Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

El sistema de salud ante la nueva temporada de huracanes

Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 6 de junio de 2018

Para el presidente del Colegio de Médicos Cirujanos (CMC), doctor Víctor Ramos, los servicios de salud “ciertamente” están mejor preparados para enfrentar esta próxima temporada de huracanes que la que se estuvo el pasado año cuando el azote del huracán María. 

“Todos aprendimos de esa experiencia, nunca uno está completamente preparado pero se han hecho unos planes de contingencia por grupos para establecer protocolos estándares en el manejo de pacientes, de cuáles son las prioridades en términos de pacientes, de suministros, en términos de logística se ha hecho un esfuerzo bastante grande tratando de estar lo mejor preparados posible para el próximo evento y aprender de lo que hicimos bien y lo que hicimos mal en la pasada experiencia”, reaccionó el presidente del CMC a preguntas de este semanario, sobre cuán preparados considera se encuentran los servicios de salud frente a esta temporada de huracanes.

Según precisó, el Colegio está trabajando un proyecto para aclarar a quién le corresponde y a quién no le corresponde certificar los muertos en caso de una emergencia. Esto responde a que durante el huracán los médicos clínicos tuvieron que certificar muertes lo que usualmente no les toca. Esto les toca a los médicos de Ciencias Forenses. Se supone que los médicos clínicos solo certifican las muertes de personas que llevan mucho tiempo en el hospital por ejemplo se admitió por pulmonía y murió después por alguna otra causa. A los patólogos forenses es a quienes les toca certificar las muertas de escenas criminales no importa cuanto tiempo esté en el hospital, los que mueren dentro de las primeras 24 horas que llega al hospital o muere fuera del hospital, usualmente el patólogo forense tiene mucho tiempo para hacer la entrevista respecto a las circunstancias de la muerte.

Reveló que durante la emergencia del huracán se le pidió a los médicos que certificaran a los pacientes que morían, debido al “tapón” que había en Ciencias Forenses, y como las funerarias no estaban disponibles no se podían sacar de CF para las funerarias y tampoco se les podía llevar del hospital a CF.

Cuestionado si consideraba que las instalaciones médicas tienen suficientes suministros almacenados en caso de una emergencia el Dr. Ramos reconoció que hay dificultades y atribuyó que el problema primordial es el impuesto a la mercancía inmueble, que es el impuesto que al final del año se le impone a toda mercancía que no se ha vendido. La discusión sobre este impuesto -dijo- no solo existe entre los grupos de salud, sino en todas las otras áreas económicas comerciales.

El Dr. Ramos, destacó que las brigadas organizadas por el Colegio, sobre 50 grupos, luego del paso del huracán fueron posiblemente las más grandes ya que estuvieron integradas por miembros de los dos colegios de enfermería, el Colegio de Enfermeras Profesionales y el Colegio de Enfermeras Prácticas, y de la Asociación de Sicólogos. “La combinación fue muy buena para atender los componentes de los pacientes ya fuera en refugios o en las comunidades donde fuimos”.

En relación a las brigadas indicó que el CMC está trabajando junto con el Departamento de Salud (DS) y organizaciones privadas de salud para que el trabajo voluntario esté más organizado y no sea uno silvestre como ocurrió ahora. Eso incluye darle a las brigadas médicas ciertas protecciones de ley para que la respuesta sea más inmediata de lo que fue.

Las brigadas voluntarias confirmaron lo que ya decían las estadísticas: el centro de la isla, el área este y sureste, es donde menos servicios de salud hay por lo que la gente suele fallecer de condiciones crónicas porque llegan tarde a recibir los servicios. El Dr. Ramos comentó que por ejemplo muchas veces se ha hablado de la incidencia de cáncer en Vieques, rechazó este señalamiento y argumentó que los estudios al final han demostrado que la incidencia no es más grande que en la isla, el problema que hay es que la gente llega tarde a recibir los servicios, porque no tiene acceso a los servicios. A su juicio la falta de servicios de salud en la Isla Nena es el problema principal de salud en el país. 

El Presidente del Colegio de Médicos defendió la gestión de sus colegas y el sistema durante la emergencia, “yo creo que la respuesta de salud, del sistema, fue de las mejores que ha habido; usualmente en este tipo de situación siempre ocurren epidemias grandes y aquí no hubo ninguna epidemia de ninguna condición excepto leptospirosis que trató de levantar cabeza. El hecho de que no hubiese ninguna epidemia grande en medio de esta situación habla muy bien del sistema de salud y de los programas de salud de Puerto Rico”.

Entendemos que este logro es compartido con el voluntariado comunitario que atendió la población, no solo al sistema oficial.

CLARIDAD solicitó una entrevista a la Asociación de Hospitales pero nuestra petición no fue contestada.

 

¿Te gustó este artículo? ¡Dona a Claridad!

Claridad se sostiene con la generosidad de sus lectores

Para donar, oprima aquí

  (0) Comentarios




claritienda Amores que luchan