Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: Capital

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 3 de abril de 2018

En su edición del  mes de febrero de 1968 –hace 50 años– la revista marxista estadounidense Monthly Review publicó un trabajo importante que examinaba el concepto de Capital. El mismo, titulado “A road to socialism”, fue escrito por Shigeto Tsuri, uno de los colaboradores de la publicación en ese entonces. Pero hay temas que no pierden su vigencia, sobre todo en esta etapa de la historia cuando el capitalismo sin freno monopoliza las economías, causando estragos como la desigualdad rampante que existe hoy en buena parte del mundo. Por eso, y como un recordatorio de lo que Carlos Marx trató de advertirle al mundo, Monthly Review –que aún existe y está “vivita y coleando”– reprodujo nuevamente la siguiente cita de dicho artículo, en su edición de febrero de 2018. Por su pertinencia  en el Puerto Rico actual, se traduce y reproduce en CLARIDAD.

“La palabra Capital se utiliza deliberadamente en su acepción como unidad básica de actividad económica bajo el capitalismo, el cual tiene como propósito primordial su auto engrandecimiento mediante la búsqueda de la máxima ganancia. La etapa inicial del desarrollo del Capital fue su adopción de la categoría Trabajo. De hecho, el capitalismo nació como categoría histórica cuando convirtió el Trabajo en una mercancía. Así, el Capital comenzó  su adopción de otros Capitales, siendo este el fenómeno característico de esta era de concentración y centralización. Luego, inevitablemente, surgió la etapa donde el Capital adopta la categoría Mercado. En más de una esfera de actividad económica, el Mercado no es ya el lugar donde compradores y vendedores, independientes y numerosos, se congregan y compiten unos frente a otros para lograr consumar determinadas  transacciones. Participa, más bien, de las características de un departamento de ventas en un monopolio, no solo con precios manipulados por el monopolista, pero también con una demanda por mercancías previamente diseñada por éste. Así, la soberanía del consumidor ha cedido ante la soberanía del productor, y una gran porción de la demanda de consumo bajo el capitalismo “afluente” consiste de lo que se denomina “demanda condicionada”, la cual tiene un grado peculiar de flexibilidad en respuesta a condiciones socio sicológicas subliminalmente diseñadas por el que vende”.

  (0) Comentarios




claritienda Decir no, no basta