Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

La lucha por mantener abierta Casa Aboy

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por José R. Charrón

Publicado: martes, 14 de agosto de 2018

Desde su fundación en 1975 por Ramón (Moncho) Aboy la que hoy se conoce como Casa Aboy ha sido centro del quehacer cultural en San Juan y referente para otros centros culturales. En sus inicios albergó la Galería PL 900, un espacio para exponer la obra de fotógrafos tanto boricuas como extranjeros. En diferentes momentos ha sido sede de organizaciones culturales que han celebrado un gran número de actividades, desde conciertos, presentaciones de libros, talleres de arte, charlas y exhibiciones de arte. 

En abril de 2016 la Junta de Directores de Casa Aboy compuesta por las Sras. Aracelis Delgado, Sylvia Arocho, Alexis Vázquez, Zigry Ignacio y Aline Frambes-Buxeda cesaron las operaciones de Casa Aboy sin previo aviso, dejando a los organizadores de actividades programadas sin saber las razones de dicha acción. El cierre de Casa Aboy, el despido del personal y la falta de información sobre el futuro del Centro Cultural motivó que un grupo de sobre sesenta asiduos colaboradores comprometidos con la cultura se reuniera en mayo de ese mismo año en el Colegio de Abogados (as) para organizar y lograr la reapertura de Casa Aboy. En dicha reunión se eligió un grupo de 10 personas de diferentes ramas de las artes y la cultura para representarlos en todo el proceso y defender el legado de Ramón Aboy, fundador de Casa Aboy.

Ante la falta de acción e información de la Junta de Directores, el Grupo de Amigos de Casa Aboy junto al Licenciado Francisco Ortíz Santini, solicitó al Tribunal un interdicto preliminar y permanente, sobre acciones personales y derivativas, en contra de la corporación sin fines de lucro, Casa Aboy, Inc. y su Junta de Directores, por haber cerrado dicho Centro Cultural.

En la vista celebrada el 7 de julio del mismo año la parte demandada argumentó que los reclamantes no contaban con legitimación activa y anunciaron la presentación de una solicitud de desestimación a esos efectos. Luego de varios días de vistas, el Tribunal determinó que los demandantes eran miembros de la entidad y declaró “no ha lugar” la moción de desestimación, sosteniendo los reclamos de los demandantes.

Los demandados acudieron al tribunal presentando una solicitud de reconsideración. El Tribunal reiteró su determinación inicial denegando la desestimación. Inconforme, la Junta de Directores de Casa Aboy presentó el recurso de certiorari en el Tribunal Apelativo solicitando la paralización de los procedimientos ante el Tribunal de Primera Instancia el cual fue denegado. En el documento el Tribunal estableció que “según expresa la doctrina, se requiere legitimación activa para ser demandante y pasiva para ser demandado. La Junta de Directores de Casa Aboy Inc. no puede pretender estar en ambos extremos; amén de que contradice su propio Certificado de Incorporación”.

El Tribunal añade, “la legitimación activa para proteger un patrimonio del País y el uso adecuado de fondos públicos no puede recaer sobre unas pocas personas privadas, que al mismo tiempo, serian los demandados. Ese escenario se presta a una patente falta de transparencia y rendimiento de cuentas impermisibles”.

No conforme, la Junta acude al Tribunal Supremo quien declara “no ha lugar” la moción de certiorari presentada por la demanda de Junta de Directores de Casa Aboy. El 29 de diciembre de 2017 piden reconsideración al Tribunal Supremo y el mismo deniega la reconsideración.

El juicio en su fondo finalizó el viernes 13 de julio de 2018 en la sala de la Juez Lauracelis Roques Arroyo, dónde se llevó a cabo la presentación de pruebas y testimonios. 

Abordada sobre el procedimiento judicial, Carmen Margarita Aboy, hermana de Ramón Aboy expresó, “Sé que triunfaremos luego de dos años de lucha en corte por rescatar Casa Aboy de un cierre y luego de la mediocridad. Defenderé el legado de mi hermano Ramón (Moncho) Aboy.” “Cumpliré la promesa que le hice en su lecho de muerte. Casa Aboy no puede ser secuestrada por 5 personas, Casa Aboy es de todos.”

  (0) Comentarios




claritienda cartel Garvin