Opinión / Editorial

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

Un año de la agresión contra los catalanes

Publicado: martes, 2 de octubre de 2018

El 1 de octubre de 2017, mientras los puertorriqueños estábamos aislados del mundo y tan solo luchando por sobrevivir, Cataluña trató de ejercer un derecho que se supone defina todo proceso democrático: el voto. Para ese día, el gobierno autonómico había convocado un referéndum para que los catalanes votaran sí o no a la independencia del estado español. 

Aun cuando se trataba del ejercicio del más elemental de los derechos democráticos, desde Madrid el gobierno anunció su disposición a impedirlo afirmando que se trataba de un “referéndum ilegal”. ¿Cómo puede tacharse de “ilegal” una llamado a que la gente se exprese a través del voto? Es, sin duda, un contrasentido que un gobierno como el español, que en todo momento reclama ser democrático y haber trascendido la dictadura franquista, tache de “ilegal” un llamado a expresarse en las urnas. Pero el gobierno que entonces presidía el derechista Partido Popular y Mariano Rajoy, emitió ese decreto y, para hacerlo valer, trasladó a Cataluña miles de policías con la encomienda  de impedir que la gente pudiera votar. 

Siguiendo las órdenes impartidas las fuerzas policiales confiscaron desde el día anterior las urnas que se utilizarían para depositar los votos y clausuraron los recintos donde se celebraría la elección. A pesar de esos esfuerzos represivos los catalanes acudieron en masa a votar y allí se encontraron con cordones policiales que pretendían impedírselo. Los eventos que entonces se produjeron provocaron indignación en Europa y en el mundo. Sin ningún tipo de limitación los policías armados y equipados para reprimir, cargaron contra las personas que intentaron llegar a los colegios de votación. Las imágenes que trasmitió la prensa eran típicas del franquismo, no de un régimen supuestamente democrático. 

A pesar de esas cargas represivas, más de un millón de catalanes pudo votar, la mayoría de ellos por la independencia. Este 1 de octubre de 2018 otra vez el pueblo catalán se lanzó a las calles a recordar y denunciar las cargas represivas del año anterior. Su presencia militante demostró una vez más que la represión nunca podrá derrotar la determinación de un pueblo. Mientras tanto, el 1 de octubre de 2017 permanecerá en la historia como una página de infamia, de las muchas que arrastra el derechismo español.

  (0) Comentarios




claritienda Daniel Santos