Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Mezclado el dolor con la indignación por gobierno no reconocer muertes a causa de huracán María

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Inter News Service

Publicado: miércoles, 6 de junio de 2018

Por Nelson del Castillo/Internews Service

 

La resistencia del gobierno de Puerto Rico a confirmar la cantidad de muertes a consecuencia del huracán María, que oficialmente mantuvo en 64 por los últimos ocho meses, provocó una mezcla de indignación y dolor reflejada en una protesta frente al Capitolio, en San Juan, donde se expusieron cientos de pares de zapatos como reacción a las 4.645 muertes que arrojó un estudio de la Universidad de Harvard en coordinación con la Universidad Carlos Albizu.

“El gobierno nos quitó el derecho a llorar a nuestros muertos”, afirmó Cynthia Román, 58 años, a la agencia Inter News Service (INS) mientras sollozaba de forma casi imperceptible en la Plazoleta de la Democracia frente a la sede de la Asamblea Legislativa en el sector de Puerta de Tierra en la isleta del Viejo San Juan.

La mujer residente en el municipio de Caguas aseguró que “estoy aquí por los que no tienen familias que los lloren, que son muchos más, por eso esto me produce un poco de rabia y de todo”.

Román, como otros cientos de personas que desfilaron por el lugar para testimoniar su dolor por las víctimas del huracán María que devastó a Puerto Rico el 20 septiembre de 2017, manifestó que los familiares ni siquiera han podido guardar luto.

“La rabia que siento es porque nosotros teníamos derecho a llorar a nuestros muertos y el gobierno nos quiso quitar ese derecho, al igual que el derecho a guardar luto y eso da rabia y sentido de impotencia”, sostuvo.

La protesta silente, solo evidenciada por los cientos de pares de zapatos de diversas formas, colores y tamaños, incluso de bebés, fue una iniciativa de un grupo de personas, entre éstas el poeta y director del suplemento cultural En Rojo Rafa Acevedo y la periodista Laura Candelas, luego que el gobierno de Ricardo Rosselló Nevares mostrara resistencia a aceptar la cifra de 4.645 víctimas directas o indirectas de María, debido al colapso del sistema eléctrico, la telefonía y los centros hospitalarios, entre otros servicios esenciales.

El gobernador Rosselló Nevares llegó el domingo hasta el lugar, acompañado de la primera dama Beatriz, y sus hijos Claudia Beatriz y Pedro Javier, según documentó la fotoperiodista de CLARIDAD Alina de Lourdes Luciano en su página de Facebook. 

Desde que se conoció el informe divulgado el pasado 29 de mayo por el New England Journal of Medicine de la Universidad de Harvard, y que reseñó simultáneamente el diario The New York Times, el secretario de Seguridad Pública, Héctor M. Pesquera, mantuvo su resistencia a la cifra, a pesar de que el 28 de octubre de 2017 aceptó que el Negociado de Ciencias Forenses, bajo su autoridad, había autorizado la incineración de 911 cadáveres “de muertes naturales” ocurridas del 20 de septiembre al 18 de octubre.

Para entonces, Pesquera insistía en que los fallecimientos por el huracán sumaban 51 personas.

Ante las críticas en este sentido, en febrero pasado el gobierno de Rosselló Nevares comisionó a un coste de 305 mil dólares una investigación a la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad de George Washington para revisar la cifra actual de 64 muertos que maneja el gobierno.

“Me produce una tristeza como nunca la había sentido, no es solo los que murieron, es lo que están sin contar”, expresó Vero Pabellón, de 25 años, a la agencia INS. 

La joven de Caguas indicó que llora la pérdida de Jothny Rodríguez, a quien consideraba su tío.

En el lugar, que fue desmontado este domingo por sugerencia de sus organizadores, junto a los zapatos hay mensajes a distintos difuntos, como uno dejado a Arnold Rodríguez García (1937-2017) por sus hijos Alan, Sandra, Nanette, Ronald y Jazmín, que “te aman y te amarán siempre”.

También para “mami Idalia Hernández (1932-2017), estarás en nuestros corazones por siempre”.

Para Gabriela Pérez, 25 años, la denuncia “es bien importante para ver el impacto de lo que pasó” ante la negativa del gobierno de reconocer las consecuencias de la tragedia ocasionada por el ciclón María, cuyos efectos todavía persisten.

“Esto es el pueblo ante la actitud del gobierno; hay que entender este acontecimiento, el gobierno no pensó en la gente, solo pensó en el dinero, nunca investigaron”, dijo la joven puertorriqueña de Nueva York, que hace cuatro años reside en el Viejo San Juan, y que prefirió no seguir hablando del tema porque “no quiero llorar”.

Los organizadores de la protesta la describen como un genocidio, por lo que la actividad de recordación que comenzó el viernes y concluyó el domingo, probablemente se escenifique en otros lugares.

El Departamento de Salud de Puerto Rico reveló este sábado que desde septiembre a diciembre de 2017 se registraron 11.459 muertes, las cuales no necesariamente están asociadas con el huracán María.

Para ese mismo periodo del año anterior, 2016, fallecieron 10.062 personas, lo que marca 1.397 muertes más que en 2017. INS

  (0) Comentarios




claritienda El temor de los Imperios