VIII Cena Gala

Opinión / Opinión libre

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Ciudadanía americana ¿para qué?

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por María de Lourdes Guzmán

Publicado: martes, 23 de septiembre de 2014

a discusión que ha surgido al interior del Partido Popular Democrático, en torno a la definición del Estado Libre Asociado, ha tomado un giro peligroso para el sector “soberanista” de ese partido. En la reunión de la Junta de Gobierno del PPD, celebrada el pasado 15 de julio, la facción conservadora del PPD logró imponerse, dando la espalda a la promesa programática de ese partido de impulsar la Asamblea Constitucional de Estatus, para, en su lugar, promover la celebración de un plebiscito. Más recientemente, se creó un comité responsable de auscultar la definición del ELA, ante las diversas proposiciones sobre dicho estatus. El comité estará integrado por los exgobernadores Rafael Hernández Colón y Aníbal Acevedo Vilá, así como por los expresidentes del PPD Héctor Luis Acevedo y Miguel Hernández Agosto, a quienes Ana Lydia Vega, muy acertadamente, llama “monjes del culto muñocista”. La Junta de Gobierno del PPD adoptó una resolución en la que se estableció "que toda definición o determinación sobre el ELA tiene que garantizar la ciudadanía americana por nacimiento, como es actualmente". Así, el sector retardatario del PPD le tiende una nueva trampa al llamado sector soberanista de esa colectividad.

Es realmente inconcebible que un sector que se llama soberanista, acepte como punto infranqueable de su lucha por la descolonización, la ciudadanía americana. Parecen olvidar, que las circunstancias bajo las cuales nos fue impuesta dicha ciudadanía, son una burda expresión del poder imperial de los Estados Unidos sobre Puerto Rico. Así, como parte del adoctrinamiento colonialista, se ha magnificado la ciudadanía americana mientras, al mismo tiempo se menosprecia nuestra identidad y valía como pueblo. Por tanto, lejos de alimentar el enfermizo apego a la ciudadanía americana, los soberanistas estamos llamados a combatirlo, discutiendo el tema, innegablemente importante para muchos de nuestros compatriotas, dentro de su verdadera dimensión. La ciudadanía americana no es indispensable para nuestro desarrollo económico y social, como no lo es para el resto del mundo. Sin embargo, frente a la realidad histórica que ha forzado la migración de miles de compatriotas hacia los Estados Unidos, es moralmente exigible que a todos los puertorriqueños se nos conceda el libre tránsito hacia ese país, como instrumento para relacionarnos con nuestros amigos y familiares en el exilio. Al decir del amigo José Javier Colón Morera: “Por eso, entre otros, cualquier negociación futura sobre el llamado estatus de PR tiene que partir de la necesidad, por lo menos, de garantizar ese libre acceso de los puertorriqueños residentes en la Isla como un derecho adquirido”. La Ciudadanía de EEUU y la mirada a largo plazo, Revista 80grados, 5 de septiembre de 2014. Más allá de eso, la ciudadanía americana no sirve ningún propósito.

Frente al colapso del modelo económico implantado bajo el ELA y a la crisis social resultante, condicionar cualquier esfuerzo por la descolonización de nuestro país a que se mantenga la ciudadanía americana, es prestarse al juego demagógico de las fuerzas colonialistas. Ningún soberanista puede prestarse a ese juego.

El discurso de los “cuatro pilares” institucionalizado por el PPD, del cual forma parte la ciudadanía americana, está hoy, más que nunca, desprestigiado, como desprestigiada está la relación colonial que representa el ELA. El momento exige la discusión valiente y franca sobre la necesidad de que Puerto Rico se encamine hacia el logro de su verdadera soberanía, rompiendo con todos los vestigios coloniales, los reales y los imaginarios. Urge, sobre todas las cosas, la defensa de nuestra nacionalidad.

 

* La autora es abogada y Presidenta del Movimiento Unión Soberanista (MUS).

  (15) Comentarios




claritienda Semilla, cartel Festival 2013