Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Libertad para Nina

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 14 de marzo de 2018

Desde organizaciones feministas, magisteriales, partidos políticos, grupos culturales, organizaciones defensoras de los derechos humanos se unieron este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, para manifestar su apoyo a la joven Nina Droz Franco, en un piquete frente al llamado Tribunal Federal, Tribunal del Gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico. 

La joven Droz Franco, es la única persona de 3 manifestantes que fue arrestada por la Policía de Puerto Rico durante los incidentes en la manifestación del 1 de mayo de 2017, (la cual se llevó a cabo frente a las oficinas de la Junta de Control Fiscal, JCF), cuya jurisdicción fue asumida por el gobierno de EE UU. Desde ese mismo día fue ingresada en prisión, siendo acusada de intento malicioso para causar daño al edificio del Banco Popular Center, lo que interfiere y afecta el comercio estatal y un segundo cargo de conspiración malicioso para pegar fuego con objeto de hacer daño. Como parte de una negociación con la fiscalía Droz Franco, se declaró culpable del segundo cargo, por lo que se supone que el primer cargo se “cae”, es decir no procede. 

Para el movimiento contestatario en Puerto Rico la intervención del gobierno de EE UU en el arresto y su rudo procesamiento contra Droz Franco, tiene el propósito de servir como acto disuasivo contra las manifestaciones de rechazo y u otros actos en repudio a las medidas fiscales impuestas por la Junta de Control Fiscal (JCF), a su vez impuesta por el Congreso de Estados Unidos bajo la llamada Ley PROMESA. 

En tanto la fecha del 8 de marzo cobró doble significado debido a que se suponía que la lectura de sentencia contra Droz Franco fuese este pasado jueves ocho de marzo y fue precisamente el 8 de marzo del 2017, cuando organizaciones feministas celebraron la primera manifestación en contra de la JCF. La lectura de sentencia se espera que sea este miércoles 14 de marzo. 

“A Nina acompañamos este ocho de marzo”, fueron algunas de las consignas de apoyo que se escucharon durante el piquete frente a la Corte federal. Entre los presentes estuvieron la madre de la joven, Aurea Franco Ortiz y su hermano, Carlos Droz Franco. A preguntas de CLARIDAD, Franco Ortiz, comentó que ha podido visitar a su hija de tres a cuatro veces en semana luego de su traslado nuevamente a Puerto Rico, y aunque siempre hay sus molestias por parte de las autoridades las han podido superar. 

En tanto el portavoz del Comité Pro Derechos Humanos de Puerto Rico (CPDH), organización que ha liderado las campañas en favor de la excarcelación de los prisioneras y prisioneros políticos puertorriqueños, expuso sobre la validez del apoyo a Droz Franco. El licenciado Eduardo Villanueva, presente en la actividad, señaló a CLARIDAD que en el esquema jurídico de los EEUU y del gobierno de Puerto Rico no está estatuido, ni reconocido institucionalmente el derecho a la auto determinación e independencia de los pueblos. “Eso es un derecho internacional y un derecho humano porque no existe una violación mas severa a parte de la privación de la vida que privar de la libertad a una nación como Puerto Rico por lo tanto luchar por cualquier persona que haya efectuado acto en defensa de la nación, en defensa del derecho a la auto determinación, en defensa del derecho de los trabajadores a que se respeten los derechos adquiridos por ellos es también consistente absolutamente con la prédica de la defensa de los derechos humanos y eso es lo que ha hecho Nina”. 

Al traer a la atención el que la joven fue la única arrestada y procesada en la esfera federal por los acontecimientos del 1 de mayo dijo que a su juicio la han convertido en un símbolo para disuadir a la lucha de los trabajadores, a la lucha de los estudiantes y en general a la lucha del pueblo de Puerto Rico a su auto determinación e independencia y “por eso este pueblo tiene una deuda ética y moral con Nina”. Además de que la manera en la que la han tratado las autoridades es una injusta y desproporcionada a los actos que se le imputan.

