Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Breves de junio

Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por María Cristina

Publicado: miércoles, 1 de junio de 2016

Comenzaron a mediados de mayo y deben permanecer en cartelera algunas semanas más a pesar de que X-Men: Apocalypse y The Angry Birds Movie acaparan casi todas las salas de cine comerciales. En los cines de Fine Arts las comedias españolas permanecen meses en cartelera (Embarazados, Ocho apellidos catalanes) mientras esperamos por las anunciadas para pronto estreno que nunca llegan. Pero aún con todos estos tropiezos comento tres muy buenos filmes que se colaron en estas carteleras asfixiantes.

 

Money Monster 

(directora Jodie Foster; guionistas Jamie Linden, Alan Difiere, Jim Kouf; fotocinematógrafo Mathew Libatique; elenco George Clooney, Julia Roberts, Jack O’Connell, Dominic West, Caitriona Balfe, Giancarlo Esposito, Christopher Denham, Lenny Venito, Emily Meade, Condola Rashad)

 

No importa lo que deduzcan de los avances la historia es no solamente complicada sino con un tono de crítica social y política que va desde lo trivial de las noticias, el protagonismo de locutores haciéndose pasar por periodistas informados hasta los engaños continuos para agrandar las fortunas personales y ser capaces de jugar con las vidas de miles de trabajadores. Las primeras escenas de este filme nos parecen conducir en dirección contraria cuando Lee Gates (Clooney) hace su montaje conocido para dar a conocer las más recientes inversiones que recomienda a los televidentes y manejadores del Internet. Todo parece una payasada hasta que uno de los que tomó sus consejos en serio aparece ante las cámaras para exigir que digan la verdad. Pedir esto de este mundo de inversionistas y creyentes en que el dinero lo mueve y lo puede todo es una imposibilidad ya que su éxito se basa precisamente en la mentira, el engaño y la decepción.

Gates personifica toda la falsedad de Wall Street y su programa se presta para azucarar la multiplicación de dinero que unos cuantos—comparado con la población total—ganan y acumulan a través de su vida. Y, como nos recuerdan a través del filme, todo es legal y los que pierden lo poco que tenían nunca pueden recuperarlo ni ganar un caso en corte. Ese es el sistema económico en que se basa el capitalismo devorador del siglo XXI. Con muy buen tempo—ya que la trama dura tan solo una mañana y tarde—Money Monster presenta los tentáculos de los manejadores de dinero hasta el punto de provocar crisis sociales en otros países para poder hacer todavía más dinero en sus inversiones. Esas son precisamente los fondos buitres/vulture funds que nos rondan en estos momentos.

 

Miles Ahead

(director Don Cheadle; guionistas Steven Baigelman y Don Cheadle; fotocinematógrafo Roberto Schaefer; elenco Ewan McGregor, Don Cheadle, Michael Stuhlbarg, Emayatzy Corinealdi, Keith Stanfield)

 

En una entrevista para Rolling Stone de marzo de este año, Don Cheadle cuenta las dificultades para filmar una película alrededor de la figura musical de Miles Davis (1926-1991). Si uno quiere proponer su propio estilo y no seguir el género del bio-pic es muy difícil conseguir el presupuesto necesario para producirlo. Tomó bastantes años llevar esta historia a la pantalla con un director que quería apartarse de los dramones familiares de figuras afroamericanas de la música como Bird (1988), Ray (2004), Get on Up (2014), todas dirigidas por directores blancos. Traigo este detalle porque Cheatle lo hace en su entrevista al decir que para poder atraer a inversionistas a su proyecto y al no tener un nombre ‘atractivo’ como director, le añade a su historia un personaje blanco: un periodista/escritor que acompaña a Miles en su ‘aventura‘ de 24 horas. Cheadle no dice esto como algo ofensivo sino como la realidad del medio en que trabaja.

Con una cámara que lo mismo distorsiona la centralidad de la toma y que parece caer y marearse, Miles y su nuevo ‘socio’ blanco, Dave, van en búsqueda de las grabaciones robadas por un productor disquero mafioso que está dispuesto a enfrentarse con armas y golpes para asegurar una ganancia en producir las nuevas composiciones del músico. Aunque la trama principal cubre poco menos de un día y una noche y se centra en esta aventura muy arriesgada—que incluye alcohol, cocaína, puños, disparos, lenguaje súper violento y amenazante—el momento fue muy importante en la vida musical de Miles. A estos cinco años (1975-1980) se le llamó el periodo seco de su producción musical aunque el filme comienza cuando ya ha vuelto a sus composiciones y se mira atrás a este día donde también se incluye recuerdos de su relación amorosa y tormentosa con su esposa, la bailarina Frances Taylor. La actuación, dirección y estilo cinematográfico de Cheadle es excelente y la música transformadora (Cheadle es intérprete y estudioso de la música desde niño y en este filme se vuelve parte del grupo que interpreta la música de Miles).

 

The Meddler

(directora y guionista Lorene Scafaria; fotocinematógrafo Brett Pawlak; elenco Susan Sarandon, Rose Byrne, J.K. Simmons, Jerrod Carmichael, Cecily Strong, Lucy Punch, Jason Ritter, Jo Jordan)

 

Es una historia sencilla pero muy amorosa y quizá porque me siento parte de las situaciones que se presentan en el filme m encantó cómo se exponen los conflictos de relaciones. No es solamente que Marnie, viuda hace apenas 2 años después de 30+ años de pareja, insiste en conectar con su hija Lori como madre que quiere resolverle la vida y garantizarle su felicidad—algo que entendemos es una imposibilidad—si no que ahora necesita fraguar nuevas amistades para dar sentido a una nueva vida donde le sobra el tiempo. Marnie trata de no inmiscuirse en la vida amorosa de Lori pero al verla sufrir su más reciente rompimiento se acerca quizá demasiado a su vida personal. Trata de no tomar como personal el rechazo de Lori y por eso comienza a buscar situaciones donde aprecien su presencia y ayuda. Sus nuevas amistades—a quienes ayuda desproporcionadamente—son un joven afroamericano que estudia de noche y ella le da pon, una amiga de Lori que siempre necesita “babysitting” para poder salir con su pareja lesbiana, cuido de la casa y perros de Lori mientras está en NY y asistir a baby showers y preparar bodas para otras amigas de su hija. Esto puede llenarla por el momento pero el vacío sigue ahí.

The Meddler, la entrometida, es una sutil comedia donde nos reímos la mayor parte de las veces de las situaciones creadas y luego enredadas por Marnie (como cuando Lori le aconseja ir a una psicóloga y Marnie pasa la sesión hablando de su hija en vez de sus propias inquietudes). Pero también es un acto de saneamiento donde una mujer comienza el camino para trazarse una nueva vida basada en la experiencia y el amor de ese pasado cercano pero con la visión de que queda mucho camino por andar y ella quiere ser parte de esa nueva aventura. Susan Sarandon tiene un dominio total de la palabra, los silencios y los gestos para decir e insinuar tantos pensamientos y emociones. La directora y guionista tiene a su haber el excelente filme independiente, Seeking a Friend for the End of the World.

 

  (0) Comentarios



claritienda La contrarrevolución cubana