Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: Muñoz Rivera ante el Congreso

Publicado: miércoles, 14 de marzo de 2018

Lo que leerán a continuación es el discurso de Luis Muñoz Rivera, ante el Congreso de Estados Unidos oponiéndose a la ciudadanía americana que les imponía el Proyecto Jones a los puertorriqueños. El Proyecto fue aprobado en 1917 sustituyendo la Ley Foraker, que regía desde 1900 las relaciones entre Estados Unidos y Puerto Rico.

Decía Muñoz Rivera en 1916 dirigiéndose a la Cámara de Representantes de Washington:

“Este bill concede la ciudadanía americana a todos mis compatriotas en su página 5; en su página 6 autoriza a los que no acepten la ciudadanía americana para declararlo ante una corte de justicia y permanecer adictos a su ciudadanía puertorriqueña, y en su página 28 manda que ninguna persona se registre como elector en Puerto Rico si no es un ciudadano de los Estados Unidos. Se permite generosamente a mis compatriotas ser ciudadanos de la única patria que poseen; pero se les elimina del concierto político; se les proscribe de las funciones políticas y, de un solo golpe de pluma se les convierte en parias, y se establece en América, en el suelo de América, protegida por la doctrina de Monroe, una división de casta idéntica a la de los brahmanes y los sudras de la India. La plataforma democrática de Kansas City declaró hace catorce años, que “una nación no puede ser largo tiempo mitad imperio y mitad república, y que el imperialismo en el exterior conducirá rápida e inevitablemente al despotismo en el interior.”

Esas no son frases puertorriqueñas, reflejadoras del espíritu presionabilidad latina, son frases americanas, reflejadoras del espíritu anglosajón, calmoso en sus actitudes y celoso, muy celoso de sus derechos.

“Nosotros profesamos una profundísima consideración a vuestras ideas nacionales; profesadla vosotros también a nuestras ideas regionales. Como representante de Puerto Rico, yo os propongo que convoquéis al pueblo de la Isla a manifestarse en amplio plebiscito sobre la cuestión de su ciudadanía y que dejéis al pueblo de Puerto Rico resolver, por sus votos, si quiere la ciudadanía de los Estados Unidos o si prefiere su propia y natural ciudadanía. Sería extraño que habiéndose negado a concederla mientras la pidió la mayoría del pueblo, os decidáis a imponerla ahora que la mayoría del pueblo la rehúsa.”

 

Publicado en En Rojo 9 al 15 de noviembre de 2006

 

  (0) Comentarios




claritienda Pez en llamas