Fest 45
 
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Presentación de libro: Hacia una Penología Puertorriqueña: Perspectiva Crítica

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 12 de diciembre de 2018

Lina Torres Rivera, Dra. Y Carmelo Campos Cruz, JD

 

Presentar un libro es un asunto complejo, me recuerda los “Debuts” en los pueblos de la Isla, pues generaban una gran expectativa tanto en los progenitores, en este caso el autor y la autora, como en los participantes del evento, ustedes, nosotros. Todo debía estar en su lugar y bajo control para lucir lo mejor posible. Esa ocasión debería perdurar en las mentes y las vidas del público y en eso precisamente estamos. Como todo evento de este tipo, el presentador o Maestro de Ceremonias al centro y el público a disfrutar de la actividad. En esa onda se monta el Show con sus mejores galas, que no quede duda. Así las cosas, iniciemos la presentación formalmente. Conozco ambos autores a través de compartir diversos escenarios como profesionales y miembros de la sociedad civil donde estamos insertados: en la academia, en la calle como activistas en contra de las injusticias sociales como la pena de muerte y en contra de la violación de los derechos humanos, en grupos de discusión, presentaciones de investigaciones, como investigadores y como miembros de organizaciones de la comunidad, entre otras. Un amplio panorama que se nutre a sí mismo y nos nutre constantemente. En el caso de Lina, nos unen además lazos de nuestras maternidades y paternidades que nos han llevado por rumbos y preocupaciones similares. Para colmo nuestras formaciones son similares y al mismo tiempo complementarias como nuestros compromisos con la sociedad puertorriqueña.

De modo que la petición cayó en manos que se sintieron muy honradas, agradecidas y reconocidas por la tarea, dados todos esos antecedentes y las afinidades que nos han mantenido unidos por más de treinta anos con Lina y su familia y la mitad de años con Carmelo y su familia también. Pero al grano, nada de esto nublo mi análisis, reacción y criticas al libro de estos queridos colegas. Por el contrario todo el tiempo me sentí que estaba con una gran tarea entre manos. Confieso que me leí todo el libro sin detenerme y aprendí otros detalles de los colegas que desconocía y de la misma forma me actualice académicamente. Nunca es tarde para aprender.

Pero vayamos al libro. Si bien es cierto que como criminólogo y sociólogo la lectura no me era nueva, si me entusiasmo lo que los autores se propusieron y fue llevarme a la reflexión respecto a esos temas para mí conocidos pero en este caso contextualizados. Primero, me llamo la atención cuan actualizados estaban los temas discutidos lo que me permitía relacionarme con ello en el aquí y ahora. O sea, el libro esta actualizado recogiendo experiencias de nuestro diario vivir y de nuestras instituciones, a través de ejemplos claros y evidenciando magistralmente la pertinencia, la injerencia y relevancia de las disciplinas que a tantos parecen distantes como lo son la penología, la criminología, la sociología, el derecho penal y otras relacionadas. De modo increíblemente claro exponen la relación estrecha de estas disciplinas con el desarrollo de políticas públicas referentes a la seguridad, los derechos humanos y civiles de nuestra sociedad que tan lacerados están y continúan estando. En este sentido el libro aporta una nueva visión, al convertirse en un referente de la importancia de los derechos humanos y civiles y por ende de la importancia del respeto a la dignidad del ser humano independientemente de su estado como ciudadano en una democracia secuestrada como la nuestra en estos tiempos de la junta de Control Fiscal y sus nefastos efectos sobre nuestra sociedad. Demás esta reconocer que las disciplinas aludidas son de por si preocupadas por el bienestar y el respeto al ser humano por lo que significan para la libertad y los derechos ciudadanos de hombres, mujeres y jóvenes.

