Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Se agrava la crisis en Ciencias Forenses

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 14 de agosto de 2018

Más allá del volumen de trabajo y la falta de personal, la crisis que existe en el Negociado de Ciencias Forenses (NCF) responde en gran medida a la intransigencia del secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP) Héctor Pesquera. 

Solo hay que recoger y ver la poca cooperación que ha prestado el personal del NCF incluyendo al mismo Pesquera a las vistas públicas que ha tratado de llevar a cabo la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, que preside el representante Juan Oscar Morales, las disputas en el Tribunal y públicas entre el representante y el personal del Negociado que incluye a su subcomisionada, Mónica Menéndez. Y lo más reciente: las declaraciones públicas de Pesquera de que el Negociado no necesita la asistencia de 13 especialistas mortuorios de la Reserva del Ejército de Estados Unidos. 

Según publicó el periódico Primera Hora, en una rueda de Prensa (el miércoles 8 de agosto) en el Cuartel General, Pesquera rechazó la ayuda. “Porque no es necesario y ellos dijeron que las iban a traer sin estar autorizados por nosotros, ellos vienen aquí a ayudarnos, nosotros decimos en qué necesitamos la ayuda, ellos no nos dicen lo que tenemos que hacer. No es necesario traer ninguna unidad para hacer nada porque las que están allí dan abasto y sobran”. 

No obstante el comunicado anunciando que el NCF recibiría la asistencia de los 13 soldados como parte del plan de asistencia federal solicitada por el Gobierno de Puerto Rico a través de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés), salió del mismo DSP. 

Mientras el representante por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), Denis Márquez Lebrón, describió la actitud del NCF respecto a las vistas públicas como una “de prepotencia y de una crasa negligencia lo que ha pasado en el proceso que es de una investigación incluso de una mayoría legislativa del mismo partido de gobierno, demuestra la actitud de prepotencia, dejadez y de negligencia de esa agencia”.

A preguntas de CLARIDAD, Márquez Lebrón, narró que estuvo presente en la primera vista celebrada el mes de junio y luego en las dos últimas efectuadas el mes de agosto durante las cuales pudo denotar la falta de cooperación, de cumplir con sus responsabilidades de emitir documentos, además del uso de fondos públicos para contratistas de medios de comunicación en contra de algunos legisladores y entorpecer la labor legislativa, lo que calificó de un elemento grave y hasta la fabricación de casos a empleados unionados que fueron los que cooperaron con la investigación. 

El Legislador, quien como abogado tiene vasta experiencia en el manejo de despidos de empleados públicos, denunció que nunca había visto una carta de intención de formulación de cargos tan fabricada, mezclando todas aquellas partes del reglamento para tratar de justificar un despido, sobre una persona que lo que está haciendo es cooperar con una investigación legislativa e igual con otros empleados. Márquez Lebrón catalogó de “realmente grave”, la acción de la gerencia del ICF y reveló que a otro empleado no le quisieron dar los horarios para ir a deponer a las vistas. A la luz de estos hechos coincidió en que es evidente que hay amenazas sobre los trabajadores para que no cooperen con la investigación.

A lo anterior se suma el que la sub comisionada interina, Mónica Méndez, aun no ha presentado a la Comisión los documentos que prueben que cumple con los requisitos de ley para ocupar la posición. El legislador del PIP cuestionó además que el comisionado en propiedad del ICF, Edwin Crespo, esté ausente de la agencia por meses por motivos de salud, “yo se lo respeto pero tú no puedes ser director de una agencia de gobierno y estar cuatro y cinco meses fuera; si tienes problemas de salud tienes que renunciar y que venga otro”. 

Otros hechos sobre los cuales llamó la atención es que a las vistas solo han asistido Menéndez y el oficial de prensa Obed Betancourt. Márquez Lebrón cuestionó el que una persona sub contratada por una agencia asista a deponer a una vista pública de una agencia. Recordó que a las siete preguntas que le hizo a Betancourt durante la audiencia, éste contestó a todas “desconozco”, pero por otro lado -denunció- Betancourt tenía acceso a todo el Negociado sin ser empleado, o funcionario de la agencia. “El 20 de julio él era el que estaba dando instrucciones como si fuese parte del equipo ejecutivo, uno llega a la conclusión de que querían entorpecer la investigación legislativa pero sobre todo crear un asunto de comunicaciones y levantar una imagen”. 

 

Colegio de Médicos 

Uno que no duda en atribuir la situación de crisis en la que se encuentra el NCF a la administración de Pesquera lo es el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos de Puerto Rico (CMCPR), doctor Víctor Ramos. “La actual situación de Ciencias Forenses no es nueva pero ciertamente los problemas administrativos que tiene el negociado no existían antes. La realidad es que no es nuevo el asunto de no tener todos los recursos disponibles [ni] el asunto de los problemas económicos del negociado, pero el problema administrativo no tiene mucho que ver con eso”. 

Ramos fue enfático al denunciar que desde que el NCF fue colocado bajo la sombrilla del llamado DSP “se creó una burocracia excesiva, ese es el problema principal, el secretario de seguridad pública es un desastre para el país, le crea un mal servicio al gobernador, el problema es que todo el mundo tiene un temor de mover un dedo sin que él lo autorice. Se supone que las sombrillas sirvieran para agilidad y ha sido lo contrario. Cuando el Negociado estaba solo tenía una agilidad que ya no la tiene”. 

El presidente del CMCPR hizo la salvedad de que los patólogos forenses del NCF hacen un trabajo espectacular en medio del descalabro administrativo en el que se encuentran. Aunque señaló que en Puerto Rico no hay el número de patólogos forenses que necesita el NCF para llenar todas sus plazas. Indicó que usualmente los patólogos que se preparan en esta sub especialidad -la cual no se hace en la isla- cuando terminan reciben propuestas de trabajo “espectaculares”. 

Además de la falta de patólogos, el Dr. Ramos trajo a la atención que el NCF también necesita personal de técnicos forenses, tecnólogos, químicos, dentistas forenses y otro personal auxiliar como lo requiere un hospital.

  (0) Comentarios




claritienda Luzbella