Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

150 años del Grito de Lares: Diario de la Columna del Centenario de 1968

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 19 de septiembre de 2018

Irving Sepúlveda Pacheco

Suplemento Especial

 

Todo comenzó en Yauco. Fue con motivo de la celebración del centenario del Grito de Lares en 1968 que las Misiones José Semidei de Yauco y Agüeybaná “el Bravo” de Guayanilla, organizaciones adscritas al Movimiento Pro Independencia, se unieron con el objetivo de realizar una marcha partiendo desde el pueblo de Yauco para recorrer los pueblos de Guayanilla, Peñuelas, Ponce, Adjuntas hasta llegar a Lares, en conmemoración del centenario del Grito de Lares. Anteriormente se había constituido la Mesa de Lares la cual estaba compuesta por todas las organizaciones patrióticas que se pusieron de acuerdo para celebrar en forma unitaria dicho acontecimiento nacional. 

Los actos protocolarios de la actividad se organizaron el viernes, 20 de septiembre, en la plaza Washington de Yauco, a las 8:30 p.m. bajo un intenso aguacero. Se acordó que la marcha la iba a dirigir los compañeros Radamés Feliciano y Héctor Toro. En dicho acto habló Genaro Rentas dando la bienvenida al acto, y luego Carlos J. Pérez hizo una exhortación a la juventud allí reunida para que se negaran a ingresar al ejército norteamericano. La alocución más impactante fue la de Juan Mari Brás, secreterario general del MPI, quien se dirigió a los presentes desde las 9:15 p.m hasta las 10:15 p.m. donde planteó el saqueo que se iba a perpretar si se dejaba la explotación minera a manos de compañías norteamericanas. Esta actividad fue transmitida por la emisora WKFE de Yauco. Ya formalizada la columna del Centenario, sus componentes, unos 25 en total la mayoría jóvenes, se trasladaron al local de la misión José Semidei de Yauco. A las 10:30 p.m. se personó al local Juan Mari Bras para motivar a los jóvenes allí presentes. Mari Brás estuvo compartiendo por espacio de dos horas, hasta que trajeron un sopón de pollo de la residencia de Rubén Anglada. Los integrantes de la Columna pernoctaron en la Misión de Yauco, se bañaron y desayunaron a las 5:00 a.m. para luego marchar a las 6:55 a.m. y comenzaron a caminar hacia el pueblo de Guayanilla, y a las 6:55 a.m. descansaron por 15 minutos en el barrio Quebradas de dicho municipio. Ya reanudada la marcha a las 7:10 a.m., llegó al pueblo de Guayanilla donde se originó un piquete frente a la oficina del Servicio Militar Obligatorio, y allí se lanzó un cohete para luego descansar en la plaza pública. A las 8:30 a.m. salió la Columna por la carretera #127 donde llegaron al barrio Playa de Guayanilla, a las 9:15 a.m. donde se repartió propaganda política y Radamés Feliciano dio un micromitin de 15 minutos. A las 9:40 a.m. la Columna abandonó el barrio Playa, y tomó por el sector Peñoncillo de la carretera 127 en dirección hacia la residencia de Diego Soto, en el barrio Tallaboa de Peñuelas donde llegaron a las 11:30 a.m. En el sector “el Pueblito” de Tallaboa le negaron agua a los participantes de la columna. Se almorzó en la casa de Soto partiendo a la 1:30 p.m. Durante 20 minutos se descansó en el barrio El Tuque de Ponce y se repartió propaganda en las fábricas del sector. La emisora WPAB entrevistó a Rafael Feliciano. En Ponce Carlos J. Pérez dio un mitin y se procedió a circunvalar la plaza de Ponce y repartir propaganda en alusión al centenario del Grito de Lares. La columna pernoctó en la Misión del MPI, en la calle Concordia donde se sirvió la cena a las 7:30 p.m. A las 10:00 p.m. se apagó la luz y a las 4:00 a.m. llamaron para el desayuno. Ya a las 5:00 a.m. se reanudó la marcha hacia Adjuntas, a las 6:00 a.m. se descansó en el barrio Maguelles de Ponce, a las 7:45 a.m., y se procedió la marcha hasta llegar a Corral Viejo, a las 9:15 a.m. donde José L. Pérez habló sobre el Servicio Militar Obligatorio, y su hermano Carlos ofreció un discurso obre la historia del Grito de Lares. La marcha se reanudó a las 10:38 a.m. Antes de llegar al pueblo de Adjuntas procedieron a darse un chapuzón en el río de ese pueblo y se descansó por mucho tiempo.

Al llegar a Adjuntas a las 8:00 p.m. la marcha coincidió con una caravana del PNP. El chofer de un jeep de esa caravana le arrebató una bandera de Puerto Rico a uno de los integrantes del la Columna y la rompió. Varios integrantes trataron de golpear al individuo pero este se montó rápidamente en el jeep y huyó no sin antes atropellar a un compañero de la Columna que afortunadamente salió ileso. Luego otro chofer de un camión trató de obstruir la marcha, y Rubén Anglada ubicó su cuerpo al frente de una de las gomas del camión para impedir su marcha. El camión se detuvo y el chofer se quedó en la cabina porque sabía lo que le esperaba si se bajaba del vehículo. (Los militantes del MPI solíamos llevar bates de pelota a las actividades políticas como asta de la bandera para repeler cualquier intento de agresión, inclusive de la policía.) Los componentes de la Columna agarraron palos y bates para retar a los de la caravana del PNP que querían obstaculizar el transcurso de la marcha. Carlos Pérez y Genaro Rentas dominaron la situación llevando a todos los integrantes al centro de la plaza municipal, e improvisaron un discurso bien agresivo en contra del PNP de Ferré y García Méndez. En este discurso Carlos Pérez arremetió contra la policía y recalcó que el MPI no se iba a quedar de brazos cruzados ante un ataque del cuerpo policiaco ni mucho menos de las turbas republicanas. El mitin finalizó a las 10:30 p.m. Aesa hora el grupo fue trasladado a Utuado, a una casa de un militante del MPI de apellido Matos. Se acostaron a las 12:00 p.m. y se levantaron a las 3:00 a.m. De allí fueron trasladados en un camión y una guagua al cruce entre Lares y Utuado para luego proseguir la marcha a las 5:30 a.m. Se descansó a las 8:00 a.m., a las 10:45 a.m. por 15 minutos. La Columna llegó al cruce de la colindancia entre Lares y Utuado a las 11:30 a.m. y almorzaron a las 12:00 a.m. A las 2:30 p.m. se reanudó la marcha hacia Lares donde la Columna del Centenario fue recibida con aplausos, con música patriótica y con las consignas revolucionarias: “Jíbaros sí, yanquis no, A Vietnam yo no voy porque yanqui yo no soy, No le digan FUPI díganle candela” y muchas otras.

 

  (0) Comentarios




claritienda Amores que luchan