Ante el hecho de que la lectura de sentencia está en manos de la juez Aida Delgado, reconocida por su severidad, Villanueva expresó que la juez Delgado tiene en el historial del Tribunal Federal en Puerto Rico un ejemplo que si lo siguiera pudiera distinguirla de una juez que lo que hace es leer estrictamente el derecho y aplicarlo mecánicamente, y ser una juez con sentido de justicia y con respeto por los derechos humanos. 

Continuó que el ejemplo lo tiene en el juez Hiram Cancio, cuando ante el entonces estudiante Edwin Feliciano Grajal en la época de la guerra fría durante la guerra de Vietnam desafió al gobierno de EE UU y rehusó ingresar al Servicio Selectivo. 

El juez Cancio lo reconoció como un preso de conciencia y en lugar de echarle la pena más severa que podía echar le echó una hora de cárcel. Villanueva acotó que esa opinión del juez Cancio reconociendo lo que es un prisionero de conciencia y un defensor de los derechos humanos de estudia en las escuelas de Derecho como el ejemplo de un juez que toma en cuenta no solo el derecho positivo sino también el derecho natural. “La juez Delgado tiene ahí un precedente, si Delgado quisiera distinguirse de lo que ha sido su carrera represora hasta el momento pudiera utilizar el caso de Nina para distinguirse”, declaró. 

 

A mi Borikén

Durante décadas hemos sido esclavos de una gran potencia que invadió e impuso su bandera, cuando luego de 400 años de coloniaje español íbamos a tener un poco de autonomía.

Persiguió durante décadas a miles de puertorriqueños simplemente por amar su Patria tal cual ellos aman la suya. Condenó su bandera, esterilizó al 75% de nuestras hembras para así poder eliminar al puertorriqueño y reemplazar con el anglosajón.

Tuvo gobernantes norteamericanos tan ineptos, que no conocían nuestro idioma, ni nuestra cultura, sólo por favores políticos. Abusó de nuestros macheteros de la caña. Tuvo tiranos tan grandes como Winship o un Riggs. Un Muñoz Marín que traicionó a nuestro terruño. Negándole su soberanía, negándose al Tydings-McDuffie o el Tydings-Piñero, y su gran mentira de su “Pan, Tierra, LIBERTAD”. Marioneta del FBI por su consumo de chandoo con el Georgie Yee. Georgina Maldonado pudo haber sido una heroína, pero el tirano la eliminó muy temprano. Esos 13 minutos de terror en Ponce nunca serán olvidados. El poco humanismo de La Princesa está impregnado en sus paredes. El dolor, el sufrimiento.

Pero como todo, siempre hay otro lado; gracias a un José, a Vidal Román, al Maestro, al Águila Blanca, a una Blanca Canales. Gracias a los Cadetes de la República, y también a las Hijas de la libertad. Hay muchos villanos en nuestra historia, pero también Héroes /Heroínas. Hay cobardes y valientes. Ésos son los que hacen la diferencia. Los que hacen la historia. Los que no tienen miedo. Los que luchan sin mirar hacia atrás. Los que prefieren morir jóvenes y hacia atrás. Los que prefieren morir jóvenes y hacen algo por nuestra Patria, por nuestra humanidad, que en una cama, viejo y ciego, con remordimiento por haber dejado de hacer las cosas realmente importantes. En toda batalla hay perdidas, pero perdidas no es sinónimo de derrota. Hay que luchar y hacerlo sin miedo. El miedo es nuestro peor enemigo. Tenemos que hacer historia, hacer el bien por nuestra Patria, por nuestro prójimo. En muchas ocasiones he escuchado “no puedo cambiar el mundo”, yo creo que sí. Si puedo cambiar una sola vida positivamente, ya estoy haciéndolo. Es momento de dejar el miedo a un lado. El miedo sólo deja derrota. Qué nadie se deje pisotear, ni permitir ningún tipo de abuso, ni hacia ustedes ni hacia ningún ser vivo. Luchen por lo que crean, por lo correcto. Por nuestra libertad, por los derechos de los que no tienen voz, vivo y muero.

En lucha,

 

Nina

 

 

  (0) Comentarios




claritienda Luzbella