Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

La Perla: colores que comunican

Ver foto galeríaVisita la foto galería (3)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 2 de agosto de 2017

Ese día comenzó en La Perla. Era viernes. Caminé hasta “el bowl” como si residiera en ese barrio sanjuanero, sin temor alguno a sentirme extraña entre el olor a mar, la mañana de verano y el trajín diario de los que se levantan a trabajar. Sí, ahí en el ventanal que da hacia la capital de Puerto Rico, se respira eso. 

Desde siempre La Perla ha atrapado a muchos y muchas por ser un sector que duerme a las orillas del Océano Atlántico. Por ese encanto, la comunidad ha sido escenario de innumerables vídeos y largometrajes, ha inspirado canciones de Maelo, Calle 13 y Rubén Blades, así como los versos de Tite Curet Alonso. Esos reconocimientos culturales y artísticos, se suman a proyectos más recientes, ésos que han provocado muchas visitas al barrio capitalino. 

Precisamente, desde que comenzaron a promocionar hace un par de años la iniciativa “La Perla abre sus puertas”, ésa ha sido la propuesta de los y las líderes comunitarios(as). A partir de entonces, los maratones 5k, los torneos de baloncesto, los recorridos guiados por los propios residentes, las chiringadas, la instalación de huertos caseros y demás actividades han servido de invitación para que puertorriqueños(as) y turistas de todas partes se adentren en una comunidad socialmente estigmatizada. 

“El propósito principal es darnos a conocer, que la gente pierda el miedo de bajar al Barrio, que vea que aquí no es como nos pintan allá afuera: los malos, los mayores narcotraficantes de la Isla”, me dijo un portavoz en aquel momento que empezaban a organizar la gesta de actividades comunitarias. 

En aras de continuar ese camino emprendido, recientemente convocaron al pintor Pablo Marcano García para que impulsara el proyecto “La Perla pinta su futuro”, el cual finalizó su tercera fase con 400 casas pintadas con 16 colores y 16 tonalidades diferentes. Marcano, el que lideró proyectos parecidos en los pueblos de Gurabo y Yauco, siempre había deseado participar de una obra artística que transformara la apariencia del entorno de la comunidad sanjuanera. 

La jornada de pintura duró 40 días y fueron partícipes residentes de la comunidad, particularmente jóvenes. Durante mi recorrido esa mañana de viernes, hablé con varias personas y todas compartieron el sentimiento de placer que causa ver y sentir diferente el lugar donde viven. “Representa un embellecimiento panorámico para la comunidad porque, a través del mar o del cielo, el que venga en barco o avión va a ver La Perla”, dijo la residente Yolanda Andino, quien trabaja en la cuarta fase de este proyecto: una serie de recorridos guiados por la comunidad. 

Según Andino, la jornada de pintura se ejecutó de “manera organizada y estructurada para que lucieran bien en el tipo de arquitectura de La Perla, que es alargada”. Asimismo, expresó que “el color crea emociones, sensaciones y sentimientos y hace que el que venga tenga una percepción distinta a la de un lugar opaco. Atrae más a la gente”. 

A pesar de que impera esa percepción entre la mayoría de los residentes de La Perla, hay quien pueda pensar que iniciativas como ésta se prestan para ir desplazando a los nacidos allí y abriéndoles las puertas a extranjeros que quieran comprar propiedades económicas para convertirlas en sus casas de verano. Ante eso, la presidenta de la Junta Comunitaria, Yashira Gómez, comentó que “hemos unido fuerzas para que la gente no le venda al de afuera y evitar que se filtren extranjeros […] Estoy bien consciente de que si se le vende al de afuera, nos sacan”. 

Por otro lado, varias plataformas digitales, como la de la Fundación Nacional para la Cultura Popular, han reseñado la iniciativa “La Perla pinta su futuro”. Para ese medio, Pablo Marcano expresó que la gesta “es un proyecto esperanzador de arte comunitario que en esta coyuntura hace una gran diferencia en la sociedad puertorriqueña, en nuestra Nación […] Nos hace falta mucho eso después de tanta desazón y tantas limitaciones coloniales que venimos arrastrando y tanta irresponsabilidad en el manejo de la administración pública”.

Para el artista, pintar con color “es marcar en musicalidad, aroma, ritmo y alegría a toda una comunidad”. Algo no muy distinto simboliza esta jornada de pintura para la residente Yolanda Andino: “el propósito del proyecto es valorarnos, apreciar lo que tenemos”. Aunque falta trabajo social por hacer en La Perla, sin dudas, con los colores se va levantando la imagen de una nueva postal.

  (0) Comentarios



claritienda Partiré