Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

30 de agosto de 1985

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 28 de agosto de 2018

Los allanamientos de numerosos hogares, los atropellos a familias enteras y los arrestos y extradición de once luchadores independentistas perpetrados el pasado fin de semana por agentes del FBI, constituyen una brutal acción represiva por parte del gobierno de Estados Unidos contra el movimiento patriótico puertorriqueño y una agresión a todo nuestro pueblo.

Las acciones de los agentes federales merecen la total repulsa y condena del pueblo puertorriqueño. Nao son defensores de la ley y la justicia quienes quiénes protagonizaron los sucesos del pasado fin de semana. Son viles y vulgares delincuentes que amparados en la fuerza brutal y con el silencio cobarde del gobierno colonial, agreden impunemente.

Las autoridades federales han querido encubrir la persecución que realizan contra el independentismo como si se tratara de delincuencia común. Han pretendido presentar la lucha patriótica como si fuera parte de la criminalidad rampante en el país.

Pero esa pretensión se le ha ido al piso al FBI y a los federales. Nuestro pueblo ha sabido distinguir y sabe que no se trata de que estamos ante una acción de represión política contra el movimiento independentista puertorriqueño dirigida a atemorizar y descabezar las fuerzas que luchan por la liberación nacional.

No es la primera vez en la historia de los ochenta y siete años de dominación colonial que el gobierno yanqui actúa por la fuerza contra el independentismo puertorriqueño. S historial represivo va desde la Masacre de Ponce en 1937, el encarcelamiento de don Pedro Albizu Campos y los Nacionalistas, y los arrestos en masa de 1950, hasta los encarcelados pro el Gran Jurado y los asesinatos de Maravilla, en años recientes.

Los yanquis parecen todavía no conocer la voluntad de lucha de nuestro pueblo. La historia les debe haber enseñado que a pesar de todo su poderío jamás nos atemorizarán, mucho menos nos doblegarán. Que tras ochenta siete años de coloniaje tengan que movilizar más de trescientos agentes del FBI, decenas de alguaciles, efectivos de la Marina, helicópteros y aviones para arrestar a once independentistas es la mejor prueba de su debilidad y de nuestra fortaleza como pueblo. Somos un pueblo heroico. Hemos resistido todas la agresiones y si bien no hemos vencido si le hemos probado a los yanquis que somos invencibles.

Hoy como ayer, tanto aquí como en Estados Unidos, los puertorriqueños nos enfrentamos, llenos de indignación y coraje, a quienes pisotean nuestro suelo y secuestran a los hijos de esta tierra. De Betances y Albizu aprendimos a luchar por cuán feroces y despiadados puedan ser los agresores. Esta vez no será excepción.

A los compañeros y compañeras encarcelados en las prisiones del imperio le decimos: ¡ Tengan la seguridad y la certeza de que el movimiento patriótico puertorriqueño esta firmemente junto a ustedes, luchando por su pronta liberación y el regreso a la Patria, para desde aquí continuar la lucha grande por la independencia nacional!!

 

Fragmento de la Declaración del Partido Socialista Puertorriqueño, publicado del 6 al 12 de septiembre de 1985, Claridad

 

  (0) Comentarios




claritienda Católicos rebeldes