Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: El racismo en los inicios de Estados Unidos

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 17 de enero de 2018

Howard Zinn en su libro La Otra Historia de los Estados Unidos nos relata esos inicios de la nación estadounidense en que el racismo se manifiesta desde los mismos comienzos de la formación de la nación.

A continuación un fragmento de ese relato de los primeros años del siglo.

No hay país en la historia mundial en el que el racismo haya tenido un papel tan importante y durante tanto tiempo como en  los Estados Unidos.El problema de la “barrera racial” o color line —en palabras de W.E.B. Du Bois— todavía colea. Y el hecho de preguntar ¿Cómo empezó? O, dicho de otra forma: ¿es posible que blancos y negros convivan sin odio? va más allá de una cuestión de interés meramente histórico. 

Si la historia puede ayudar a responder estas preguntas, entonces los inicios de la esclavitud en América del Norte -un continente donde podemos identificar la llegada de los primeros blancos y los primeros negros—puede que nos proporcione algunas pistas.

En las colonias inglesas, la esclavitud pasó rápidamente-a ser una institución estable,la relación laboral normal entre negros y blancos. Junto a ella se desarrolló ese sentimiento racial especial -sea odio, menosprecio, piedad o paternalismo-que acompañaría la posición inferior- de los negros en América durante los 350 años siguientes —esa combinación de rango inferior y de pensamiento peyorativo que llamamos “racismo”.

Todas las experiencias que vivieron los primeros colonos blancos empujaron y presionaron para que se produjera la esclavitud de los negros.

Los virginianos de 1619 necesitaban desesperadamente mano de obra para cultivar suficiente comida como para sobrevivir. Entre ellos estaban los supervivientes del invierno -de 1609-1610, el “tiempo de hambruna” o starving time, cuando, enloquecidos de hambre, erraban por los bosques en busca de frutos secos y bayas, abrieron las tumbas para comerse los cadáveres, y murieron en masa hasta que de quinientos colonos, tan sólo quedaron sesenta.

Los virginianos necesitaban mano de obra para cultivar el trigo de la subsistencia y el tabaco para la exportación. Acababan de enterarse como se cultivaba el tabaco, y, en 1617, enviaron a Inglaterra el primer cargamento. Cuando vieron que, al igual que todos los narcóticos asociados con la desaprobación social, se vendía a buen precio, los agricultores, tratándose de algo tan provechoso, no hicieron demasiadas preguntas—a pesar de llenarse la boca de religiosidad-.

No podían obligar a los indios a trabajar para ellos como había hecho Colón. Los ingleses eran muchos menos y aunque pudiesen exterminar a los indios con sus sofisticadas armas de fuego, a cambio se verían expuestos a las masacres indias. No - podían capturarlos y mantenerlos como esclavos; 1os indios eran duros, ingeniosos, desafiantes, y estaban tan adaptados a estos bosques como mal adaptados lo estaban los trasplantados ingleses. 

Puede que haya habido una especie de rabia frustrada respecto a su propia ineptitud en comparación con la superioridad india para cuidarse y que esto haya predispuesto a los virginianos a ser amos de los esclavos. 

La respuesta estaba en los esclavos negros. Era natural considerar a los negros importados como esclavos, aunque la institución de la esclavitud no se regularía ni se legalizaría hasta varias décadas después. En el año 1619 ya se habían transportado un millón de negros de Africa a América del Sur y el Caribe, a las colonias-portuguesas y españolas, para trabajar como esclavos. 

 

Tornado del libro La otra historia de Estados Unidos, Howard Zinn. 

 

*************************************************************************

¿Te gustó este artículo? ¡Dona a Claridad!

Claridad se sostiene con la generosidad de sus lectores

Para donar, oprima aquí

 
 

  (0) Comentarios




claritienda El Mapa