Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Criminalidad incontrolable

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 17 de enero de 2018

Aun cuando la cifra de 30 asesinatos en los primeros nueve días del año, debe ser una inaceptable para cualquier sociedad que presuma de justa o civilizada, la verdad es que la violencia criminal en Puerto Rico siempre ha sido una significativa. El alto número de asesinatos se produce en medio de una actitud de brazos caídos que desde el mes de diciembre predomina entre miembros del cuerpo policíaco. 

Para el estudioso de la conducta del crimen profesor Gary Gutiérrez, a diferencia del resto del Caribe que comparte con nosotros características como la colonización, esclavitud, la presencia del narcotráfico, sin embargo la violencia en el Caribe siempre ha sido lineal, mientras en Puerto Rico sube y baja con sus etapas pico, el no tener una explicación de por qué es así es evidencia de que “no tenemos idea de lo que pasa”. Añadió que no se sabe si esa fluctuación tiene que ver con que aquí hay una delincuencia que es comunitaria o familiar, muy parecida a la de los afroamericanos en el este de Estados Unidos en donde los afroamericanos, las organizaciones del narcotráfico son de comunidad o de familia, lo que hace la actividad criminal mas inestable. Mientras en otros lugares la actividad criminal se da por grupos organizados que se van nutriendo de nuevos entes para hacer negocios. “Lo que si se ha notado es que muchas veces esos picos coinciden con etapas históricas de muchos problemas económicos como lo es ahora”, apuntó. 

En esa dirección el profesor de Criminología de la Universidad Interamericana, recinto de Ponce (UIA-P) se refirió al planteamiento que hace en su libro, ‘Exclusión y violencia en Puerto Rico’, de que la violencia en la Isla es una manifestación, en respuesta a la exclusión socioeconómica que tiene la mayoría de los puertorriqueños. Esta violencia contestataria, reconoció, es una violencia que no se produce en medio de una conciencia política donde se levanta la gente políticamente, sino que se da como una respuesta inconsciente a esa exclusión. Comparó que, por ejemplo, la violencia en El Salvador de las llamadas Maras la situación se da a la inversa en el sentido de que en un momento dado hubo una conciencia política que generó una guerrilla, una vez desarticuladas se importa desde la diáspora de EE UU esa otra violencia como respuesta a esa exclusión. 

Gutiérrez expuso que otra teoría para explicar la criminalidad es la “karmalización” del crimen. Desde esta óptica la persona se asienta en el crimen y la violencia para sentirse con poder. “Eso puede ser otra de las explicaciones, entramos en el 2017 con una nueva administración que no tenía una idea clara de cuál era su política pública en torno al crimen”, denunció. En esa dirección no pasó por alto que los asesores del actual gobernador Ricardo Rosselló Nevares, son los mismos que los de su padre, el exgobernador Pedro Rosselló González, los cuales promovieron e impusieron la política de la mano dura, “es obvio, a los que se está metiendo preso hoy son a los hijos y nietos de la mano dura, gente que se crió viendo salir y entrar a sus padres de la cárcel, se saben excluídos pero no tienen la conciencia política de generar violencia política hacia arriba y la generan hacia el lado y hacia abajo”, reiteró. 

Más allá de la exclusión está el hecho que en el país nunca ha habido una política o estrategia contra la criminalidad que no sea la “mano dura”. Por el contrario además de la “mano dura’, lo que se ha dado es el fenómeno de la militarización de la policía. Gutiérrez trajo a la atención que tanto las presidencias de Bush padre, Reagan y hasta Clinton, promovieron el convertir a los cuerpos policíacos de los estados en “ejércitos domésticos”, sujetos a manos del Secretario de Justicia y el presidente de turno para poder activar y federalizar esas fuerzas. 

En tanto en Puerto Rico Gutiérrez levantó que no tan sólo no se ha hecho un esfuerzo para mitigar los efectos sociales producto de la mano dura, sino que por lo contrario se ha incrementado con el proceso de militarización. Peor aún, denunció que es obvio que cuando comenzó el año la administración no tenia claramente una política sobre cómo abordar la criminalidad lo que es evidente con los nombramientos de Héctor Pesquera y la ahora ex superintendente, Michelle Hernández de Fraley, ambos ex militares. 

A juicio del profesor Gutiérrez, en este escenario de un país en quiebra, un gobierno sin un proyecto de país y la presencia de una Junta de Control Fiscal que impone unas medidas de austeridad para beneficiar al capital, la Policía ha sido extremadamente efectiva dado a que más allá de las huelgas que se efectuaron entre el 2010 y el 2011, en la Isla no se ha producido un movimiento contestatario fuerte. Según Gutiérrez, por el contrario estamos en la cúspide del neoliberalismo en donde la mayoría de las personas se sienten y están más excluidas del proceso de la toma de decisiones. 

Ante este panorama es muy difícil que la criminalidad baje. A juicio de Gutiérrez la criminalidad y los niveles de violencia con que se cometen los crímenes van a arreciar en la isla. “Es estúpido querer que las cosas cambien si se continúa tratando el asunto como un problema policíaco. En Puerto Rico nunca ha habido ningún plan de criminalidad lo que siempre ha habido es la misma cosa, mover coroneles de un lugar a otro, buscar más equipo para la policía y atacar los puntos de acuerdo a las zonas de incidencias”. Reclamó que hay que empezar a entender que la criminalidad no es un problema policíaco, sino que es un problema social y segundo no va haber paz mientras haya exclusión. 

