Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Oscar en Casa: El puño al corazón que Oscar le pegó al imperio

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 23 de mayo de 2017

Hermes Ayala / Especial para En Rojo

 

Puño al corazón del imperio.

Eso diste.

Eso dimos cuando al fin nos viste.

Ese miércoles, sin recórcholis, 

descabronamos por un momento al real Invader.

La sumisión cada vez existe menos. 

Puño al corazón del imperio.

Eso diste.

Sin vendarte el puño, 

puño al corazón del invasor, 

un corazón que no es púrpura,

como la medalla que ellos les dan a su cannon fodder,

como la metralla que ellos le dieron a mi lovin’ father,

otro que estuvo contigo en Vietnam,

que también mide poco más de cinco pies, 

del archipiélago de los murciélagos,

es que, pues,

Clarisa tiene muchos hermanos y muchas hermanas,

porque su pai’ es también el pai’ mío,

porque su pai’, como mi pai’, es un país.

Puño al corazón del imperio,

eso diste,

eso dimos cuando nos viste.

Esta lucha no es a dos de tres caídas.

Esta lucha es sin descalificación.

Esta lucha es sin tiempo límite.

Esta lucha es una batalla campal de seis millones

y medio de participantes,

luchadores y luchadoras,

unas mas valientes que otros,

unos mas violentas que otras,

unos más morones que otras,

unas más mironas que otros,

algunos traidores que desterraremos del camerino

por ser pitiyanquis, más allá de ignorantes,

les haremos la dormilona a su mezquindad edwinmundesca 

y la figura cuatro a su soberbia georgienavarrina.

Esta lucha es en andamios de rascacielos de Wall Street. 

Esta lucha es con alambres de púas en los cercao’s de Jayuya. 

En esta lucha las caídas valen donde quiera: en la diáspora 

de los niuyores, 

los kissimmees, 

los austines, 

los connecticuts,

y en el puñado este de islas del Caribe,

en Bieké, 

en Borikén, 

en Haití, 

en Cuba, 

en Dominicana

y hasta en la Venezuela que hace rato que le da 

puños al corazón del imperio.

Puñeta.

Esta lucha es callejera,

de la calle, 

de Llorens y Manuel A., 

de la IUPI y Playuela.

Esta lucha sigue siendo por el campeonato universal de la dignidad

que ya ganó Oscar, con un 

puño al corazón del imperio

en un combate de casi 36 años, 

pues ya dijimos: esta lucha no tiene límite de duración.

Puño al corazón del imperio, 

eso diste, Oscar, eso dimos cuando nos viste.

Que suene la campana. Estamos listas. Estamos listos.

Libre y lucha. Ya.

 

  (0) Comentarios



claritienda Buscando justicia