Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora Repudia la eliminación de la Ley 80

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Redacción de CLARIDAD

Publicado: miércoles, 6 de junio de 2018

La Organización Puertorriqueña de la Mujer Trabajadora (OPMT) ha incorporado su voz al numeroso y diverso coro que se ha manifestado en contra de la legislación que, según han indicado sus portavoces Josefina Pantoja Oquendo y Marta Elsa Fernández Pabellón, le asesta un golpe más a la clase trabajadora del país que está compuesta en más de 40 por ciento por mujeres. Señaló Pantoja Oquendo que desde finales del siglo XX, pero con más intensidad en la última década, las entidades que agrupan a los patronos, como la Cámara de Comercio, la Asociación de Industriales y otros sectores conservadores han intentado menoscabar los derechos laborales alcanzados por medio de lucha y militancia. Reiteradamente han propuesto eliminar o enmendar medidas cuyo propósito es establecer un equilibrio en la balanza de poder que se inclina a favor de los dueños de las empresas privadas. “Ha sido motivo de orgullo para Puerto Rico contar con legislación protectora como la Ley de Madres Obreras, la Ley 100 que prohíbe el discrimen en el empleo, la Ley 89 contra el Hostigamiento Sexual en el Empleo, la que viabiliza la lactancia y, por supuesto, la Ley 80 contra el despido injustificado. Estas y otras leyes reconocen la importancia de valorar las aportaciones que al desarrollo económico del país hacen las trabajadoras y trabajadores, estableciendo garantías para su estabilidad y tranquilidad en el empleo, lo que constituye un incentivo para que tengan un mayor y mejor desempeño. El deseo de socavar el estado de derecho ha sido una constante que se ha agravado con la llegada de la Junta de Control Fiscal y su avasallador ataque a reivindicaciones fundamentales del Pueblo”, criticaron las portavoces.

“Son bochornosas las actuaciones del gobierno de Puerto Rico con relación a la utilización de la Ley 80 como pieza de cambio en el toma y dame que mantiene con la Junta y sobre el cual siempre queda la duda de si es realidad o teatro. Lo cierto es que, independientemente del carácter prospectivo que el Senado le impartió al Proyecto 1011 de dicho cuerpo, se ha colocado a las trabajadoras y trabajadores de la empresa privada a la merced del músculo patronal, eliminando la posibilidad de una mesada o compensación económica mediante un proceso legal expedito cuando sin causa justa sufran despedidos. No se ha demostrado el impacto favorable que tendrá en el desarrollo económico del país la eliminación de la ley y por el contrario, especialistas en el campo de la economía sin ataduras políticas han señalado que puede ser contraproducente y estimular factores como la emigración masiva, que tanto daño nos está haciendo. El hecho de que existan otras legislaciones que garantizan derechos, como algunos han planteado, no minimiza el grave impacto que conllevará la pérdida de los que establece la Ley Contra el Despido Injustificado”, explicó Marta Elsa Fernández.

Destacaron que en el caso particular de las mujeres que ya tienen en su contra la falta de equidad salarial, despedirlas puede ser más fácil por los roles estereotipados que les asigna la sociedad patriarcal. Su asistencia y puntualidad se afecta por la abrumadora doble jornada de trabajo que incluye el cuido de las hijas e hijos y personas envejecientes; las visitas requeridas a las escuelas, hacerse cargo cuando hay enfermedad o cuando no hay clases ni quien les cuide. “Además, como indicaba un experto en el área laboral recientemente, al tomar la decisión de aumentar sus ganancias mediante despidos será más probable que los patronos opten por sacar a mujeres en edad reproductiva, más que a varones, para ahorrarse los pagos de la licencia por maternidad, así como el tiempo y el lugar adecuado para la lactancia o extracción de la leche materna”, abundó Pantoja. Continuó diciendo que de poco vale preservar el bono de Navidad y las licencias por vacaciones y enfermedad, los cuales las personas despedidas sin razón por parte del empleador no podrán disfrutar.

Señalaron las portavoces que si finalmente prevaleciera la posición del Senado y su voluble presidente respecto a que la no aplicación de la Ley 80 sea solamente para empleados y empleadas de nuevo reclutamiento, se estaría validando un tipo de discriminación, especialmente contra la gente joven que se incorporará a la fuerza de trabajo, lo que consideran inaceptable. “Nuevamente las mujeres que son mayoría en la industria manufacturera, farmacéutica y de servicios como tiendas y restaurantes, añadirían precariedad a las desventajas laborales que ya tienen de empleos con bajos salarios, a tarea parcial y con pocos o ninguno beneficios marginales”, trajo a colación Marta Elsa Fernández. 

En repudio a las actuaciones de la Junta de Control Fiscal contra la clase trabajadora y en defensa de los derechos de las mujeres, la OPMT participará en la actividad que en respaldo a la Ley 80 ha sido convocada por el frente Pueblo Unido para el martes 5 de junio a las 4:00 de la tarde frente al Departamento del Trabajo. Allí se exigirá que no se derogue la Ley 80 y la renuncia del Secretario que dirige la agencia. 

 

  (0) Comentarios




claritienda La contrarrevolución cubana