Como profesor de sociología y criminología este aporte de los colegas me parece una joya para recomendar a los profesores y a los estudiantes, una vez que trae, a través de sus ejemplos, los temas desde una perspectiva situada en nuestro contexto y a la misma vez los inserta en una perspectiva mundial y latinoamericana. En el momento que las aportaciones de los teóricos de diversos países y experiencias encuentran resonancia y relación con nuestra realidad contrario a otras aportaciones, esta nos remite a un Puerto Rico que tiene que ser visto en su justa perspectiva, como otro país que también sufre los impactos de políticas y acercamientos opresores y deshumanizantes. Si algo queda claro es que no podemos bajo ninguna circunstancia unirnos a estos acercamientos de ojos cerrados y menos de manos atadas. Nada es permanente y menos inmutable. Para aquellos de nosotros con la ventaja que dan los años de experiencia y apoyados por un pensamiento crítico, constatar como los colegas analizan y explican las aplicaciones y aportes que se han logrado desde estas disciplinas consideradas aliadas indiscutibles del Estado y de los grupos de poder económico y político, nos ofrece una ventana de oportunidades y ejemplos que hacen posible acercamientos diferentes y en ocasiones considerados atrevidos y alternativos. Indiscutiblemente la propuesta de una Penología Puertorriqueña se vislumbra real y se evidencia en el manejo del libro, de las aportaciones al tema desde nuestra realidad, de los ejemplos traídos a colación y de los desafíos que definidos y valorados nos aguardan.

El haber traído a colación ejemplos de éxito en el campo correccional y en el comunitario, fruto de coaliciones academia- comunidad, de la academia y las instituciones gubernamentales, es refrescante y recoge experiencias a ser reconsideradas y asuntos a ser redefinidos y por qué no cuestionados, como lo es el traslado de personas privadas de libertad a otros espacios fuera de nuestro contexto cultural. Dimensiones a ser re-consideradas como la familiar, la comunitaria, el lenguaje y la legal y otras, nos dan espacio para cuestionar la adecuacidad de nuestras políticas públicas. Cansados del impacto de la aplicación transversal de políticas federales sobre las estatales, nos ha dejado un sinsabor que en ocasiones significo más de dos décadas de desánimo, perdida de recursos y una valoración negativa de lo nuestro que para quienes conocemos, no fue más que una falta de respeto profesional, insensibilidad y un claro ejemplo de imposiciones de políticas opresoras foráneas sobre nuestras instituciones y sus gentes. Eso lo recogen muy claramente los autores en el caso Morales Feliciano y su impacto en todos los componentes de ese complejo sistema.

Subyacente al trabajo de los autores están los embates de la globalización y del neoliberalismo y su estrategia preferida que es la privatización, que en los escenarios a los que alude este trabajo ha tenido y continúan teniendo efectos adversos y negativos para quienes están bajo la atención del estado en todas sus dimensiones. La privatización es contraria a la noción de servicios del Estado en pro de la ciudadanía, contraponiendo así el lucro de la empresa privada al servicio proveniente del Estado que le sustenta. Véase el caso de la privatización de administración y servicios en nuestras instituciones penales. Es inadmisible estar de brazos caídos y en este sentido en palabra y acción los autores, se evidencian espacios de acción que no podemos renunciar. Por eso la pertinencia de este trabajo. Es un esfuerzo de evidenciar la necesidad de coherencia entre la teoría y la práctica y tal vez más adecuado decir, un reto al que todos debemos y podemos empeñarnos en actuar. Un reto lanzado por los autores que rescata la lucha en defensa de los derecho humanos y civiles de las hermanas Trabajadoras Sociales, Carmen Rivera de Alvarado y Trina Rivera de Ríos, ambas académicas y activistas que con su tesón, visión política y ejemplo todavía nos colocan en alerta hacia un trabajo inconcluso por hacer y que los autores también evidencian como necesario en su escrito. Enhorabuena, la lucha no puede cesar, al contrario tiene que continuar a paso firme.

A los autores mis más sinceras felicitaciones.

 

Presentado en e;Colegio de Abogados de Puerto Rico el 29 de Noviembre de 2018

 

 

  (0) Comentarios




claritienda El Mapa