Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Oscar en Casa: Bienvenida a un Gigante de la resistencia y la lucha

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Fernando Cabanillas

Publicado: martes, 23 de mayo de 2017

Hace cuatro años yo no sabía quién era Oscar López Rivera y tampoco la inmensa mayoría de los puertorriqueños. Varias organizaciones habían mantenido vigente el interés en su excarcelación, pero este éxito se centraba en los grupos independentistas de intensa militancia. La situación en ese momento la describió muy bien un amigo, conocido y respetado partidario de la independencia: Oscar se conocía solo en el “gueto de los independentistas”. ¿Cómo fue que cambió todo esto? No pretendo pensar que nuestro grupo 32xOscar fuera responsable de toda la popularidad actual, pero el sacarlo de ese gueto en gran parte fue consecuencia de varias iniciativas nuestras. 

El 29 de mayo del 2013 Oscar cumplía 32 años de cárcel y escasamente seis semanas antes mi prima Sonia Cabanillas, su compañero Nick Quijano, mi esposa Myrta y yo, habíamos seleccionado esa fecha para la primera actividad de nuestro grupo, el encarcelamiento simbólico llevado a cabo simultáneamente en la Plaza de Armas de San Juan y las plazas de Caguas, Ponce, Mayagüez y Arecibo. Empezamos a medianoche. La idea era que, durante 24 horas, numerosas personalidades de nuestro País estarían simbólicamente prisioneros en una celda recreada con las mismas dimensiones en las que estaba encarcelado Oscar. Comenzamos asignando turnos de 30 minutos, pero el entusiasmo fue tal, que para poder acomodar las peticiones, tuvimos que reducir los turnos a 15 minutos y eventualmente, para evitar un motín, terminamos abriendo las celdas para lograr colocar, no individuos, sino grupos de personas. Terminaron encarcelándose importantes personalidades del mundo artístico al igual que del ámbito político, literario, médico, legal y deportivo. Hasta un religioso, famoso por su homofobia, hizo el sacrificio de encarcelarse con Pedro Julio Serrano, reconocido homosexual. 

La próxima actividad fue el 23 de noviembre del 2013, cuando nuestro grupo, conjuntamente con el Comité Pro Derechos Humanos celebramos una masiva marcha en pro de la excarcelación de nuestro preso político. Con el fin de servir como himno para la marcha, 32xOscar comisionó a Rafael Taboas una canción. Él tomó prestada la melodía y la letra de la canción “Libre”, popularizada por Nino Bravo y he aquí parte de lo que él escribió y luego nos cantó Chucho Avellanet:

 

Tiene más de treinta años

nuestro Oscar… en cárcel federal...

pero tras la frontera está su hogar…

su fiel San Sebastián.

Para él los barrotes solo son…

un trozo de metal

Es inminente la excarcelación…

su pueblo aclamará...

 

Libre, como el sol cuando amanece, siempre libre…

quiero a Oscar...

Libre, como su alma que escapó de la prisión…

no hemos de claudicar...

Libre, como el pueblo que se expresa en su exigencia

y su pensar,

Camina sin cesar por la causa de Oscar…

y sabrás lo que es al fin la libertad...

 

Con su bandera un pueblo marchó…

cantando su canción….

 

¡Y cómo marchó ese pueblo solidario! Los cálculos de asistencia fluctuaron entre 35,000 a 50,000. 

Las cartas de Oscar a su nieta Karina fue una de nuestras iniciativas más exitosas y su impacto en el proceso de excarcelación es incuestionable. Cuando fundamos nuestra asociación, Oscar era considerado como un gran patriota puertorriqueño, un gran revolucionario, pero lo que nadie había exaltado era su lado humano. Muchas fueron las críticas y los ataques lanzados contra nuestra colectividad al publicar estas cartas que “pintaban a Oscar como un abuelito”, desvirtuando su carácter como patriota. A nadie se le había ocurrido que era compatible el ser abuelo a la misma vez que patriota. La serie de cartas con el título de “Las manos en el cristal” cautivó el corazón de los lectores y humanizó la figura de Oscar desde la primera que publicamos en El Nuevo Día.

