Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Los Boricuas en las Grandes Ligas… en el 2018

Francisco Lindor
Ver foto galeríaVisita la foto galería (5)
Perfil de Autor

Por Elga Castro Ramos

Publicado: martes, 9 de octubre de 2018

El otro día aprendí que la canción que se canta en la séptima entrada, “Take me Out to the Ball Game” había sido escrita en honor a una mujer que le pedía a su esposo que la llevara a un juego de béisbol. Lo leí en un artículo que decía lo poco que el béisbol, en este caso las Grandes Ligas (Major League Baseball), “quería a las mujeres”. Aunque ese es tema para otro escrito, y me suscribo totalmente al planteamiento, siempre tengo el recuerdo de mi abuela paterna, Beba (Yiya para los demás), sentada en el borde del sofá, a las tantas de la noche, hasta que terminara el último juego televisado de béisbol. Y la imagen es más específica aún, es ella con la sección que escribía José “Pepe” Crescioni en el periódico El Nuevo Día, titulada “Boricuas en Grandes Ligas”. Así, mi querida abuela, apasionada del béisbol, seguía las Grandes Ligas mirando con lupa a sus compatriotas de la mano de la guía diaria que ofrecía el gran Crescio. Y así, como mi Abuela, asumo que hay muchísimos boricuas en la Isla que siguen el béisbol de las Mayores para ver qué hacen los peloteros puertorriqueños. Aunque sería interesante hacer un estudio empírico para determinar las aficiones de los boricuas en la Isla a los equipos de Grandes Ligas, sin duda va variando de acuerdo a dónde estén jugando y destacándose los boricuas. Por ejemplo, mi padre, Yankee total, le tenía gran cariño a los Gigantes de San Francisco por su ídolo Orlando “Peruchín” Cepeda. Es notable la cantidad de personas en Puerto Rico que son aficionados de los Cardenales de San Luis por las hazañas del cátcher Yadier Molina, cuando en esa ciudad de Missouri no hay una diáspora puertorriqueña notable. 

En las décadas que llevan puertorriqueños jugando en las Grandes Ligas, ha habido altas y bajas en su desempeño. De niña me encantaba ver a Roberto Alomar volando por los aires, o el poder ofensivo de Juan “Igor” González. Aún en los años en que no habían grandes estrellas puertorriqueñas en las Grandes Ligas, y esto se veía reflejado, por ejemplo, en una floja participación en las Series del Caribe, siempre los puertorriqueños en general siguen este campeonato porque el béisbol es un deporte que gusta mucho en nuestra Isla. 

El auge en la calidad del béisbol boricua en los últimos años se puede medir de muchas maneras. Por ejemplo, los Criollos de Caguas han sido los últimos dos campeones de la Serie del Caribe (2017, 2018), luego de una sequía de diecisiete años, desde que aquel equipo de ensueño ganara en el 2000. En los recién concluidos Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Barranquilla, Colombia, Puerto Rico ganó la medalla de oro, liderados por el dirigente Juan “Igor” González. Y en los últimos dos Clásicos del Caribe, que es un “de facto” Mundial de Béisbol, Puerto Rico ha llegado sub campeón. Pero fue ese último subcampeonato, el del llamado “Team Rubio”, el que puso de relieve el momento glorioso que vivía nuestro béisbol. Por ejemplo, el “infield” incluía a Javier Báez, Carlos Correa y Francisco Lindor. El gerente general de ese equipo, y también el de los bicampeones Criollos de Caguas, era Alex Cora. En un periodo de tres años, estos cuatro nombres pasaron a ser noticia de primera plana en el béisbol estadounidense. Junto con el relevista Edwin “Sugar” Díaz, que también tuvo una temporada de ensueño, estos son los Boricuas de Grandes Ligas del 20181:

 

Francisco “Paquito” Lindor

Francisco Lindor se ha convertido en uno de los jugadores favoritos, no solo de los boricuas, sino de los aficionados y la prensa estadounidense que les encanta su manera de jugar, combinado con su alegría contagiosa. Los números de esta temporada son impresionantes y tuvo un gran rol en la gran campaña de los Indios de Cleveland. 

