Viaje a CUBA

Opinión / Opinión libre

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentarios

La colonia no se celebra, se combate

Perfil de Autor

Por María de Lourdes Guzmán

Publicado: martes, 28 de julio de 2015

"No es ni estado ni libre

y no puede haber sociedad alguna posible

entre el amo y el esclavo."

Pedro Albizu Campos

El 25 de julio se conmemoraron 63 años de la creación del Estado Libre Asociado (ELA), en una actividad que tuvo lugar en Sabana Grande, municipio dirigido por uno de los más tenaces defensores de la colonia, su alcalde, “Papín” Ortiz. Ante la falta de entusiasmo que generó la celebración del ELA en el pueblo Popular, se escogió llevar a cabo una “modesta” actividad, a manera de festival, con kioscos y música, tipo “festival del Mojo Isleño”. La cada más languidecida actividad es el reflejo de la colonia moribunda que la cúpula del Partido Popular quiere mantener viva, a como dé lugar. Este liderato, cada vez más disociado de la base de su partido, insiste en defender a capa y espada la permanencia de la colonia, razón por la cual se dio la espalda al compromiso programático del Partido Popular Democrático (PPD) de impulsar los proyectos de ley para convocar la Asamblea Constitucional de Estatus, que busca adelantar la solución al centenario problema de nuestro estatus político. Cónsono con ello, el flamante secretario del PPD, Jorge Colberg Toro, ha emprendido una campaña de defensa férrea del ELA, que pretende legitimar un estatus rechazado mayoritariamente por el electorado que participó en el plebiscito celebrado en noviembre de 2012, resultado que dicho liderato se empeña en desatender. Estrenándose como secretario de esa colectividad, Colberg ha asumido la lastimosa tarea de defender un estatus de subordinación política, que ha pretendido legitimarse con la aprobación de una Constitución sujeta a la cláusula territorial de la Constitución de los Estados Unidos de América (EUA). Mientras, el pueblo va entendiendo que el modelo económico implantado gracias al ELA ha colapsado, porque carece de las herramientas necesarias para atender la crisis fiscal que sufrimos y el endeudamiento sin precedentes en que se encuentra el país. Por su parte, el gobierno, liderado por Alejandro García Padilla, animado por la visión neoliberal plasmada en el informe confeccionado por la economista Anne Krueger, persigue enfrentar la crisis aplicando medidas que agravan la situación cada vez más comprometida del pueblo y rechazan, por lo bajo, considerar medidas de recaudos mediante, entre otras, la imposición de contribuciones a las corporaciones foráneas, a las megatiendas, la revisión de exenciones a empresas extranjeras y la reforma radical del Plan de Salud del Gobierno. Así, ha quedado claro que la visión neoliberal y colonial del gobierno que promovió la aprobación de la Constitución del ELA, para la defensa de los intereses económicos y políticos del gobierno estadounidense, prevalece al día de hoy, para desgracia de nuestro país al que han conducido a un callejón sin salida. Con sobrada razón, decía el Maestro Pedro Albizu Campos que: “Los imperios existen, si los de las naciones invadidas se brindan de tropa administrativa para aplastar a sus propios paisanos."

 A pesar de la postura contumaz y antipatriótica asumida por el liderato del PPD y su empeño en conmemorar y perpetuar la colonia, es un hecho cierto que todos los órdenes de nuestra vida como pueblo están sometidos a la autoridad del poder imperial representado por el gobierno de los Estados Unidos. Los más recientes acontecimientos relacionados con el proceso de reestructuración de la deuda de la AEE revelan, con patente claridad, las trabas que nos impone la actual relación política que ellos celebran. Estos 117 años de coloniaje, que se cumplen en la misma fecha en que se aprueba la Constitución del ELA, representan la implantación de un modelo económico y político que ha servido para la explotación del pueblo puertorriqueño y que ha desembocado en la más grande crisis que hemos experimentado desde la llamada época de la depresión. Luego de 63 años de su creación, el tan cacareado “desarrollo del ELA” resulta, cuando menos, risible y fantasioso. Bajo el ELA, Puerto Rico carece de los poderes necesarios para crear una economía nacional sostenible y sustentable. La prevalencia de la cláusula territorial de la Constitución de los EUA, que echó por la borda los recientes intentos de aprobar una ley de quiebra “criolla”, de la cláusula de comercio interestatal, que ha permitido el establecimiento desmedido de empresas comerciales que han arrasado con nuestro comercio nacional, creando desempleo, quiebras, explotación y fuga de multimillonarias riquezas, así como la aplicación de las leyes de cabotaje, son sólo unos pocos ejemplos de cómo el ELA impide que nuestro país se encamine hacia su pleno desarrollo.

La ruta emprendida por los que se empeñan en celebrar el ELA, es la ruta del fracaso, de la negación, de la humillación, de la apostasía. De esa ruta deben apartarse, de una vez por todas, los llamados soberanistas del PPD, quienes tienen la responsabilidad histórica de asumir un rol protagónico en su partido y enderezar el rumbo que ha tomado esa colectividad para conducirla hacia el reclamo firme de los poderes soberanos que necesitamos. Los independentistas tenemos el deber moral de procurar la unidad de las fuerzas patrióticas que genuinamente, y comprometidos con el país, buscamos construir una sociedad digna, justa y próspera. Es momento de actuar para rescatar a nuestro país, de las garras de los que lo han arruinado. Es por eso que, ¡la colonia no se celebra, se combate!

 

* La autora es abogada y Presidenta del Movimiento Unión Soberanista (MUS). mariadel_pr@yahoo.com.

 

  (0) Comentarios




claritienda Claridad tras el lente