Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El filtro de la vida

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Marcelo Barros

Publicado: miércoles, 19 de septiembre de 2018

Cada vez más en el sur de Brasil y países del Conosur del continente, organismos de salud pública recomiendan: no salir al sol sin protección para la cabeza y la pele. Es una región donde, durante el día, la exposición al sol puede ser peligrosa para la salud.  El domingo, 16 de septiembre es considerado por la ONU “el día internacional de protección a la capa de ozono”. En 1987, en esa fecha, 46 países firmaron el “Protocolo de Montreal”. Allí, se comprometieron a parar la fabricación de clorofluorcarbono (CFC) para detener la destrucción de la capa de ozono que protege la estratosfera terrestre. 

El ozono es un gas volátil (O3) que se encuentra en la atmósfera. Entre 25 y 30 kilómetros de distancia de la superficie de la tierra, una capa de ozono absorbe la radiación ultravioleta del sol y protege plantas, animales y seres humanos de los rayos ultravioleta. Cuando esa capa de ozono disminuye o desaparece, quedamos expuestos a varias enfermedades y problemas. Eso empezó a ocurrir en los años 70. Desde la firma del documento de Montreal, según los científicos de la Organización Mundial de Meteorología (OMM), la producción del CFC cayó un 76% con respecto a los años anteriores. Sin embargo, en el mercado negro, cada año, todavía se venden más de 30 mil toneladas de CFC, en forma de gas para heladeras y latas de spray. Esto muestra que no basta la ley para cambiar la realidad. Es necesario un cambio cultural. Este es el objetivo del día de la protección a la capa de ozono. El cuidado de protección de la capa de ozono es responsabilidad de los gobiernos y organismos internacionales. Sin embargo, es importante que todos los ciudadanos, entren en esa campaña. Cuando facilitamos la destrucción ecológica, cuando usamos sprays como insecticidas y desinfectantes, estamos comprometiendo la capa de ozono. La incidencia numerosa de ese tipo de práctica en un conglomerado urbano, ya significa un dato importante.

Las Iglesias y religiones creen que Dios es Amor y el universo es obra y expresión de ese amor divino. Cuidar de la Tierra y de la naturaleza es una forma de relacionarse con Dios. En su encíclica sobre el cuidado con la Casa común, el papa Francisco propone una alianza de las religiones en defensa de la naturaleza amenazada y la protección de la vida. El propone una conversión ecológica que signifique nueva sensibilidad en relación al cuidado con la naturaleza y en especial con la capa de ozono que protege la vida. La protección de la capa de ozono, filtro del sol, entra en esa pastoral del cuidado amoroso con nuestro Planeta y con la vida.

  (0) Comentarios




claritienda Claridad tras el lente