios: La barbera y el Churro Bar. A pesar del deterioro rampante de la ciudad universitaria, estas propuestas comerciales se yerguen esperanzadas. 

 

Hace dos ediciones, En Rojo inició con la reseña de Café Comunión una serie cuyo propósito es resaltar el emprendimiento de espacios en Santurce y Río Piedras que inviten a reunirse para conversar, leer, comer algo o simplemente estar. El concepto de El Churro Bar se presta para esas actividades.

Meses antes del paso del huracán María, La Barbera y el Bar se localizaban en el proyecto Mercado Libre que han organizado en Santurce varios artesanos y comerciantes locales. Sin embargo, luego de que la propuesta La Barbera – servicio de recortes de pelo para caballeros realizado por mujeres barberas – se mudara a Río Piedras e invitara a Mario Ortiz y Daniela García – fundadores de El Churro Bar –, estos comparten el edificio histórico de la Georgetti. 

Varios son los atractivos que ofrece este emprendimiento de postres al estilo mexicano y puertorriqueño. Y es que García es oriunda de Tijuana, México y Ortiz es natural de Ponce, Puerto Rico. Según la joven, iniciaron con los churros al horno porque son un postre reconocido en ambos países. La pareja de comerciantes, para agregarle a los atractivos, mantiene su proyecto culinario con un 70 por ciento de productos hechos o comprados en Puerto Rico porque “siendo una empresa que va comenzando local, queremos auspiciar los productos de aquí, que tienen calidad internacional”, comentó Daniela. 

“Este local brinda una experiencia que incluye el entorno, el servicio de los empleados y la calidad del producto”, expresó Mario Ortiz sobre otros de los buenos elementos de su iniciativa. Precisamente, si la persona busca presenciar el entorno del edificio, puede entrar sin la obligación de consumir. 

Aunque ambos dueños estudiaron medicina y trabajaban en una compañía de llevar récords médicos electrónicos, luego del huracán perdieron su empleo a causa de la problemática con el servicio de electricidad. Ante eso, reactivaron la idea que una vez tuvieron de vivir de su negocio, tuviesen o no un local. La visión empresarial de ellos es que no tienes que tener un lugar para montar un negocio.

En el Mercado Libre el Churro Bar – la idea es que el cliente pueda añadirle cuanto ingrediente quiera al churro sin costo adicional – estaba montado sobre una bicicleta, concepto creado por Mario Ortiz. La idea de la bicicleta fue la manera de iniciar el proyecto. Así fueron a actividades corporativas y a los centros comerciales. 

En febrero 2017, luego de promoverse en el Pastry Lover Fest celebrado en el Centro de Convenciones, tomó auge su proyecto y les surgió la oportunidad de establecerse en el local fijo riopedrense. 

Sobre como contrasta el emprendimiento comercial en Río Piedras con el desgaste físico de la ciudad, contestaron que siempre la opinión pública resalta lo negativo. “No se toma en cuenta que la Plaza de la Convalecencia está remodelada, con espacio para los niños y con 600 estacionamientos; que la casa Ruth Hernández va a reabrir para ofrecer clases de piano, de pintura sin costo”, dijo Daniela. 

Mario Ortiz enfatizó que entre los comerciantes del área no hay competencia alguna, sino que impera un clima de camaradería y consorcio. De paso, agradeció públicamente el apoyo que han recibido por parte del dueño del edificio, Oscar Moreno, quien mantiene costos considerables de renta. 

Ahora que inicia el semestre académico en la Universidad de Puerto Rico, es buen momento para visitar La Barbera y el Churro Bar, así como los comercios circundantes. Los churros y el buen ambiente están disponibles de martes a sábado en horario de 11 de la mañana a 8 de la noche. 

 

  (0) Comentarios




claritienda que el pueblo decida