Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: La Guerra Hispanoamericana

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 28 de junio de 2017

Mientras se debatía en la Guerra Hispanoamericana el plan de acción en el Caribe y se aguardaba a conocer los movimientos de la flota del almirante Cervera, la que había zarpado de la isla de Cabo Verde el 29 abril, Dewey libraba la batalla de Manila el 1 de mayo, hundiendo la totalidad de la flota enemiga en materia de horas. La escuadra norteamericana no sufrió daños de consecuencia, montando las bajas a siete heridos de una fuerza total de 1,748 hombres en acción. Dewey tomó posesión inmediata del poblado y arsenal de Cavite y avisó a Washington que estaba en posición de capturar a Manila, tan pronto se le enviasen refuerzos. El 25 de mayo se le envían las primeras tropas desde San Francisco, parte de las cuales ocupan a Guam el 20 de junio. El 13 de julio de 1898 caía Manila.

Temprano en mayo se resuelve  finalmente comenzar por Cuba la acción en el Caribe. El 14 de junio parten las tropas para Daiquirí, ocho millas al este de Santiago, donde desembarcan del 22 al 27 de dicho mes. Máximo Gómez, cuyas sospechas sobre las intenciones de los Estados Unidos no habían  sido aquietadas por la Enmienda Teller y quien se había opuesto a todo desarrollo. Santiago se rinde el 17 de julio y cuatro días después zarpa Miles para Puerto Rico desde Guantánamo.

La flota de Cervera ya había sido destruida. Creyendo que su destino era Puerto Rico, Sampson acude a San Juan tras él, el 12 de mayo. Al no encontrarlo, bombardea a San Juan y parte de nuevo para Cuba. Cervera, mientras tanto,  llegaba a Santiago, donde lo alcanza Sampson. La batalla naval de Santiago se  libra el 3 de julio  y en forma tan desigual como la de Manila. La flota  española quedó totalmente destruida, sufriendo sus hombres graves bajas. Del lado norteamericano hubo un muerto y diez heridos.

La rapidez del éxito era motivo de preocupación para T. R. Roosevelt, quien temía que McKinley accediese a concertar la paz antes de la captura de Puerto Rico y Filipinas. En una de sus muchas comunicaciones a Lodge, escribía Roosevelt el 12 de junio de 1898: “You must get Manila and Hawaii, you must prevent any talk of peace until we get Porto Rico and the Phillippines as well as secure the independence of Cuba.” La contestación de Lodge fue que consideraba que el Presidente ya estaba convencido de la utilidad de dicho curso de acción. Todo indica, en efecto, que la decisión de anexar a Puerto Rico era ya firme para el 3 de junio de 1898, y quizás desde antes, aunque si España hubiese explorado las posibilidades de paz con mayor anterioridad, es posible que los términos, como temía Roosevelt, hubiesen sido distintos. Las condiciones de Estados Unidos para la paz, según se expresan el 3 de junio en mensaje de McKinley a Lord Salisbury, quien de su propia iniciativa se ofrecía como intermediario, incluían ya la cesión de Puerto Rico como indemnización de guerra. España no mostró interés entonces en entablar negociaciones de paz.

El plan original de Miles era desembarcar por Fajardo, pero resuelve hacerlo por Guánica en las primeras horas del 25 de julio. Encuentra escasa oposición; “la fete des fleurs”, llama la expedición uno de sus acompañantes; una innecesaria “jira militar”, la apelaba la prensa demócrata. Miles marcha a Ponce con parte de sus tropas, donde lanza el 28 de julio su conocida proclama. Se le recibe jubilosamente. El armisticio sorprende a Miles el 12 de agosto cuando se preparaba a tomar a San Juan. 

 

Fuente: Historia Constitucional de Puerto Rico – José Trías Monge 

 

  (0) Comentarios



claritienda YO SOY ATABAL