Fest 45
 
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

56 Festival de Cine de Nueva York en el Lincoln Center

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Soledad Romero

Publicado: miércoles, 26 de diciembre de 2018

Especial para En Rojo

     Acaba de cumplirse un año más donde hemos tenido la oportunidad de disfrutar de un centenar de selectos largo metrajes, documentales del mundo entero y retrospectivas celebratorias del talento de realizadores ilustres. Son grandes logros que han contado con el apoyo y enfoque de avanzada de la dirección de la New York Film Society of  Lincoln Center, y su distinguido comité de selección. Incluyo aquí reseñas de una mínima selección con énfasis                                 en el contenido temático que nos puede interesar.               

ROMA   - Alfonso Cuarón,Director.   México, 2018   135m.
Recibió el León de Oro a la Mejor Película, en el Festival de Venecia, 2018. Aclamado por la crítica internacional, el filme es una valiosa propuesta cinematográfica que celebra y reivindica el cine mexicano de temática social del pasado  siglo. Fue una industria de divulgación  mundial, con imágenes indelebles y contenido cultural del carácter nacional y el  transcurrir histórico   social del país. Cuarón es un justo heredero de aquellos notables directores e  intérpretes, los artistas de singular atractivo y talento que poblaron esa empresa. La cinta Romanos transporta inevitablemente  al referente del neorrealismo italiano en su sencillez contundente y escueta. Filmada en blanco y negro para exhibirse en pantalla panorámica, posee una cuidada y efectiva cinematografía, mostrando una selección de tomas y encuadres de carácter épico que la convierte en un gran teatro del mundo mientras nos coloca en el contexto mexicano de los años setenta. Para colmar nuestro interés, el autor, fotógrafo y realizadordel filmeque anteriormente nos había fascinado  con la irreverente pieza Y tu mamá también, reaviva con Roma la memoria de su niñez y pre adolescencia, al calor del abrazo,  celo y cuidado de la nana indígena, personaje central en la residencia familiar en Roma, un sector de clase media de la capital mexicana. Una joven mujer de etnia mixteca, que aún se comunica en su lengua autóctona, es la que organiza el caos matutino: los alimenta y conduce a la escuela; los recoge y les prepara el lecho. Esta anécdota de tonalidad tan íntima y escenario caracterizado por una atmósfera personal, adquiere la dimensión de homenaje, como acto de amor y reverencia a la madre ligada a la tierra que es la nación.  Nación donde al componente indígena se le intentó desplazar, reducirlo a segundo o tercer plano por los descendientes de los primeros europeos a partir de la conquista y el virreinato español y francés. La pieza es una señal de alerta para las generaciones actuales. La raíz de la identidad nacional defendida por el prócer Benito Juárez está viva y se manifiesta en todos los aspectos existenciales de la nación. Las diferentes etnias que componen el pueblo mexicano protagonizan  actos de resistencia  y combate cada día. Es la mujer indígena  y mestiza la gran matriarca y protagonista salvadora de su entorno familiar, expresado en el filme en sentido literal y simbólico. La novel actriz Yalitza Apariciole brinda al personaje absoluta  autenticidad  y prestancia, quedando plasmada en la retina del espectador su imagen imperecedera.      Netflix.

