Opinión / Editorial

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

Abrazo boricua al nuevo Presidente de Cuba

Publicado: miércoles, 2 de mayo de 2018

El pasado 19 de abril, la Asamblea Nacional del Poder Popular de Cuba ratificó la elección de Miguel Mario Díaz-Canel Bermúdez como nuevo Presidente de Cuba, dando así el histórico paso de suceder en el cargo al General de las Fuerzas Armadas Revolucionarias,  Raúl Castro Ruz. Esta transición de gobierno ordenada fue el resultado de una amplia discusión a todos los niveles en las distintas instancias de base y organismos del gobierno y el Partido Comunista de Cuba (PCC).

El compañero Díaz-Canel representa el relevo generacional de una nueva cepa de cubanos y cubanas nacidos y formados al calor de la Revolución, con un abultado historial de contribuciones, militancia y trabajo en favor de su pueblo. Este ingeniero electrónico de 58 años de edad es oriundo de la provincia  de Villa Clara, donde desarrolló su compromiso y militancia revolucionaria, y donde se desempeñó como profesor de la Universidad Central de las Villas. Fue el primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) en Villa Clara y segundo secretario del Comité Nacional de la UJC. Fue también el primer secretario  del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Villa Clara y Holguín. Hizo su servicio militar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias, como miembro de la Vanguardia de Defensa Antiaérea, y realizó trabajo de cooperación internacionalista en Nicaragua.  Fue Ministro de Educación y, hasta su elección como Presidente, fungía como primer vicepresidente del Consejo de Estado y de Ministros, máximo organismo de gobierno en Cuba. También es miembro del Buró Político del PCC.

Su discurso inaugural (publicado íntegramente en la pasada edición de CLARIDAD) es un testimonio elocuente de la profundidad de su compromiso con el carácter revolucionario, socialista e internacionalista  de su país. “Comprometidos con no mentir jamás ni violar principios éticos y con la profunda convicción que nos transmitió Fidel con su concepto de Revolución, de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y de las ideas. Ni por un segundo olvidamos que la Revolución es unidad, independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y el mundo, que es la base de nuestro patriotismo, nuestro socialismo y nuestro internacionalismo”, afirmó.  También aprovechó la ocasión para rendirle un emocionado tributo al compañero Raúl Castro, resaltando sus cualidades como líder y mencionando, entre muchas otras iniciativas, como éste “contribuyó de manera decisiva al éxito de las conversaciones para la paz en Colombia y ha defendido a los países caribeños y en particular a los siempre olvidados Haití y Puerto Rico, en todos los escenarios de diálogo regional y hemisférico”. 

El nuevo Presidente de Cuba asume su histórica responsabilidad junto a un recién elegido Consejo de Estado, integrado por un variado grupo de dirigentes revolucionarios: el veterano Salvador Valdés Mesa, como Primer Vicepresidente; el líder histórico, Comandante Ramiro Valdés; el Ministro de Salud, Roberto Morales; la Contralora General, Gladys Bejerano; la directora del Instituto de Recursos Hidráulicos, Inés María Chapman; la presidenta de la Asamblea Provincial de Santiago de Cuba, Beatriz Johnson, además de 23 vocales y un Secretario, cargo en el cual fue reelegido Homero Acosta.

Desde la militante y continua solidaridad antillana y caribeña que compartimos, a partir de aquellos tiempos en que nuestros próceres, José Martí y Ramón Emeterio Betances, lucharon conjuntamente por la independencia de Cuba y Puerto Rico, en CLARIDAD, Periódico de la Nación Puertorriqueña, enviamos un gran abrazo solidario al compañero Miguel Díaz-Canel, con nuestro deseo de que el ejemplo de Cuba siga siempre inspirando y acompañando a nuestro pueblo en su lucha hacia la libertad. 

 

  (0) Comentarios




claritienda La Patria Va