Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

La esencia de Puerto Rico

Reverenda Eunice Santana Melecio
Foto por: Suministrada
Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por Eunice Santana Melecio

Publicado: martes, 14 de febrero de 2017

Por Eunice Santana Melecio

 

P

uerto Rico es Patria. Puerto Rico es vida, lugar de nacimiento donde todo se origina. Punto de entrada y punto de salida, cuna, hogar, identidad, dignidad y familia. Puerto Rico es herencia: africana, española, taína. Hospitalidad, fidelidad, comunidad, compañía. Puerto Rico es creatividad: ritmo, música, poesía. Improvisación espontánea, pie forzado, inspiración que no termina. Gargantas afinadas que entonan un le lo lai con gallardía lo mismo que un mapeyé, seis chorreao o clásica sinfonía. Puerto Rico es susurro de olas, rumor y quietud. Canto orquestado de coquí, danza, balada, bomba, plena, salsa, reguetón …cuatro, tiple, guitarra, pandero, conga, bongó, tambor, pandereta. . .un son. Puerto Rico es pintura, teatro, deportes, belleza, espiritualidad,magnetismo, sentimiento y proyección.

Puerto Rico es color, variedad incontable de verdes, azules, violetas y amarillos, rojo intenso, blanco y tonalidades de anaranjado. Monte, árbol, cielo y mar, floresta, orquídeas, rosas, robles, flamboyanes. Rostros bellos adornados aún más por la diversiddad natural del pigmento. Puerto Rico es olor a café, a recao, lechón asado, sofrito y pasteles, a tierra húmeda acariciada por la lluvia al caer. Puerto Rico es brisa tibia rozando con cariño nuestra piel. Es sol candente que aleja la frialdad e invita a compartir, a salir, a jugar, a disfrutar, a reír, a celebrar y a amar.

Puerto Rico es sonido y movimiento, pies que marchan en búsqueda de algo mejor. Protestas ante la injusticia, celebración y alegría aun cuando hay dolor. Esperanza, oposición al conformismo, la indiferencia o la opresión. Es solidaridad, sensibilidad y amor. Puerto Rico es fe: confianza en un dios encarnado, comprometido con la liberación. Puerto Rico es lucha y sudor, esfuerzo, trabajo y tesón. Es ansias perpetuas de superación, porque en varios niveles es bandera ausente sin asta ni ubicación. Puerto Rico es hermandad practicada con pueblos hermanos, generosidad, nobleza, amistad y unión. Puerto Rico es dádiva, ternura y dedicación. Puerto Rico es mujeres y hombres luchadores, herencia de dignidad, sacrificio y valor.

Búsqueda perpetua de transformación, hacia un ordenamiento social que exhale igualdad, trato humano que refleje la práctica de la justicia y la solidaridad, acción contundente que arrope a la totalidad con participación real, toma de decisiones compartidas con responsabilidad. Soberanía, independencia, concierto de naciones, aportaciones extraordinarias a la humanidad.

Puerto Rico es resistencia que nunca se fatiga, ejemplo de aceptación y de diversidad: de machetes, palabras, cultura, protestas, movilización, propuestas y enfrentamientos diversos ante toda adversidad. Puerto Rico es nuestros antepasados taínos resistiendo la colonización,destruyendo el mito de la superioridad del invasor,observándolo muerto por tres días sin resurrección. Puerto Rico es nuestros antepasados africanos violentamente removidos de su suelo y con su raíces aún sangrando transplantados a la fuerza para la explotación. Puerto Rico es su resistencia y su dolor, su voluntad férrea por sobrevivir con arraigo a sus raíces, sus culturas y su visión. Puerto Rico es de las razas la conjugación. Puerto Rico es entrega y pasión, disponibilidad a sufrir hasta la encarcelación por defender nuestros derechos y a nuestra nación, porque quien ama la Patria siente la obligación de ofrendarle la vida sin temor. Puerto Rico es rescate de su historia contra viento y marea. Defensa de sus recursos ante poderes extranjeros, es lucha cotidiana y compromiso constante con nuestros valores, sin contradicción, es voz altisonante que reclama a sus héroes, es respeto y reconocimiento amoroso a quienes merecen honor.

A las y los luchadores de cada generación, ejemplos de sacrificio, baluartes de inspiración y a la juventud de hoy que se gana el respeto y la admiración al unirse a la lucha y defender la nación. Puerto Rico es confrontación al imperio, y a la vez anuncio de su destrucción. Es denuncia señalándole el bochorno, es complementariedad en la acción. Es situarnos en el mar frente a los buques de guerra sin ningún temor y con gran emoción, y al campo de tiro lograr su penetración. Es retar a la Marina armados solo con la convicción de que es mejor morir que vivir por siempre en la humillación. Puerto Rico es de los Reyes Magos la celebración, festival cultural mantenido a pulmón de nuestra puertorriqueñidad afirmación. Defendida por cada generación junto a nuestro idioma, el español,y con ello nuestras costumbres, identidad y tradición.

Puerto Rico es reclamo de los recursos de nuestra nación para el bien colectivo y no para la privatización. Puerto Rico es alternativas en contra de la incineración.

Puerto Rico es de la agricultura la recuperación, esfuerzos de jóvenes comprometidos con su producción de forma ecológica, sustentable,para garantizar una sana alimentación, levantar la salud de nuestra población y asegurar el futuro sin tanta dependencia de la importación.

