Internacionales / América Latina

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Presidente del Tribunal Regional de Sao Paulo echa atrás la salida de prisión de Lula

Lula Da Silva
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 10 de julio de 2018

El expresidente Lula da Silva, que cumple una pena de 12 años y un mes de prisión por corrupción, quedó en el medio de un embrollo judicial este domingo 8 de junio con órdenes y contraórdenes para su liberación que dejan a Brasil en una confusión total.

La decisión más reciente es la del magistrado Carlos Eduardo Thomson Flores, que se da luego de que el togado del Tribunal Regional Federal de la Cuarta Región (TRF-4) Rogerio Favreto ordenara la libertad del expresidente brasileño.

“Determino el retorno de los autos al gabinete del juez João Pedro Gebran Neto, así como la manutención de la decisión proferida por él” de que Lula siga en la cárcel, señaló Thompson Flores.

Flores respondió así a un pedido interpuesto por el Ministerio Público Federal (MPF) para suspender la decisión del juez Favreto, quien ordenó la libertad del líder del Partido de los Trabajadores (PT), encarcelado desde el 7 de abril por corrupción pasiva y lavado de dinero.

El ‘habeas corpus’ concedido este domingo por el juez guardia Favreto generó una gran polémica y contó con la oposición de un segundo juez, João Gebran Neto, instructor del caso Lava Jato en segunda instancia, lo que abrió un pulso jurídico entre ambos magistrados.

A pesar de la decisión de Gebran Neto, Favreto insistió y ordenó en su último auto que Lula fuera puesto en libertad inmediatamente, pero la Policía Federal no actuó debido a la contradicción entre los autos de ambos jueces.

El presidente del TRF, no obstante, señaló que la decisión sobre la libertad de Lula es competencia del instructor de la Lava Jato y no del juez de guardia.

De esa forma, Thompson Flores puso fin, al menos de forma temporal, a un conflicto jurídico sobre la libertad del expresidente brasileño, quien deberá permanecer en la sede de la Policía Federal de Curitiba, donde está arrestado desde hace tres meses.

Favreto volvió a la carga

Después de haber sorprendido a los brasileños esta mañana con una orden de liberación que acabó siendo anulada por el juez relator del caso en TRF4, el juez Rogério Favreto volvió a la carga y pasadas las 16H00 locales ordenó “el inmediato cumplimiento de la medida de liberación en el plazo máximo de una hora”.

Sin embargo, ese plazo se cumplió sin que se conociera que Lula hubiera salido de prisión.

El juez ordenó la liberación del expresidente al aceptar una demanda de Habeas Corpus presentada el viernes por varios diputados del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), al que la prensa asegura que estuvo afiliado de 1991 a 2010.

“¡Lula Libre ya!”, se leía la cuenta en Twitter del exmandatario, mientras unos 500 seguidores se concentraban a las puertas de la sede de la Policía Federal en Curitiba (sur) donde está preso, exigiendo su salida.

También empezaron a concentrarse manifestantes en su bastión en el cinturón obrero de Sao Paulo.

“La decisión no cuestiona otras decisiones del colegiado del TRF4 ni de otras instancias superiores y mucho menos la decisión del magistrado de la 13ª Sección Federal de Curitiba, que ni siquiera es autoridad incoatoria ni tiene competencia jurisdiccional en el presente hecho”, argumentado Favreto en referencia al juez Sergio Moro, quien calificó de “incompetente” en este asunto a Favreto.

Sí reconoce en cambio la competencia del juez instructor del caso de corrupción ‘Lava Jato’, João Pedro Gebran Neto, a quien sin embargo remite el caso a partir del lunes. El propio Gebran Neto ha respondido también al auto de excarcelación de Favreto con una orden de suspensión del mismo.

Favreto argumenta que “no hay subordinación a otro colega que no pertenezca a una instancia judicial superior” por lo que pide “respeto a la convivencia armoniosa de las discrepancias de interpretación y fundamento de las decisiones puesto que no estamos en un régimen político ni judicial de excepción”.

Además, Favreto ha sugerido que Moro debería ser investigado por el Consejo Nacional de Justicia por una “posible falta funcional”. “Se remite copia de la manifestación del magistrado de la 13ª Sección Federal de Curitiba (Moro) para poner en conocimiento de la Auditoría de ese Tribunal y del Consejo Nacional de Justicia por una posible falta funcional”, señala el juez.

También los tres diputados del PT impulsores del habeas corpus de Lula van a pedir la apertura de un proceso disciplinar contra Moro. “Si Lula no ha sido liberado es porque la Justicia brasileña está cabeza abajo. Moro no puede suspender una decisión de una instancia superior. Debe responder a un proceso disciplinar en el Consejo Nacional de Justicia”, ha afirmado el diputado Paulo Teixeira, autor del recurso junto a Paulo Pimenta y Wadih Damous.

Moro, sin descanso

La nueva orden de liberación se dio después de que el juez Joao Pedro Gebran Neto, encargado de la operación anticorrupción Lava Jato en el TRF4, emitiera un despacho que anulaba la primera y emplazaba al juez de guardia y a la Policía Federal de “abstenerse de practicar cualquier acto que modifique la decisión colegiada” del tribunal tomada en enero.

Gebran Neto actuó después de ser interpelado oficialmente por el juez Sergio Moro, que está de vacaciones, pidiéndole que como “relator natural del caso” tomara cartas en el asunto para “revocar” la medida.

“El juez federal de guardia, con todo el respeto, es una autoridad absolutamente incompetente para sobreponerse a la decisión del colegiado” del TRF4 y también “del plenario del Supremo Tribunal Federal”, que ya negó la liberación de Lula recientemente, adujo Moro en su despacho.

La Fiscalía General también pidió a la corte de apelaciones suspender la concesión del Habeas Corpus por considerar que el juez Favreto no tiene competencia para liberar a Lula y que no hubo ningún acto “ilegal” en la orden de prisión decretada por Moro.

“¡Lula libre!”

Las bromas ante toda esa confusión no se hicieron esperar.

“Después de ser suelto, preso, suelto y preso de nuevo en tres horas, la Policía Federal instala una puerta giratoria en la celda de Lula”, ironizaba el portal humorístico Sensacionalista.

Entretanto, los mensajes de júbilo de figuras destacadas del PT en la mañana pasaron a ser de descalificación de los jueces “de vacaciones” una vez suspendida la orden y, ahora, de exigencia del cumplimiento de la liberación.

“Y ahí, Policía Federal?! Vas a cumplir el mandato o vas a continuar haciendo enredo, coludida con ese escarnio judicial? ¿Con ese ataque a la democracia y al estado democrático de derecho?! Tienen menos de una hora”, proclamó la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, en Twitter.

 

Reproducido de www.cubadebate.cu

 

  (0) Comentarios




claritienda La conciencia