 

158 juegos • 129 R (Co-líder de las Grandes Ligas) • 183 H  • 42 2B  • 2 3B  • 38 HR  • 92 RBI 

70 BB  • 25 SB  • .277 AVG  • .976 FPCT

 

Javier Báez

El campocorto de 25 años tuvo una temporada de ensueño con los Cachorros de Chicago, con los cuales ya tiene una sortija de campeón. Sus números lo llevaron a ser considerado un fuerte candidato al premio de Jugador Más Valioso (MVP), aunque el auge del jardinero derecho de los Cerveceros de Milwaukee Christian Yelich en las últimas semanas de la temporada lo relegó un poco en las apuestas. 

 

.290 AVG • 34 HR • 111 RBI • .326 OPB

 

Carlos Correa

Aunque esta temporada no ha estado bien debido a lesiones, el actual campeón de las Grandes Ligas sigue teniendo gran relevancia en los Astros de Houston, serios contendores a repetir su campeonato y Correa aún tiene un gran futuro. El Novato del Año del 2015, ya ha sido elegido al Juego de Estrellas y es una pieza clave de los Astros de Houston.

 

Edwin “Sugar” Díaz

El relevista de 24 años tuvo una temporada inolvidable, con varios records para su organización, los Marineros de Seattle, y entre los puertorriqueños. Cuando el 10 de agosto logró su salvamento 44, rompió el record de Roberto Hernández de más juegos salvados para un boricua en las Grandes Ligas. Apenas 14 días después, el 24 de agosto, con su salvamento 49, rompió el récord de juegos salvados de los Marineros de Seattle, que pertenecía al dominicano Fernando Rodney. Y al siguiente día se convirtió en el jugador más joven de la historia de las Grandes Ligas en salvar 50 juegos. Con sus 57 salvamentos fue el líder de las Mayores. Ya como cerrador de Puerto Rico en el Clásico de Béisbol de 2017 salvó dos juegos en la segunda ronda, contra la República Dominicana y contra Estados Unidos, y se anotó la victoria en el agónico partido que se fue a entradas extras contra Holanda. 

 

73 apariciones • 57 salvamentos (líder de las Grandes Ligas) • 1.96 ERA  • 73.1 IP  • 17 BB 

124 K 

 

Alex Cora

El dirigente de las Medias Rojas de Boston en su debut en las Grandes Ligas rompió el record de victorias para una temporada del centenario equipo de Boston (108). Siendo apenas el segundo dirigente boricua de un equipo de las Grandes Ligas, también rompió el récord de victorias para un puertorriqueño dirigiendo en las Mayores. Hay atletas que son campeones con sus habilidades atléticas y otros que llegan lejos añadiendo una buena dos de inteligencia y trabajo organizativo, Cora parece ser uno de esos, ya que aunque tiene un anillo de campeón, precisamente con las Medias Rojas de Boston, se ha destacado muchísimo más en la faceta de gerente y ahora de dirigente. Como comentara previamente, en apenas dos años como Gerente General de los Criollos de Caguas, los llevó al bicampeonato nacional y posteriormente al de la Serie del Caribe. Igual, su trabajo en el equipo nacional en el Clásico de Béisbol en el 2017 fue impecable. Como técnico asistente de los Astros de Houston también ganó un anillo de campeón. Ahora, su debut en las Grandes Ligas no puede haber sido mejor, dirigiendo a una organización ganadora y exigente, como lo es Boston, y además rompiendo barreras al ser el primer no blanco en dirigir a este equipo que tardó en romper la barrera racial. Con el mejor récord de todas las Grandes Ligas, Cora llegó a la postemporada con ganas de añadir otra sortija. 

Y así, esta camada de boricuas en las Grandes Ligas hacen noticia aquí y allá y vuelven a poner a Puerto Rico en el mapa del béisbol.

 

1Hubo otros puertorriqueños que tuvieron actuaciones notables, como los jugadores de los Gemelos de Minnesota Edwin Rosario y el que estuvo cerca del juego perfecto, José Berríos y el hijo del exaltado al Salón de la Fama  Iván Rodríguez, Dereck Rodríguez, lanzador de los Gigantes de San Francisco.

 

  (0) Comentarios




claritienda La deuda