Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Con motivo de la partida de Elliott Castro

Elliot y Elga cuando entraron en Vieques.
Foto por: Archivo CLARIDAD
Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Rafael Cancel Miranda

Publicado: miércoles, 2 de agosto de 2017

Elliot, mi hermano,  las veces que nos encontramos el saludo era una sonrisa pues siempre había una especie de alegría en tu corazón que se reflejaba en ella.  Siempre te oí hablar bien de los demás y nunca te escuché hablar mal de nadie.  Ese eras tú.  

 

Elliot Castro, amigo mío,

te despido con un aplauso,

pues fuiste un ejemplo vivo

de un verdadero ser humano.

 

Te dabas de corazón,

nunca te dabas a medias,

siempre fuiste un sol

tan solo con tu presencia.

 

¡Gracias por haber existido!  Seguirás en nosotros.

  (0) Comentarios



claritienda Oye cómo va