Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Despido en la Policía: distracción pública y discrimen por género

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 17 de enero de 2018

Para el licenciado William Ramírez Hernández, director ejecutivo de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés), el despido de la ahora excomisionada de la Policía de Puerto Rico, Michelle Hernández de Fraley, evidencia “un problema del trato de la mujer en estos puestos controlados por hombres”. 

En esa misma línea, Ramírez Hernández recordó que a principios de noviembre 2017 también relevaron de sus funciones directivas en la Oficina de la Reforma de la Policía a la coronela Clementina Vega. “Creo que eso habla un montón sobre la actitud que hay sobre si una mujer tiene la capacidad o no para dirigir este tipo de cuerpo o algún puesto importante”, comentó en entrevista con este medio. 

Según el licenciado, además de discrimen por género, el despido de Hernández de Fraley a manos del gobernador Ricardo Rosselló Nevares se realizó para desviar la atención de los verdaderos problemas que enfrenta la Policía recientemente: ausentismo de la uniformada, falta de fondos para pagarles horas extras a los y las policías y alza en la criminalidad. 

Aunque una corta misiva publicada por el gobernador para la ocasión no especificaba las causas para el despido de la exjefa de la Uniformada, sí enfatizaba el agradecimiento por la labor que realizó esta mujer, la primera en la historia de Puerto Rico en ocupar un puesto como comisionada de la Policía. 

Sin embargo, “si el contrato de una mujer para ese puesto es histórico, también es histórico que es el primer superintendente a quien le asignan un supervisor”, reconoció el director de la ACLU. 

“El que está encargado ahí es Héctor Pesquera. Por lo tanto, hay un problema de género. Al principio, ellos (la administración Rosselló) celebraron públicamente que estaban haciendo nombramientos históricos, pero resulta que es el primer superintendente, y en este caso mujer, al que le ponen un supervisor”, continuó. 

A su despido, Michelle Hernández reconoció que la creación – luego de su nombramiento – del Departamento de Seguridad Pública y del puesto de secretario de ese departamento, para el cual asignaron a Pesquera, trastocó su trabajo al mando de la Policía. El director de la ACLU, secundó esa opinión de la excomisionada: “desde que ella entró no tuvo ninguna oportunidad de avanzar porque tenía a esta persona encima. Pesquera es quien ha tenido la última palabra”. 

“Cuando uno piensa sobre por qué la despidieron, supongo que es porque no le está pagando a los policías, porque no hay disciplina y están faltando, pero realmente ella no tenía poder sobre nada de eso… Si los policías se ausentan, si no hay un plan contra la criminología en Puerto Rico, eso le toca a Pesquera”, manifestó William Ramírez. 

“Botar a Michelle Hernández no controla eso porque ella no tiene nada que ver con el presupuesto, ni el ausentismo… El pago a los policías le toca al Gobierno y hay una Junta de Control Fiscal que está aguantando los fondos al Gobierno”, continuó el director de la ACLU, quien aseguró que la organización que dirige no toma postura sobre ninguna persona asignada a un puesto político, sino que solamente opina desde el punto de vista de los derechos de los trabajadores. 

De hecho, también aseguró que desde el principio la ACLU se opuso a los nombramientos de Hernández de Fraley y de Pesquera porque “entendemos que la Policía de Puerto Rico no tiene que estar federalizada. Nosotros tenemos un historial de muchísimos jefes de la Policía que han venido del FBI y de agencias federales o militares que nunca han funcionado. No sé por qué insisten en que estás son las personas idóneas para dirigir la policía cuando no tienen la experiencia policial y lo único que traen es su vínculo con el gobierno federal”. 

Acto seguido, confesó que ese afán que han tenido todas las administraciones de Puerto Rico – rojas y azules – de estar nombrando federales para dirigir la Policía de Puerto Rico no tiene ninguna lógica, “excepto que eso de creer que los federales siempre son los que pueden resolver es un vestigio del coloniaje”. 

De otro lado, William Ramírez xplicó que si ambas mujeres eran parte de la Reforma de la Policía y ya no están, es como si la Reforma estuviera inactiva. “Cómo puede haber una Reforma sin tener las personas designadas, los fondos necesarios tan siquiera para pagarles a los policías y sin tener la voluntad porque Pesquera en un principio se opuso, aunque diga otra cosa ahora”, expresó. 

 

Sobre el llamado “blue flu”

“Nosotros, por mucho años, hemos criticado a los policías y siempre nos hemos expresado en contra de su mala conducta, pero en esto tomamos una posición muy distinta a la usual y no es que estamos favoreciéndolos es que son trabajadores y nosotros siempre vamos a respaldar al trabajador”, indicó el líder de la ACLU sobre el llamado “blue flu” o la protesta de la uniformada, que se ha hecho visible con el ausentismo registrado desde noviembre del año recién finalizado. 

William Ramírez considera válida la protesta de los agentes de la policía teniendo en cuenta que luego del paso del huracán María han trabajado turnos de 18 horas bajo el sol, que ha habido problemas para pagarles las horas extras y que muchos de ellos tienen que lidiar en sus casas con las situaciones pos María

“Los policías de aquí no son como los de Nueva York, por ejemplo, que pueden comprar casas en Long Island y en vecindarios clase media porque ganan un buen salario. Muchos de los policías de aquí viven en barrios y caseríos. Por lo tanto, desde la ACLU tenemos que respaldarlos como trabajadores. La gestión de ellos como policías es otra cosa; si incurren en violación de derechos civiles, somos los primeros en delatarlos”, continuó Ramírez Hernández. 

“Muchos policías ya no están creyendo en la visión de la alta gerencia de la Policía y están viendo las cosas distintas. Creo que no hay ese respaldo a la gerencia de la Policía entre los agentes porque en el momento en que la han necesitado, la gerencia no ha estado para ellos”, dijo el líder de la ACLU, quien además supuso que tras el paso de María es un buen momento para que los agentes tomen consciencia y lleguen a sensibilizarse. 

“Luego de que se fue la coronela, sigue la criminalidad y los policías no están dando el tránsito en los semáforos. La cosa continuará igual hasta que se sienten a hablar con los y las policías porque esto de amenazarlos nunca funciona en ninguna profesión ni contra ningún trabajador”, culminó William Ramírez. 

 

*************************************************************************

¿Te gustó este artículo? ¡Dona a Claridad!

Claridad se sostiene con la generosidad de sus lectores

Para donar, oprima aquí

 

  (0) Comentarios




claritienda Mercedes