Carlos Muñiz
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Y llegó la carta

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Redacción de CLARIDAD

Publicado: miércoles, 19 de abril de 2017

Redacción de Claridad

 

La tan esperada carta del Departamento de Justicia de Estados Unidos estableciendo la política de Washington en torno al plebiscito propuesto por el gobierno del Partido Nuevo Progresista (PNP) llegó el pasado jueves imponiendo grandes cambios a las opciones y definiciones de las fórmulas políticas que deben aparecer en la papeleta de votación.

El gobierno estadounidense ordenó la inclusión del “ELA territorial” en la papeleta de votación alegando que los cambios habidos en Estados Unidos y en Puerto Rico durante los pasados cinco años ponen en duda si el rechazo al ela en el plebiscito del 2012 es hoy la voluntad del pueblo de Puerto Rico. Alegan, además, que los resultados de aquella consulta han sido objeto de controversia por lo que no se pueden usar para justificar que se haya excluído de la papeleta el ELA actual. (Valga aclarar que la controversia se generó sobre los resultados de votación por la estadidad y no sobre el rechazo al ELA).

Al imponer el ELA como una opción, afirma la carta, que cualquier plebiscito que pretenda “resolver el futuro estatus político de Puerto Rico tal y como lo contempla el Acta de la Asignación Presupuestaria debe incluir el actual estatus territorial”. De lo contrario, habrá un cuestionamiento de la legitimidad del voto y si este representa la voluntad del pueblo.

Las opciones de estatus deben ser las más “claras posibles” y la papeleta propuesta no garantiza que la voluntad del pueblo se refleje con certeza, dice la carta.

Además de incorporar el ELA territorial en una columna separada, el Departamento señala que el lenguaje que describe las opciones es ambiguo y engañoso, lo que llevaría a los votantes a emitir su voto sin estar debidamente informados.

Como ejemplo de lo anterior señala que en la descripción de la estadidad se dice que es la única opción que garantiza la ciudadanía americana por nacimiento en Puerto Rico. Esto no es cierto, afirma la carta, bajo el actual estatus se garantiza esa ciudadanía por nacimiento.

Otro señalamiento a corregir es la descripción de la libre asociación. Dice Justicia que no se hace claro en la papeleta que un voto por la libre asociación es un voto por la independencia. Añade que decir que la libre asociación es un estatus fuera de la cláusula territorial que reconoce la soberanía del pueblo de Puerto Rico puede llevar a los votantes a pensar que la libre asociación es un ELA culminado o mejorado, lo cual es erróneo. Este Departamento y el Comité Interagencial han rechazado en repetidas ocasiones como inconstitucional el ELA desarrollado o mejorado fuera de la cláusula territorial. Es también equivocado decir que la relación actual entre Puerto Rico y Estados Unidos solo puede alterarse por mutuo consentimiento.

Finalmente, la mencionada carta expresa como engañosa la descripción que se hace bajo la libre asociación en el sentido que la ciudadanía americana estará sujeta a negociación con el gobierno de Estados Unidos mientras mantiene silencio sobre la ciudadanía en la independencia. Este trato distinto, dice Justicia, puede llevar al votante a creer que la libre asociación es un ela mejorado cuando la verdad es que en ambos casos la ciudadanía estaría sujeta a una variedad de consideraciones.

Por todo lo anterior la carta de Justicia concluye que ha de recomendar al Congreso que no apruebe los fondos ni los materiales para el plebiscito según legislado por el actual gobierno de la Isla. 

 

  (2) Comentarios




claritienda Es mío