 Lázaro feliz - Lazzaro Felice  Alice Rhorwacher Dir. Italia, 2018   128m

La mirada extasiada en el rostro hermoso del novel actor Adriano Tardiolo en el rol de Lázaro, nos vaticina que el desenvolvimiento de la trama podría  tener elementos de encantamiento o exorcismo, realismo mágico,  o más bien la narrativa de un sonámbulo. Observamos que inicialmente el personaje central se desplaza por la vida como en un estado de divinidad. Nada le afecta, nada lo escandaliza, es tan bueno como el pan, qué se deja comer … En Inviolata  __una aldea italianaque no aparece en el mapa__ habita un conglomerado de personas que trabaja sin parar en el sembrado y la recogida de tabaco entre otros productos. Este núcleo se nos presenta suspendido en el tiempo sin conexión aparente con el resto del país. No pueden tomar días libres ni viajar; viven endeudados y nunca terminarán de pagar. Son probablemente analfabetas funcionales, que al parecer han tenido que  aceptar un destino de explotación y sumisión  absoluta a manos de impostores, o bajo el yugo de una familia supuestamente aristocrática. La narración, si la tomamos a manera de parábola o lección simbólica  sobre la despiadada y vergonzosa explotación económica, adquiere sentido. En una de las escenas más gráficas aparece una larga caravana, gente que por su aspecto de parias forzados anda buscando empleo en una zona desértica. En otras escenas una pareja que ha logrado escapar de  la aldea y llegar a la ciudad  en busca de familiares,  enfrenta la otra realidad del desplazamiento en el ámbito urbano que nos recuerda a la cinta extraordinaria de Visconti, Rocco y sus hermanos, que al unísono establece el vínculo con la pieza teatral La carretadel autor puertorriqueño René Marqués. En conclusión, nos tornamos en testigos del desplazamiento económico y de la diáspora de una humanidad pobre y doliente: una vez más ´´Los condenados de la tierra´´(título de la obra de Frantz Fanon). Cada día en multitud de fronteras se reproduce la caravana de los´´bad hombres´´. Los desposeídos heredarán la tierra, decían los antiguos para darnos esperanza… La película está filmada a plena luz. Hay escenas de gran belleza y vibrante color como contraste a las dramáticas connotaciones que pesan sobre las sociedades de nuestro universo todavía habitable, donde no se acaba de enfrentar el reto de eliminar la pobreza, la ignorancia, el colonialismo y la mendicidad para siempre. Mientras tanto, como subtexto, los poderosos violentólogos que son la némesis del  planeta, manejan extraordinarias sumas para la producción, compra y venta de armamentos, combustible con destino a las guerras, que irán dejando un rastro de más hambre, más muertos, más destrucción. Por consiguiente quedarán más enriquecidos, más satisfechos, más, más… ¿buen negocio verdad? Excelente filme que merecemos ver porque  hace tiempo el cine se tomó la delantera en materia de ilustración del colectivo humano.                    Netflix        

If Beal Street Could Talk    -   Barry Jenkins, Dir.   USA, 2018, 117m.

La cinta es una adaptación de la penúltima novela homónima de  James Baldwin (1924 -1987) el renombrado y desaparecido autor afrodescendiente de los Estados Unidos. Como toda su obra, Baldwin fue un intelectual comprometido y lúcido, que dedicó vida y pensamiento al análisis crítico de la condición existencial del ser humano negro dentro de una sociedad donde se  continua  librando  una lucha tenaz para conquistar derechos fundamentales, inalienables, desde la emancipación de la esclavitud hasta el presente. Esta singular narración, una historia de amor que se desarrolla en los años setenta enfoca específicamente la realidad y los fallos de un sistema legal que no ha cesado de arrestar, condenar y encarcelar  a jóvenes negros por crímenes nunca cometidos. La cinta es una denuncia al racismo implícito y explícito presente en el sistema judicial y carcelario de los Estados Unidos con sus inconsistencias de carácter anticonstitucional que afectan de manera trágica y directa a los ciudadanos de las minorías no blancas de esta poderosa nación. La cinta nos permite penetrar en la intimidad familiar del joven protagonista, en sus ilusiones truncas por el encarcelamiento, por la joven esposa abandonada a su pesar, y el hijo que crecerá sin su amor y cuidado; por sus padres que han quedado desolados, despojados todos de sus derechos intrínsecos. La película está excelentemente actuada por los hermosos actores Kiki Lane, y Stephan James, protagonistas, compañeros sentimentales en la cinta. Ambos utilizan un estilo de actuación suavemente depurado, profundo e intenso a la vez, para cautivarnos, mientras nos involucran siguiendo el desarrollo de una trama con final nada feliz. La realidad que enfrentan continua siendo cortante: el Sistema norteamericano persiste en tratar a los ciudadanos negros como si hubieran nacido culpables por definición y no fueran parte de la sociedad civil. Esta es una producción muy lograda técnicamente, que destaca una excelente iluminación, con escenas exteriores en Harlem. El filme siendo un drama romántico de estilo realista, no cae en los extremos de un costumbrismo jocoso. Fue estrenada a extramuros, a casa llena durante el Festival, en el histórico Apollo Theater en Harlem. La pieza se convierte en otro salto de calidad y esfuerzo notable, una gestión con fuerte empuje de los artistas y realizadores negros del País. 

        *  La autor es actriz de teatro; fue profesora de Lenguas Hispánicas y Literatura en QC, y Estudios Puertorriqueños en Hostos College, CUNY.

  (0) Comentarios




claritienda YO SOY ATABAL