Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Deporte Universitario (Parte II)1

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Elga Castro Ramos

Publicado: martes, 3 de abril de 2018

LAI

La Liga Atlética Interuniversitaria de Puerto Rico (LAI) se fundó en el 1929 por tres instituciones universitarias: los Recintos de Río Piedras y Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico y la Poli, como se le conocía al Instituto Politécnico de San Germán, que más tarde pasó a ser la Universidad Interamericana. Luego, en el 1954, se unió la Pontifica Universidad Católica de Ponce. O sea, que por décadas eran cuatro instituciones, dos públicas y dos privadas, las que competían deportivamente. En esos años, la rivalidad llegó a ser bien fuerte y la calidad competitiva, excelente, siendo muchos de los atletas que representaban a Puerto Rico en eventos internacionales, estudiantes atletas. Aunque se competía en otros deportes como el baloncesto, volibol, softbol, béisbol, natación, entre otros, en las pruebas interuniversitarias el llamado Deporte Rey, el atletismo, siempre ha sido el monarca, y su competición, las Justas, el evento cumbre por excelencia. 

Las Justas de Atletismo, que son el evento final de la programación deportiva anual de la LAI, han ido más allá del ámbito universitario y se han convertido en un acontecimiento de importancia nacional y de gran impacto económico. Lo era cuando se celebraban en el Estadio Sixto Escobar en el Viejo San Juan, y lo son sobre todo desde el 1993, que con motivo de la preparación del municipio de Ponce para los Juegos Centroamericanos que se celebrarían en su ciudad, se movieron al sur a dicho municipio. En el 2010, por el mismo motivo, se mudaron a la Sultana del Oeste (Mayagüez fue sede de los Centroamericanos ese año). Regresaron a Ponce en el 2011 hasta el 2015 y luego a Mayagüez en las últimas dos ediciones. Este año, regresan a Ponce. En Ponce, las Justas adquirieron otra escala, pasando a ser un festival deportivo y cultural y de “jangueo”, sobre todo desde que se movieron otros eventos finales para la ciudad en días previos a las Justas, como las finales de baloncesto, natación y porrismo, en lo que se conoce como el Festival Deportivo de la LAI. 

A pesar de que la primera línea del documento de principios de la LAI dice: “el deporte complementa el propósito educativo que es la razón de ser de la vida universitaria”, desde la segunda mitad del siglo pasado se ha incrementado y difundido el reclutamiento de atletas para que sean estudiantes, en vez de ser al revés, siendo la mayoría de los reclutados jóvenes extranjeros y en algunos casos atletas profesionales. La Universidad Interamericana fue la primera que trajo atletas extranjeros, no estudiantes, y así, luego de años con esta política, ganaron por primera vez las Justas del 1965. Luego el Colegio de Mayagüez también empezó a traer muchos atletas extranjeros y así ganaron varias Justas. A menor escala, luego siguieron la Universidad del Sagrado Corazón y la UPR de Bayamón. Es importante distinguir esta política de reclutamiento de atletas establecidos que vengan a representar las universidades en competencias, de los extranjeros que por años han venido a estudiar a Puerto Rico. La última vez que la iupi (UPR Río Piedras) ganó en varones fue en el 1972 y el Colegio en el 1985, siendo esta ocasión la última que ganó una institución pública (desde el comienzo, los recintos de la Universidad de Puerto Rico compiten por separado). Este proceso que comenzó hace décadas, junto con la proliferación en la Isla de universidades privadas que se lucran de fondos federales y que se masifican con bajos requisitos académicos, ha resultado en un cambio radical del panorama del deporte interuniversitario puertorriqueño. En la rama masculina los Taínos de la Universidad del Turabo (UT) fueron los que rompieron el dominio de las cuatro universidades tradicionales, en el 1987 coronándose en el Sixto Escobar, y luego en el 1998 en Ponce, combinando una política de reclutamiento de extranjeros y buenos prospectos nacionales. Otras instituciones copiaron este modelo, y por ejemplo en el 2009 la Universidad Metropolitana (UMET) que junto a el Turabo y la Universidad del Este (UNE) forman parte del Sistema Ana G. Méndez, ganó la rama masculina. Mientras que las féminas, la última vez que una universidad pública ganó, fueron las Jerezanas de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras en el 1999 en Ponce. Del 2000 en adelante, se han dividido el campeonato femenino entre la UMET, la Universidad del Turabo y la Universidad Interamericana. 

Las universidades públicas, encabezadas por el Recinto de Río Piedras, han encabezado las protestas por lo que consideran violaciones a los principios fundamentales de lo que debe ser la competición interuniversitaria, ya que muchos de estos atletas ni siquiera residen en Puerto Rico, tomando algunos créditos electrónicamente e incluso entrenando afuera lo que imposibilita su integración a la vida universitaria puertorriqueña. No sólo, argumentan los detractores de estas políticas, vulneran el principio de competencia y lo que debe ser un estudiante-atleta, sino el principio de amateurismo, ya que algunos han recibido compensaciones económicas por sus competencias internacionales. 

A raíz de estas quejas, la LAI impuso nuevas reglas, incluyendo edad límite para los participantes, años de competencia después de su graduación de escuela superior y límite al reclutamiento de extranjeros por deportes, mínimo de años de estudio, etc. Aún así, la ventaja de las instituciones privadas que reclutan es gigantesca.

En la próxima edición voy a abundar sobre las voces de protesta o los reclamos de reformas, tanto en Puerto Rico, como en Estados Unidos. 

 

NOTAS

1Éste es el segundo artículo de una serie sobre el deporte universitario. En el anterior hablé sobre la tradición del deporte universitario estadounidense.

  (0) Comentarios




claritienda Cortázar