Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Testimonio Libresco: Poesía completa para corazones rotos

Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)

Publicado: martes, 3 de abril de 2018

Zahira Cruz-Gómez/Especial para En Rojo

 

“ Ni con delicadeza ni con cuidado. Acaso tiene delicadeza vivir  romperse el alma.“  (1951) Rabindranath Tagore

Una de las tantas veces que se me ha roto el corazón -han sido muchas y por diversas razones-, me pusieron un libro de poesía en las manos. Suena a cliché, lo sé. Pero es casi inevitable que no se establezca la conexión, creo que automática, entre las cosas del corazón y este género. El caso es que a veces soy clichosa y, como muchos, también busco regocijarme en el arte, especialmente en la música y la literatura cuando siento que ya no queda nada. Esto quiere decir que siempre me encuentro entre la música y los libros. Y no lo hago necesariamente para mejorar mi estado de ánimo, sino para vivírmelo a plenitud. Con ello reivindico la tristeza y mi derecho a sentirme triste las veces que así sea. Porque sentirse triste también debe estar permitido en estos tiempos en los que por todos sitios te venden alegría en una caja y te obligan a sonreir, porque disque la vida es bella. Pues no, -y hablemos de la belleza como de la felicidad- la vida no es bella. En todo caso, esa belleza hay que trabajarla, porque en sí misma la vida, bella bella no es. ¡Reconozcámoslo de una vez! No es pesimismo sino claridad de juicio, capacidad de valoración, constatación de la realidad, pero sobre todo, valentía. Y en ello sí que hay belleza, en ese reconocimiento que resulta como el desvelamiento de un misterio. Pero como no pretendo hacer de esto un tratado filosófico, me limitaré a comentar el bello libro de poesía que me pusieron en las manos una tarde de octubre de 2014, cuando ilusamente pensaba que no podría estár más triste y defraudada de la vida. 

 

Se trata de la Poesía completa de la uruguaya Idea Vilariño (1920-2009), donde encontré la voz que necesitaba escuchar aquella tarde. Este libro publicado por la editorial Lumen, guarda la belleza de una voz descarnada y visceral. Que habla de la existencia, el amor y la muerte, dejándo de lado las metáforas sublimes y embellecedoras, para vociferar crudamente que la vida duele y que, en ocasiones, se torna insoportable. Vilariño canta en su poesía, a ritmo de bolero, lo terrible de la vida, y con tono en ocasiones suplicante, pero con toda libertad y desenfado, solicita el socorro de la muerte. A pesar de ello, no debemos confundirnos, este no es un libro tétrico sino un libro rebosante de vida vivida, por eso dolorido y profundamente humano. Idea Vilariño, la poeta, quien además fue crítica literararia, compositora de canciones, traductora y educadora, me cautivó desde el primer día por su expresión valiente y poderosa, capaz de cantar la desdicha con elegante dignidad. Reconociendo con ello que también estas emociones -menos agradables que las típicas reconfortantes que prefieren leer algunos- conforman nuestra existencia. Admitir esto, es para mi, un ejercicio de sinceridad y un gran gesto de liberación que puede en alguna ocasión hasta salvarnos la vida. Leer a Vilariño en estos tiempos en los que la alegría y el éxito son obligatorios es, además, un ejercicio de resistencia contra lo establecido. 

Zahira Cruz-Gómez es guitarrista y posee una maestría en Estudios Hispánicos. Es lectora voraz y escribe sobre la vida. Leer es parte importante en esa historia.

Idea Vilariño perteneció a la misma generación de Onetti, Benedetti y el crítico Rodríguez Monegal, con los que formó la revista literaria Marcha. FundóBrecha en la que permaneció hasta 1993. Murió en 2009.

 

  (0) Comentarios




claritienda Cartel Elizam