Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Las redes y la conciencia social

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Marcelo Barros

Publicado: miércoles, 2 de agosto de 2017

Las redes de Internet relativizan el poder unilateral y arrogante de los tradicionales medios de comunicación que sólo divulgan lo que es del interés de sus propietarios. Cualquier persona medianamente informada percibe que las agencias internacionales de noticias se han convertido en armas del imperio para derrocar a gobiernos que amenacen la hegemonía norteamericana. Cientos de emisoras de televisión, radios y periódicos se unen para generar una opinión pública de acuerdo con los intereses de la élite que domina el país y del gobierno norteamericano. La prensa hizo posible el golpe militar en Honduras (2009) y golpes parlamentarios en Paraguay (2012) y Brasil (2016). Ahora, muestra a Venezuela como país dominado por una dictadura feroz y dividido por una guerra civil provocada por el gobierno. 

Cada vez más son las redes sociales las que permiten la comunicación alternativa de noticias y la reflexión crítica sobre lo que sucede en el mundo. Si queremos vencer esa ola de desinformaciones que generan intolerancia, odio y violencia, necesitamos organizarnos para desintoxicar el alma de las informaciones falsas y sectarias de la prensa partidista y golpista. Internet y sus redes sociales pueden ser nuestro instrumento de resistencia y de contra-información. Es necesario divulgar agencias de noticias alternativas y nosotros mismos colaborar con eso.

Según el evangelio, cuando Jesús entró en Jerusalén para celebrar la Pascua, los discípulos se unieron a los peregrinos que también entraban en la ciudad y empezaron a gritar el anhelo de esperanza de liberación. Los jefes de la religión, aliados del imperio, pidieron a Jesús que hiciera a los discípulos y el pueblo que gritaba en las calles callarse. Jesús les respondió: “Si se callan, hasta las piedras gritarán” (Lc 19, 40). 

Para quien tiene fe y busca vivir una espiritualidad ecuménica, el cuidado de favorecer una comunicación verdadera y justa corresponde a lo que, en el mundo antiguo, los primeros cristianos llamaban “evangelio”, buena noticia en el sentido de comunicación verdadera y profunda. Actualmente, muchas veces, quien está proclamando el evangelio del proyecto divino son los comunicadores de las redes alternativas que trabajan por la justicia y por el derecho de todos. Así, continúan el trabajo de profetas y de Jesucristo que reveló: para que el proyecto divino se realice en este mundo, es importante conocer, practicar la verdad y divulgarla. Como él afirmó: “La Verdad os liberará” (Jn 8, 33). 

 

El autor es monje benedictino y ha escrito más de 40 libros.

 

  (0) Comentarios



claritienda Mercedes