Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Jardines ajenos

Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)

Publicado: jueves, 5 de octubre de 2017

 

 

 

JARDINES AJENOS

 

Jardines ajenos, es una publicación de 1997. Se trata de una colección de fragmentos de prosa, frases leídas u oídas, versos que de alguna forma llamaron la atención de Adolfo Bioy Casares. Esa publicación, muy entretenida y que prefigura las publicaciones en los muros de Facebook, no tiene desperdicio. Similar labor ha realizado nuestro editor amigo, Eugenio Ballou (Folium) y esperamos ver pronto publicado el fruto de su amorosa búsqueda. En Rojo inicia la publicación de la sección jardines ajenos para solaz de los lectores, inspirados por la publicación de Bioy y la amistad de Eugenio Ballou.

 

 

 

 

La primera Feria de San Juan

 

La celebración de la primera gran exposición mundial en el Palacio de Cristal de Londres en el año 1851, demostró tan patentemente la importancia de estos concursos internacionales en el desarrollo comercial, que indujo a varios gobiernos europeos a seguir el ejemplo, aunque a una escala más modesta y con carácter puramente local.

España no permaneció indiferente al movimiento. hacia fines de 1853 fue publicada una real orden disponiendo la organización de exposiciones públicas, facultando a la Junta de Comercio de Puerto Rico a invertir de sus fondos hasta tres mil pesos para este fin. Dos meses después concedía la reina autorización expresa para celebrar la primera feria de San Juan durante el año 1854.

(…)

Animado el gobernador Fernando de Norzagaray por su espíritu progresista, quiso dar pronto cumplimiento a los deseos de S.M., consultando y conviniendo con la Junta de Comercio, el Ayuntamiento de San Juan y la Sociedad Económica de Amigas del País, celebrar la exposición regional en los días comprendidas entre el 8 y el 23 de junio de 1854.

(…)

Los licoristas expusieron muestras de licores de pomarrosa, de ron de caña, de coco y malagueta. Un solo expositor presentó piñas conservadas en su jugo, enseñando así el camino a una industria que floreció en el país más de sesenta años después. Las secciones de agricultura, pecuaria y mineralogía no merecen comentario especial.

Dos prominentes vecinos de la ciudad, don José Julián Acosta y don Jorge Látimer (*), contribuyeron al buen éxito de la feria con sus colecciones de reliquias indígenas, consistentes de varias hachas e ídolos mamiformes de piedra, fragmentos de ollería, collares de piedra macisa y amuletos.

 

  • La colección del señor Látimer creció en importancia. Poco antes de morir en 1874, la donó al Museo Nacional de Washington, cuando constaba de 269 objetos, más numerosos fragmentos de ollería. (Otis T. Mason: The Latimer Collection of Antiquities from Puerto Rico in the National Museum of Washington, D.C., Gov. Printing Office, 1877).  
  • https://archive.org/details/latimercollectio00maso

 

 

(Adolfo de Hostos. Historia de San Juan. Ciudad murada.  Ensayo acerca del proceso de la civilización en la ciudad española de San Juan Bautista de Puerto Rico. 1521-1898. Instituto de Cultura Puertorriqueña. San Juan. 1983. pp.127-131)

  (0) Comentarios



claritienda Buscando justicia