Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Anochecer luminoso

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Marcelo Barros

Publicado: miércoles, 3 de mayo de 2017

En toda América Latina y el Caribe, las personas de buena voluntad que aman la paz y la justicia se preguntan lo que está pasando. Durante más de una década, al menos América Latina parecía menos injusta y menos desigual. Muchos países tenían gobiernos que, aun sin ser socialistas, tenían como prioridad la justicia y la igualdad social. Para eso, era importante liberar nuestros países de la colonización extranjera y también reducir las desigualdades sociales internas. En Bolivia, Ecuador y Venezuela, nuevas constituciones, discutidas y aprobadas por todas las camadas sociales, garantizan derechos de los trabajadores, la dignidad de los indios y el cuidado con la madre Tierra. En países como Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil, para llegar al gobierno, sectores progresistas tuvieron que hacer acuerdos con la elite. Así, el pueblo logró algunas victorias. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció que en la primera década de ese siglo, la pobreza disminuyó en América Latina. En Bolivia, Ecuador y Venezuela, no había más hambre y la tasa de analfabetismo era cero.

Desde 2010, el imperio norteamericano invirtió millones de dólares para asegurar en los medios de comunicación una campaña sistemática e implacable contra gobiernos progresistas. Han patrocinado golpes militares o parlamentarios y la guerra del imperio contra Venezuela sigue cada vez más violenta. Sin embargo, Bolivia continúa su camino y Ecuador acaba de elegir a un presidente que, aunque con problemas, seguirá el camino recorrido hasta ahora.

En México, desde 1994, cuando comenzó la rebelión zapatista, la vida de las comunidades indígenas ha cambiado. En medio de muchas persecuciones, los indios han organizado comunidades locales con administración autónoma y le dan prioridad a la educación. En estos dos años, la escuela zapatista recibió tres mil jóvenes estudiantes de diversos países, interesados ??en profundizar los fundamentos de una política basada en la solidaridad y desde los pobres. En 2018, es posible que una india se presente como candidata a la presidencia de México. Si la posibilidad de victoria es mínima, la campaña será una forma de despertar todo el continente para el fracaso del modelo de mundo dominante. Los pueblos indígenas proponen organizar la sociedad desde el Buen Vivir. Así, dicen, la noche se llena de la luz de la resurrección, porque está hecha de amor y esperanza “. Ese mensaje de los indios nos  llama a seguir el camino de la justicia. Como dice el Foro Social Mundial “Un nuevo mundo es necesario, juntos podemos hacerlo posible.”

 

El autor es monje benedictino y ha escrito más de 40 libros.

  (0) Comentarios



claritienda Pez en llamas