Puerto Rico es conciencia de ser una sola Nación, boricuas de pura cepa aunque se viva en el exterior. Jóvenes y viejos que sufren encarcelación pero que aguantan con profunda convicción, con mentes claras y sin perder la visión.

Puerto Rico es sacrificio y valor. Puerto Rico es Lolita, Rafael, Andresito e Irving Flores, arriesgándolo todo por llamar la atención, penetrando e interrumpiendo a tiro limpio, del Congreso la sesión, para gritarle al mundo cómo a Puerto Rico el imperio le negaba la autodeterminación y presentaba una farsa para perpetuar aquí la dominación.

Puerto Rico es Lolita afirmando y aceptando su misión, como líder del asalto, convencida de que aquel viaje que les llevó a Washington no tenía previsto regreso, pues no veía otra soluciónque el derramammiento de su sangre. Aun así lo emprendió convencida de que el momento exigia total desprendimiento y candor, sintiendo que siempre por la Patria hay que dar lo mejor.

Puerto Rico es Isabelita defendiéndose de la Marina más poderosa conocida por la humanidad con arena de la mar, que al arrojársela en la cara cegaba su mirar y que no cesaba de plantear que el Tratado de París era una patraña que como tal había que denunciar y declararlo nulo para también nuestra independencia poder declarar.

Puerto Rico es Carmín Pérez y todas las demás mujeres que nunca cesaron de luchar y calladamente solían al enemigo sus golpes asestar. Mujeres patriotas, mujeres de estirpe sin igual y hombres que enseñaron cuánto vale a la Patria amar.

Puerto Rico es el maestro, don Pedro, Juan Antonio Corretjer, Hostos, los Torresola, Betances, Filiberto, la familia Díaz de Arecibo, Juan Mari Brás y tantos compañeros que no dejaron la senda a seguir señalar, cientos más cuyos nombres es imposible recordar que por no ser reconocidos en los anales tendemos a olvidar, pero que algún día la historia enzalsará y les rendiremos homenaje a sus gestas recobradas para ellos justicia y honor reclamar.

Puerto Rico es Oscar López resistiendo y luchando en la prisión, ejemplo de patriotismo, y de todo lo mejor que nuestra patria produce, símbolo de orgullo, digno de emulación.

Puerto Rico es gente luchadora con ánimo y sin desesperación, exigiendo justicia, respeto y reconocimiento a nuestra dignidad como Nación y al derecho de hacer de la lucha una constante expresión, perseverando, exigiendo y logrando de sus prisioneros políticos la excarcelación, situando siempre la vida en abundancia, personal y colectiva, como eje y motivación. 

Puerto Rico es rechazo a tanta invención, de mentiras, paños tibios y sucia asociación, de libertad condicionada y confabulación. Es el no rotundo de un pueblo que quiere de su propia vida ser el constructor, de gente brillante, esforzada, despierta, y atrevida que agarra el timón y determina el rumbo de su embarcación.

Puerto Rico es repudio contundente a la Junta fiscal y a la colonización. Puerto Rico es rebelión. Es lucha continua de liberación, es de nuestros derechos la reafirmación. Pueblo hastiado de la corrupción con reclamo justo contra la anexión que nos robaría la vida que es anuncio de muerte y desaparición además de vergüenza a quien se equivoque frente a la suprema definición y decida a favor de ser parte del imperio invasor. Escogiendo para su pueblo la suprema negación.y, por lo tanto, cometiendo una inmensa traición. 

Y, claro esta, Puerto Rico es Blanca Canales. Patriota, mujer aguerrida que no titubeó en asumir de la batalla la dirección, y pistola y bandera en mano la República de Puerto Rico declaró, en medio de las balas, el peligro y la agresión del nefasto y poderoso imperio ursurpador. Blanca, mujer humilde, valiente guerrera que a los pies del maestro se formó, fuente de inspiración, mujer de convicción que el compromiso sagrado cumplió, honrando así su vocación.

Blanca, de quien el imperio aceptó que ni la cárcel la rehabilitó, o sea, que jamás renunció ni a la práctica nacionalista ni a la lucha de liberación, que con amor y entereza nos exhortó a nunca rendirnos no empece el tiempo que nos tome triunfar en la revolución, que nos dejó un legado con un hilo conductor que nos estremece, nos reta, y no nos permite retirar la atención de lo que hay que hacer, y que nos empuja a actuar con firmeza, claridad y sin vacilación, a afirmar la vida al escuchar del clarín el clamor para que de una vez y por todas declarar y establecer la República Puertorriqueña libre que ella soñó liberando por fin a nuestra Nación, para presentarsela en el altar de la Patria a ella y a toda y todo combatiente que nos precedió, en reconocimiento, como ofrenda de suave y agradable olor.

Puerto Rico es esperanza, visión y futuro, es confianza y fortaleza, voluntad de entrar en acción aun cuando otros se sientan inseguros. Puerto Rico es realidad, posibilidad y camino.

Puerto Rico es unidad, osadía y desafío. Puerto Rico es lo que somos y lo que juntas y juntos cada día construímos.

 

Palabras pronunciadas por la autora, al recibir la medalla Blanca Canales.

 

  (0) Comentarios




claritienda Mirando desde adentro