Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

WIPR-Radio ¿Y los chavos, dónde están?

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: miércoles, 24 de octubre de 2018

Tres senadores emplazaron a la dirección de la Corporación Pública de Radio y Televisión WIPR a que responda dónde está el millón y medio de dólares del Taller Dramático de Radio, que se encuentra inoperante desde el año pasado. 

En conferencia de prensa, los senadores Juan Dalmau Ramírez, del Partido Independentista Puertorriqueño (PIP), José Vargas Vidot, senador independiente, y Cirilo Tirado del Partido Popular Democrático, advirtieron sobre posibles irregularidades en el uso de la asignación de $800,000 anuales que destina la Ley 146/2011 para el Taller, y que según el Departamento de Hacienda han estado llegando a la Corporación desde la creación de la ley. Sin embargo, los senadores denunciaron por voz de Dalmau Ramírez que cuando llegó la última asignación correspondiente al año fiscal 2017 a 2018 se usaron $400 mil para pagar una deuda anterior. Pero no se ha dicho qué se hizo con los $800 mil que llegaron entre abril y junio de 2017. Mientras, el año pasado los miembros del taller dramático fueron llamados a trabajar a tiempo parcial algunos días en el mes de septiembre y con una rebaja de 10% en sus contratos. 

Antes de que finalizara el mes de junio de 2018, la gerencia les solicitó a los actores los documentos para la renovación o la extensión de los contratos. La Corporación había confirmado que al no haberse trabajado a tiempo completo quedaba un sobrante de $100,561.96 con el cual se podía seguir trabajando hasta que llegara la asignación fiscal 2018 a 2019. No obstante, hasta el presente no se ha firmado ningún contrato. “Ahora, más de 30 actores de primer orden que le han servido bien a Puerto Rico los tenemos en condiciones de pobreza, echados a un lado”.

El senador por el PIP calificó de vergonzoso el contraste que hay en que al Gobernador “no le tiembla el pulso” en momentos de asignarles pautas a artistas comerciales y, sin embargo, no hace lo mismo con los artistas que cultivan nuestra identidad.

Los senadores subrayaron que la Ley 146 establece que los fondos son para “sufragar el pago de los actores y actrices, los gastos de producción y garantizar anualmente la continuidad de programación radial consistente en los siguientes géneros: programas culturales, cápsulas de contenido histórico, novelas, musicales, miniseries y unitarios con temática puertorriqueña”.

Los senadores censuraron el que la excusa de la Corporación para que no esté operando el taller sea que ahora están esperando a que lleguen los fondos aprobados por la Junta de Control Fiscal, que debe liberar la Oficina de Presupuesto y Gerencia. Según ha surgido en vistas públicas de la Comisión de Hacienda del Senado, ahora nadie sabe decir qué ha pasado con el dinero.

Tanto Dalmau Ramírez como Cirilo Tirado, coincidieron en catalogar la acción de la gerencia de WIPR para con el Taller como de “terrorismo” contra la cultura puertorriqueña. Dalmau Ramírez sostuvo que la expresión de “terrorismo cultural” es una con precedentes y que no es un elemento aislado, ya que ha recibido en su oficina denuncias del desmantelamiento del currículo de Bellas Artes del Departamento de Educación (DE). 

En tanto, Vargas Vidot reveló que parte de los fondos del pasado año fueron utilizados en la grabación de audiolibros y en la traducción de una novela japonesa. “Dudo que la traducción de una novela japonesa tenga un atractivo cultural. Los audiolibros nunca se usaron”. El senador también cuestionó si el presupuesto que se utilizó era del Taller o del DE.

Los senadores le exigieron a la gerencia de WIPR que rinda cuentas claras de dónde están los $400 mil desaparecidos de los fondos de la Ley 146/2011, a que cumpla con la ley para el uso de los fondos y a no tomar represalias contra los actores y actrices que han levantado su voz para garantizar la continuidad del Taller.

  (2) Comentarios




claritienda La contrarrevolución cubana