Deportes / Las Canto...

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Mujeres trazan la ruta deportiva de Puerto Rico

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Edwin D. Feliciano Ramírez

Publicado: martes, 22 de agosto de 2017

 

Especial para CLARIDAD

 

La formación de cualquier ser humano tiene interpretaciones diferentes de acuerdo a la realidad donde vive. En todos los lugares donde el ser humano habita, tiene la capacidad de crear y construir diferentes maneras para entenderse dentro de su espacio físico, emocional, social, cultural y económico. Para mí, el deporte es el lugar perfecto donde convergen todas las corrientes sin necesidad de pasar por evaluaciones absurdas de acuerdo a lo que tienes o dejas de tener, aunque en momentos, sí se presta para ello, pero en su raíz no contiene elementos de prejuicios. El deporte en su esencia es para recrearse y divertirse. 

Cuando niñas y niños, ¡muchas/os buscábamos la manera de jugar con una bola, papel, o simple y sencillamente con lo que fuera! Así es nuestra naturaleza humana, según John Huizinga. 

Lamentablemente, no hay muchas diferencias entre el deporte antiguo y moderno en cuanto al hecho de que hay una profunda presencia del machismo. Es decir, a pesar de que nos encontramos en pleno siglo 21, seguimos arrastrando años de estereotipos y concepciones erróneas arraigadas en la sociedad y en las culturas. 

El olimpismo fue propulsor de estas medidas por años, tan reciente como a comienzos del Siglo 20, específicamente en París en el 1900, comenzaron a romper con los mitos de la superioridad del hombre sobre la mujer para abrir paso a la inclusión de las féminas en la participación activa y protagonista en el deporte. Una participación luchada por el activismo de grupos feministas y otros sectores. En la justa olímpica se limitó su participación a dos disciplinas: Tenis y Golf. No fue un camino fácil, pues muchas batallas se libraron y muchas organizaciones tomaron posturas radicales para lograr la equidad en la participación de hombres y mujeres a nivel Olímpico. Esta batalla continúa hoy día. 

 

Puerto Rico

En Puerto Rico, un país donde se impuso la cultura española en un principio, y luego la estadounidense, ambas mediante el colonialismo salvaje, como consecuencia de estas imposiciones se tiene esta visión machista y patriarcal. 

Ante esto, el deporte femenino ha tenido un desarrollo bastante limitado pero continuo, si lo comparamos con la industria multimillonaria en la que se ha convertido el deporte masculino. Sin embargo, estas concepciones han cambiado dramáticamente en los últimos años con los resultados logrados por las mujeres puertorriqueñas en los escenarios más importantes del deporte internacional. Porque su éxito internacional es vital para que exista apoyo local. Una contradicción y gran limitación para su desarrollo, pero una realidad dolorosa que podemos transformar.

Por ello, debemos recordar las hazañas de grandes atletas que sembraron su semilla en nuestra patria. 

Comienzo con la legendaria Rebekah Colberg, quien Motu Propio derrumbó todo tipo de obstáculos para poder competir a nivel internacional en representación de la monoestrellada. Capaz de jugar múltiples deportes al más alto nivel y tener la voluntad política de asumir la bandera de la resistencia para ser pionera y precursora de las mujeres atletas puertorriqueñas con conocimientos profundos de todos los ámbitos del deporte y la enseñanza de la educación física. Colberg está en su propia liga. 

Además, la esgrimista Gloria Colón (primera mujer boricua en participar en Juegos Olímpicos -Roma 1960-), la nadadora Yiyi Vicéns (la atleta puertorriqueña más joven -11 años- en participar en Juegos Olímpicos -México 1968-), la icónica Angelita Lind, gloria del atletismo a finales de las décadas del 1970 y 1980. Una leyenda de la que muy poco se ha hablado, María “Cusa” Rivera, baloncelista del máximo nivel, orgullo boricua que estableció grandes marcas en todos los niveles de nuestro baloncesto. Muchas historias me contó mi mentor, Elliott Castro Tirado, de lo increíble que era Cusa en cancha. Aún con toda la controversia que genera su deserción a la representación de Puerto Rico, se tiene que reconocer a Beatriz Fernández en el tenis de campo como figura importante del deporte puertorriqueño. También destacamos a la primera abanderada de Puerto Rico en las Olimpiadas (Atlanta 1996), las históricas softbolistas Ivelisse Echevarría y Betty Segarra y la reina del voleibol, Eva Cruz, entre muchas otras atletas que sembraron cantidades de semillas durante su trayectoria para que hoy día veamos los frutos de sus esfuerzos de romper barreras de género en el ámbito deportivo. 

