Deportes / Las Canto...

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Del siglo pasado 5 marcas de Justas LAI

Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por Elliott Castro Tirado

Publicado: martes, 22 de abril de 2014

Cuando el orocoveño del Turabo WESLEY VÁZQUEZ detuvo los relojes en 1:46.60, dejó en el olvido la marca de 800 metros de las Justas que poseía Alexander Greaux desde 1999, que era de 1:48.38.

Eso me llevó a rebuscar las marcas vigentes en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI) y encontré que hay cinco más antiguas todavía, todas establecidas en la pista del Sixto Escobar de Puerta de Tierra.

La de más tiempo es la del villalbeño HÉCTOR “PAPO” DÍAZ, en 10,00 metros, que data de 1982. El entonces estudiante de la Universidad Interamericana, tardó 29 minutos con 43.70 segundos (29:32.70) en darle 25 vueltas a la pista.

Dos años más tarde (1984), el Colegial CARLOS QUIÑONES destrozó la marca de 5,000 metros, con 14:10.40, registro que prevalece.

Las marcas de los saltos horizontales (largo y triple) de hombres pertenecen a ELMER WILLIAMS Y ERNESTO TORRES, desde 1987 y 1988, respectivamente. Los dos fueron medallistas internacionales para Puerto Rico y lograron sus hazañas en la LAI, compitiendo por la Universidad Católica.

Elmer, quien luego fue profesor, entrenador y Director Atlético de la UPR en Humacao, se mantiene como dueño de la marca de salto largo con 7.99 metros, que son 26 pies con dos y media pulgadas (26’ 2 ½”).

En triple salto nadie ha saltado más que Torres, 16.27 metros (53’ 4 ½”). Natural de Yauco, Ernesto es profesor y entrenador en la Escuela del Albergue Olímpico.

Finalmente, la marca de la rama femenina más antigua prevaleciente es la de 100 metros. En las Justas de 1988, la velocista colombiana, que estudiaba y competía por la Universidad del Sagrado Corazón hizo 11:51, como parte de su extraordinaria gesta que realizó ese año.

Ésas son las cinco marcas de las Justas que sobreviven desde el siglo pasado. Por un momento pensé que esa información daba la razón a la mayor parte de mis panas que tienen el pelo blanco y usan espejuelos, quienes alegan que “antes había más calidad en las Justas de la LAI”.

Por aquello de comparar, encontré que 24 de las marcas mundiales de atletismo existentes, fueron establecidas antes del 2000, incluyendo los de ambos sexos en saltos horizontales (largo y triple), todos los envíos de hombres y todas las individuales de pista planas para ellas, excepto los 5,000. Antes que le adjudiquen todas esas hazañas al uso de sustancias ilegales por parte de atletas del desaparecido bloque socialista, principalmente la Unión Soviética, Alemania Oriental y Checoslovaquia, sepan que, por mucho, el país con más plusmarquistas de esa época es Estados Unidos, con ocho.

21 Marcas desde el 2010

En las Justas de este año se establecieron ocho marcas y además prevalecen cinco del 2013, dos del 2012 y seis del 2011, para un total de 21 en los últimos cinco años.

Ya mencioné que hay cinco del siglo pasado, mientras las restantes 16 se impusieron entre el 2001 y el 2010. El año más productivo de ese período fue el 2006 con seis.

Atletas extranjeros poseen las marcas de 27 eventos individuales, incluyendo los 10.21 en 100 metros, que comparten el dominicano de la Inter, CARLOS RAFAEL y el colombiano de la UMET, DANIEL GRUESO, en una de las pocas veces en que el viento ha soplado a favor de los corredores en la recta del Paquito Montaner. Precisamente, la Inter posee nueve y media, todas establecidas por atletas extranjeros.

 Eso deja a atletas boricuas con las restantes once individuales, seis de ellas realizadas con el uniforme de la Católica. La UPR y el Turabo tienen dos cada uno y el Colegio de Mayagüez una.

Muchos buscan ganar, no marcas

A pesar de la mística a su alrededor, la historia ha probado que las Justas no necesariamente han sido el escenario ideal para que los atletas alcancen sus mejores marcas. La razón fundamental es que se trata de una competencia de universidades y no una individual. Eso lleva a las instituciones a buscar que sus atletas hagan la mayor cantidad de puntos posibles, por lo que algunos atletas se conforman con ganar y no se esfuerzan al máximo, especialmente cuando dominan ampliamente a sus rivales.

Irónicamente, en ocasiones los(as) atletas de alto rendimiento tienen menores registros cuando estudian y compiten por universidades que no tienen posibilidades de ganar de forma colectiva. Eso les quita presión de tener que participar en eventos adicionales a sus especialidades, con el único propósito de añadir puntos a la tabulación final.

* Las aportaciones de Zacha Acosta, Carlos Guzmán y Don Pedro Aníbal Díaz facilitaron la inclusión de información precisa en este trabajo.

  (0) Comentarios




claritienda Salsa Macabra