 

Sin gobernador el País

Por su parte el licenciado profesor de Derecho, Daniel Nina Estrella, responsabilizó de manera directa al gobernador Ricardo Rosselló Nevares por el alza en la criminalidad. “Este Gobernador ha dejado de facto de gobernar el país los problemas los ha generado la gobernación”. El experto en la sociología del derecho describió que el gobernador ha enviado mensajes contradictorios, mientras los policías han tenido que trabajar horas extras desde el huracán, sin que se les haya pagado las mismas y/o tiempo compensatorio, y Pesquera recibe su sueldo, ello pudo haber incidido en una falta de interés por parte de los policías para con sus deberes. 

En tono severo Nina Estrella denunció que Rosselló Nevares no está gobernando en la medida de que ha delegado a que las agencias federales le resuelvan los problemas del país después del paso del huracán. “Eso es lo más patético que se pueda imaginar porque él ha delegado la crisis a las agencias federales y se ha dedicado simplemente a traer la estadidad eso es lo que nos ha traído al país al 2018. Un gobernador con más interés hubiese resuelto hace mucho tiempo los reclamos de los policías, hubiese resuelto los reclamos de la sociedad civil”. 

Al igual que el criminólogo, Nina Estrella señaló que a seis meses del huracán y a un año de su gobernación la administración de Rosselló Nevares, no ha desarrollado ninguna política pública, no tiene idea, no tiene ningún proyecto de país “y a la falta de proyecto de país cualquiera que tenga dos balas o cierta inteligencia va a bregar alternativas”.

En ese sentido narró sobre la conducta que observó en la ciudadanía tras el paso del huracán el que la gente no hablaba del gobierno para resolver sus problemas, sino que hablaba de cómo organizarse para sobrevivir. “Eso fue valioso el gobierno ha sido sustituido por las practicas sociales no por los políticos, ni revolución, aquí ha pasado muy poco desde septiembre a diciembre luego del paso del huracán porque las practicas sociales dirigieron”. 

Para el sociólogo del derecho aun cuando dijo que es especulativo, la explicación de lo que ha pasado del 1 al 9 de enero es que el país se está reestructurando y hay una guerra de mandos de grupos criminales y esa guerra de mandos parte de la premisa de que la impunidad es plena porque no hay una autoridad en la calle controlando. Contrario a otros que atribuyen la violencia a factores económicos Nina Estrella recalcó que en este momento el alza en la criminalidad responde a la poca presencia policiaca, y la falta de patrullaje preventivo, lo que origina un ambiente de indisciplina ciudadana que incide a su vez en unos procesos de re estructuración de los elementos del narcotráfico, todo esto cobijado con una sensación de impunidad. Apoyo su hipótesis en el hecho de que esos asesinatos no se dispararon en el 2017 en el periodo más crítico que fue después del huracán. 

 

La falta de una estrategia nacional 

En tanto el coordinador general del Centro de Ayuda de la Alianza para la Paz Social (ALAPZ)), Jorge López, también atribuyó el alza en la criminalidad a la falta de una estrategia nacional para lidiar con la actividad delictiva. La ONG ofrece servicios de apoyo a personas víctimas del crimen. 

López narró a CLARIDAD que ALAPAZ junto a otras organizaciones entre ellas Agenda Ciudadana, durante el 2012 elaboró una estrategia nacional integral compuesta por siete ejes para enfrentar la criminalidad. La propuesta desarrollaba una serie de objetivos y metas medibles por un plazo de 10 años para a nivel nacional trabajar el tema de seguridad desde un punto de vista holístico y desde niveles de comunidad hasta un consejo nacional de seguridad. 

La estrategia se elaboró para el cuatrienio 2012- 2016 e incluso fue vista por altos oficiales de la Policía del momento, asesores del gobernador, y el Secretario de Justicia incluso le dio un visto bueno por entenderla necesaria. López dijo que algunas cosas del plan se acogieron por algunas agencias pero el gobierno como entidad no asumió la estrategia. Los siete ejes de la estrategia integraban a todas las agencias que trabajan aspectos de seguridad, no solo como se ve el termino de vigilancia o del manejo ya del evento criminal, sino otras como el Departamento de Salud, el de Educación, el Departamento de la Familia, para que trabajaran de manera integrada para el mejoramiento de seguridad ciudadana. 

Al inicio de la administración de Rosselló Nevares, reveló López, ALAPAZ junto a otras organizaciones tuvo una reunión con la entonces comisionada de la Policía, Michelle Hernández Fraley, “la propuesta no fue muy bienvenida”, reconoció López. La comisionada se limitó a decirles que toda propuesta al gobierno debía ser presentada a través del site, Plan para Puerto Rico y “ahí quedo la información”. 

López describió que más allá de los limitados comentarios de Hernández Fraley de que la policía ya tenía unos planes para trabajar la situación el que “hemos visto una pared”, por parte del gobierno para ver otras alternativas para manejar el problema. El activista urgió a “es urgente y necesario el desarrollo de una estrategia nacional que cobije todos los aspectos que inciden en la criminalidad, mientras eso no suceda, no se acoja una estrategia que cobije a todas las agencias pertinentes el problema de la criminalidad, el problema de la violencia va a seguir no podemos aspirar a un país que esté forrado de cárceles, de gente presa como medida de control, somos uno de los países con la tasa de homicidios mas altas del mundo, luego de los golpes ambientales estamos viviendo una crisis social y no podemos adjudicarle ese aumento a que no haya policía, más policías no es indicativo de seguridad”.

  (0) Comentarios




claritienda La deuda