 

Mujeres siglo XXI

En el siglo 21, tenemos muchas guerreras que han dado mayor fuerza y empuje al gran momento de las mujeres en Puerto Rico. Xiomara Molero, Aury Cruz y Karina Ocasio en el voleibol son figuras emblemáticas al llevarlo al más alto nivel junto a sus compañeras de equipo. En el caso de Molero, ha ganado múltiples campeonatos como atleta y como dirigente a nivel universitario y profesional, convirtiéndose en la primera mujer dirigente en ganar el campeonato de nuestra liga nacional en el 2007. Y para completar toda una trayectoria de logros gigantescos, también, fue olímpica en Río de Janeiro 2016. 

Vannesa García, olímpica en la natación, medallista a nivel Panamericano, Centroamericano y del Caribe. Una figura incuestionable de la natación puertorriqueña.  

Beverly Ramos, una atleta que en cada carrera pareciera que rompe su marca anterior, auténtica leyenda viviente boricua. Medallista de oro a nivel Centroamericano y del Caribe, atleta panamericana y olímpica. 

Sara Rosario, en el puesto deportivo más importante de nuestra nación, fue nombrada presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico un lunes, 3 de diciembre de 2012. Monumental, la primera mujer en la historia del COPUR en tener tal distinción. Después de arduo trabajo como Jefa de Misión de la delegación boricua durante varios ciclos olímpicos, en la primera década del Siglo 21 finalmente le llegó la oportunidad de comandar el olimpismo borincano. En años de turbulencia económica y plena transformación de la cultura mundial del deporte, lo ha mantenido a flote. 

 

Las nuevas guerreras

Sin embargo, toda esta estirpe batalladora del pasado tomó un nuevo giro en esta década con los resultados deportivos que se han logrado con sangre, sudor, lágrimas, trabajo, esfuerzo y compromiso de las nuevas guerreras. 

Mónica Puig, Jasmine Camacho-Quinn, Adriana Díaz y el comando del Tenis de Mesa, las primerisas olímpicas del Voleibol, las múltiples mundialistas del Sóftbol, las recientes mundialistas del Basket, las Fieras del Balonmano y muchísimas atletas que forman parte de las nuevas guerreras, son motivo de esperanza para nuestra Patria, pues están sacando la cara por el deporte puertorriqueño, sin hablar mucho, sino demostrándolo con mucho trabajo y resultados. 

Para ello, las mujeres reservaron un espacio especial para el 13 de agosto en el almanaque puertorriqueño, pues en esta fecha Mónica Puig ganó nuestra primera medalla de oro en Juegos Olímpicos e hizo sonar nuestro himno nacional. Rompiendo contra todos los pronósticos de propios y extraños. Lo que parecía imposible, ha sido una de las grandes gestas patrióticas del país, deportivas y no deportivas, gracias por hacernos creer que podemos. Así como una madre le dice a su hijo o hija, que puede lograr lo que quiera. Nuevamente, ¡GRACIAS MÓNICA! 

Un año más tarde, nuestras softbolistas tuvieron una actuación magistral en el Panamericano de Sóftbol disputado en República Dominicana para certificar su décimo boleto mundialista. Estarán en Japón 2018, sede de la Copa del Mundo de la disciplina. Ese décimo boleto se describe en dos adjetivos: trabajo y consistencia. 

Y un año más tarde, en nuestro baloncesto, donde el equipo masculino se lleva todas las portadas, las féminas hicieron algo que nuevamente no estaba en el libreto. Tuvieron un magnífico torneo, presentaron un gran equipo, le ganaron a Cuba por primera vez, tuvimos oportunidad hasta lo último en clasificar a la final, y en el juego por obtener nuestro primer pase mundialista, tumbamos a una potencia como Brasil para ganar el bronce y el boleto para competir en el Mundial 2018 en España. 

Hay muchísimas mujeres derrumbando las barreras del machismo, abriendo camino a la equidad. Porque no es tener más, sino, tener la misma oportunidad de crecer y trascender en sus diferentes espacios sin distinción de género, ellas nos están mostrando el camino, es hora de actuar con la responsabilidad de acuerdo al tiempo en el que vivimos. Hoy, las mujeres trazan la ruta deportiva de nuestra Patria.

  (0) Comentarios



claritienda Tiempos revueltos