Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: Blanca Canales Clara de pensamiento, entera de voluntad, maciza de propósito

Publicado: miércoles, 24 de octubre de 2018

“Mi estado de ánimo era sereno y decidido. A mi edad (me faltaban 3 meses para cumplir 44 años y seis años para cumplir 20 como trabajadora social) y después de pertenecer al Partido Nacionalista por 19 años, comprendía que la lucha que íbamos a entablar era de vida o muerte y cuando menos iríamos a la cárcel al ser vencidos por las fuerzas con que cuenta el imperio yanqui, entre éstas la llamada guardia nacional, contar con la policía insular que asesorada por el F.B.I. vigilaba y perseguía a todo puertorriqueño que luchase por la independencia de Puerto Rico, aun por los medios pacíficos. Comprendí que era la única oportunidad de dar una sonada que repercutiera en el mundo entero para que supiera que aquí había un pueblo que quería ser libre, y cuando mayor fuese el levantamiento y más días durase mejor sería. A pesar de las desventajas tan grandes con que luchamos y de que casi todo fue improvisado debido a que aún no era la hora de la revolución y hubo que adelantarla, el pueblo de Jayuya estuvo en manos de los revolucionarios tres días, y tuvieron que bombardearlo y luego ocuparlo por la llamada guardia nacional, la confabularia, y la guardia cipaya”.  

Ya Blanca había tomado juramento a los combatientes. Ella narra así lo sucedido esa heroica mañana. “Yo bajé al patio y Carlos llamó a la mayor parte de los hombres al sótano pues Elio seguía dando órdenes para resolver otros asuntos. Entonces yo entré al sótano y les dije a aquellos compañeros que hacía varios días habían detenido la escolta de don  Pedro mientras regresaba de un mitin en Fajardo, que el momento era uno de peligro y que había que jugarse el todo por el todo. No sé cuántas cosas meas les dije pero terminé diciéndoles que marcharíamos al pueblo y entonces desplegando la bandera le pedí que juraran defender esa bandera y la libertad de Puerto Rico y a don Pedro, con la vida misma. Entonces  les grité: ¡juren de rodillas!. Simultáneamente Carlos Irizarry se arrodilló e hizo un gesto a los hombres, los que se arrodillaron y al oír la voz potente de Carlos que decía “Lo juro” ellos lo repitieron casi al unísono. Entonces se levantaron y salimos fuera del sótano.”

Fue con ese ánimo sereno y decidido que Blanca, según su propio recuerdo, escuchaba por la radio los informes de lo que ocurría en el resto del país y le resumía la situación a Carlos Irizarry y Elio Torresola. fue con la valentía que ese ánimo le proveyó que fue al pueblo a cortar los alambres de la telefónica, desplegó la bandera desde el balcón del  hotel Riverside, declaró la República dando vivas a Puerto Rico libre y llevó, herido de muerte a Irizarry al hospital en Utuado. Escuchemos sus propias palabras:

…“procedía a ubicarme en el balcón. desde aquí se dominaba casi todo el pueblo y mirando hacia abajo vi que salía humo del sitio donde estaba el cuartel pero no oí tiros ni se podía ver a los hombre que lo atacaban. Enseguida yo procedí a desplegar la bandera puertorriqueña tomándola por el extremo  donde está el triángulo azul y dejando que cayese hacia abajo. Así la agité muchas veces mientras daba vivas a Puerto Rico libre e invitaba a la gente, que se iba aglomerando, a sumarse a la revolución.”

 

Fragmento del articulo de Margarita Mergal publicado en CLARIDAD del 30 de noviembre del 2001.

 

  (0) Comentarios




claritienda Cortázar