Las cartas a Karina revelaron los pensamientos más tiernos e íntimos y las lecciones de vida de un abuelo a su nieta. Pero más allá de eso, nos permitieron echar un vistazo al mundo secreto del preso político en la cárcel. Cómo se celebra un cumpleaños, una despedida de año, cómo se las ingenia para calentar café en su celda, los abusos cuando le botaron los materiales para pintar sus cuadros, y hasta sus vivencias con los vietnamitas en la guerra.  En esas cartas nos narró también las técnicas que usó para poder sobrevivir doce años en un calabozo estrecho y monocromático, en confinamiento solitario, con periodos en que le mantenían las luces encendidas las 24 horas del día y otros en que le despertaban cada 30 minutos. Igualmente, nos explicó en esas cartas cómo hizo para mantener una sanidad mental envidiable, cuando las estadísticas indican que la gran mayoría de los presos después de unos pocos meses en solitaria desarrolla trastornos mentales serios, incluyendo alucinaciones. De momento teníamos a un personaje, para aquel entonces abstracto, que se nos transformaba en un ser humano sensible, con el que fácilmente nos podíamos identificar. A través de sus cartas todos logramos comprender el extraordinario sacrificio de Oscar por su ideal. Como bien ha comentado el periodista Benjamín Torres Gotay, “Puede que no nos guste que López Rivera sea independentista, pero no podemos negar que dio por sus creencias mucho más de lo que cualquiera de nosotros ha dado, o podrá dar jamás, por las nuestras”.

En una de sus cartas, Oscar escribió “Querida Karina: Después de la familia lo que más echo de menos es el mar, ya han pasado 35 años desde la última vez que lo vi.” Esto nos sirvió de inspiración para nuestra próxima iniciativa, “Al Mar x Oscar”, idea de Nick Quijano. Resultó un espectáculo muy visual, emotivo y de gran colorido provisto por las múltiples pequeñas embarcaciones que zarparon de la Bahía Urbana. Una de ellas transportaba un llamativo cabezudo de Oscar confeccionado por Pedro Adorno y su grupo “Agua, Sol y Sereno”. Al atracar en la Puerta de San Juan, inmediatamente Oscar se unió en un largo abrazo a su hija Clarisa y nieta Karina. De ahí desfilamos todos a El Morro donde disfrutamos de un hermoso concierto con Chucho Avellanet, Chabela Rodríguez, Andy Montañez, la Banda Acústica Rodante, Zoraida Santiago, Christian Nieves y sus Trovadores, Los Bardos (Tuna de UPR), Cultura Profética, Así Somos, Trío Taboas-Scharrón-Calderón, Benito de Jesús, Tito Vicente, Libeth y Josean López con su trío ‘Los Ases del Recuerdo’. Esta actividad fue coordinada por Pedro Muñiz, Julio Ramos, Benito de Jesús y varios otros, e incluyó el lanzamiento de una inmensa chiringa de Oscar, obra de Rafi Trelles.

Otras funciones llevadas a cabo por nuestro grupo incluyeron “A Escribir x Oscar”, una campaña para motivar al pueblo a enviar miles de postales con mensajes de apoyo a Oscar que luego seguimos con otra campaña “A tuitear x Oscar” en la cual enviamos miles de mensajes al Papa Francisco pidiéndole su intervención en el caso de Oscar. “Rogativa x Oscar” fue otra emotiva ceremonia donde convocamos a los líderes religiosos a una procesión que comenzó en la estatua de la Rogativa en el Viejo San Juan. 

Hay más, pero se acabó el espacio. Concluiré diciendo que tal y como presagió Rafael Taboas: “es inminente su excarcelación... y sabrás lo que es al fin la libertad”. Ya todos podemos comenzar a celebrar la aspirada unión de nuestro héroe nacional a su patria. Un pueblo totalmente hermanado y que por años reclamó su regreso, el 17 de mayo recibirá a Oscar eufóricamente agradeciéndole su extraordinario y noble sacrificio. 

Durante su torturado y deshumanizante encarcelamiento, el carácter de Oscar fue moldeado por 12 largos años de privación sensorial en solitaria y 23 años adicionales durante los cuales ni tan siquiera le permitieron asistir al entierro de su madre. La meta final de su castigo era el “espiriticidio”, palabra que el mismo acuñó asegurando que “mi espíritu resucitará si los carceleros logran sus metas ... Mi certeza radica en mi confianza en que he elegido servir a una causa justa y noble.” No fue necesario resucitar, porque sus carceleros se equivocaron al no saber aquilatar que detrás de este hombre de escasamente 5 pies con 3 pulgadas había un gigante en espíritu y resistencia. Oscar se impuso por encima de todos los arduos esfuerzos de sus carceleros por aniquilarle la voluntad que ahora resurge más fuerte que nunca. 

Sería sumamente injusto despedirme sin antes reconocer la labor del mas talentoso y comprometido grupo de personas que he dirigido, las que formaron o colaboraron con 32xOscar, cuya meta ya se cumplió cabalmente y así felizmente llega nuestro grupo a su final no sin antes agradecer la devota tarea de Zulmi Santiago y Vitin Calderón en desarrollar y mantener nuestra página web al igual que la del Dr. Manuel Martínez Maldonado en servir de portavoz.

  (0) Comentarios



claritienda Kuolema