colecta copy
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Las Patronas: Mujeres que viven la solidaridad

Norma Romero Vázquez
Foto por: Eduardo Meléndez
Ver foto galeríaVisita la foto galería (3)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 14 de junio de 2017

Es 14 de febrero de 1995. Dos hermanas mexicanas salen de su casa a pie para buscar pan y leche al mercado. De regreso a su hogar, ubicado en la comunidad Las Patronas en Veracruz, México, cerca de las vías de un tren de carga, escuchan las voces de personas que comenzaron a asomarse por los vagones del tren y les gritaban: “madres, danos su pan”.

Las hermanas imaginaban que los hombres que iban de paso sobre el techo del ferrocarril eran mexicanos que no tenían dinero para comprar el boleto del tren y por tal razón, iban montados sobre la máquina para trasladarse de un lado a otro dentro de México. Ellas optaron por darles a los hombres los comestibles. Tan pronto llegaron a la casa y la madre les preguntó por los víveres, las hermanas contestaron: “La gente que va ahí –en el tren– tiene hambre”. 

Así, sin conocer nada sobre el tema de la migración centroamericana, las hermanas junto a su madre y otras mujeres comenzaron una ardua, pero importante labor social que se mantiene firme en la actualidad. 

Es 6 de junio de 2017. Una de esas hermanas recuerda y narra en CLARIDAD los inicios de esa gesta solidaria que emprendieron en 1995 y que hoy, luego de 23 años, es conocida en muchos países del mundo. Norma Romero Vázquez, es una de las 15 mujeres mexicanas que conforman el colectivo Las Patronas, el cual se dedica a regalarles comida y agua a los más de 400 mil migrantes centroamericanos que anualmente se destinan a Estados Unidos en el techo del tren de carga, mejor conocido como “La bestia”. La organización de mujeres recibió ese nombre en honor a la Virgen de Guadalupe, patrona de la comunidad. 

De 30 porciones que cocinaban en los inicios, ahora guisan 20 kilos de frijoles y 20 de arroz, además de confeccionar tortillas de maíz y añadirle una lata de atún y pan dulce a cada una de las decenas de bolsas que preparan a diario, narró Norma.

“Conforme iban pasando los años, veíamos que la gente iba aumentando, que la mayoría de los jóvenes que vi eran de 18 a 30 años y que después en el 2010 empezamos a ver a las mujeres, a las jovencitas y posteriormente a las familias. Hoy en día, vemos a las personas mayores que vienen con sus familias”, sostuvo Norma en aras de marcar una diferencia en los grupos migratorios a través del tiempo. Al parecer, en los últimos años ha acrecentado la presencia de mujeres y niños en el también denominado “tren de la muerte”. 

Romero Vázquez es vocera de Las Patronas, organización que se ha limitado a menos de una veintena de mujeres porque las que en algún momento han pretendido unirse creen que el gobierno de México subsidia el proyecto o que los migrantes les dejan dólares, por lo que podrían generar dinero de la labor. Al darse cuenta de que el trabajo es completamente voluntario, desisten de la idea. 

La visita a Puerto Rico de Norma y de Rocío Casanueva, especialista en temas de migración centroamericana y académica de la Universidad Iberoamericana de México que apoya la gesta de Las Patronas, fue gracias a Red de Esperanza y Solidaridad (REDES), organización sin fines de lucro, con sede en Caguas, que por 40 años se ha encargado de concientizar sobre la desigualdad y la injusticia que padecen millones de personas en Puerto Rico y el mundo. 

Con la invitación que le hicieron a las compañeras, quisieron cumplir con uno de los propósitos principales de REDES en la celebración de su 40 aniversario: que los y las puertorriqueños(as) conozcan diferentes organizaciones que a nivel mundial hacen labor comunitaria. Según el presidente de REDES, Angelo García, otro de los propósitos de la visita es que se conozca en Puerto Rico que, “en el momento histórico que estamos viviendo en la isla, que es bastante crucial, no tenemos que esperar que el Gobierno haga los movimientos, sino que del mismo pueblo pueden surgir los movimientos que nos hagan progresar, que nos enderecen como país”. 

En esas aras, en el primer grupo que pensaron fue en Las patronas, “que son un grupo de mujeres que un día, de la nada, decidieron que podían hacer el cambio y durante más de 20 años se han mantenido firmes. Para nosotros es bien esperanzador llevarle ese mensaje a nuestro pueblo”, puntualizó García. 

 

Las patronas en documentales 

Una escena del documental “Las patronas” muestra en cámara lenta la solidaridad de estas 15 mujeres. Las imágenes del documental exhiben cómo Norma, Bernarda, Rosa, Nila, Tere, Toña, Karina, Blanca, Doña Tere, Julia, Lupe, Mariela y las demás extienden sus manos con bolsas de comida y agua embotellada para que los migrantes las atrapen. Lo hacen con la experiencia de más de dos décadas de repartir esperanza en cada bocado de pan, maíz, o frijoles, en cada sorbo de agua de los y las que van rumbo a Estados Unidos en busca de mejores condiciones de vida. 

Desde Nicaragua, Honduras, El Salvador, Guatemala y México emigran miles de personas montadas en La bestia que, lejos de significar para ellas la pérdida de la vida, se les presenta como la esperanza de un futuro mejor. Miles de kilómetros recorren sobre el techo del ferrocarril, a la intemperie, bajo el sol, la noche, la lluvia… 

“Esa ha sido la meta más importante para todas nosotras. Si no estuviéramos aquí, ellos –los migrantes– entonces dirían ‘las esperanzas están perdidas’. Así, como nosotras somos una esperanza de vida para ellos, para nosotras es una esperanza de vida llevar este mensaje a los jóvenes”, expresó Norma Romero en el mencionado documental, el cual se encuentra en Internet. 

Precisamente, la difusión de los documentales que diferentes personas –en su mayoría estudiantes– han realizado es la que ha ayudado a la organización de mujeres a llevar el mensaje del proyecto por diferentes universidades de México. De igual forma, las redes sociales han sido parte importante para la difusión del proyecto por el mundo y para allegar los donativos que recibe la iniciativa, los cuales siempre han sido en comida (no en efectivo) para mantener el prestigio del colectivo. 

 

Muros humanos en México

“Hablamos del muro de Trump, pero también estamos viendo que en México hay muros humanos que no solamente tienen que ver con los de migración, sino con las diferentes corporaciones policiacas –policías municipales y estatales mexicanos– que existen en el país”, contestó Norma a la pregunta que le hizo este medio sobre si la migración continuaba con la misma intensidad aún con lo que ha expresado respecto a los inmigrantes el actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. 

“El sueño de la mayoría de ellos es llegar a Estados Unidos porque ellos dicen que el dólar es mucho más que el peso mexicano. Aún con la llegada de Trump, ellos dicen que los muros no van a detener la migración. El hambre que tienen en sus países no es algo que se pare con muros”, continúo Norma. 

“Mientras haya dinero de por medio, va a haber gente que les va a dar paso. Él –Trump– habla de un muro, pero la gente está pasando. Siempre se trata de dinero, aunque el precio se ha elevado. Antes eran 80 mil pesos, ahora son 10 mil. Vienen siendo entre $4,000 o $5,000 que los migrantes reúnen gracias a las aportaciones de los familiares que ya se estabilizaron en Estados Unidos”, aseguró Norma sobre las dinámicas que existen en la frontera. 

Finalmente, Angelo García, comentó a CLARIDAD que “es increíble y digno de resaltar porque en situaciones solidarias, son las mujeres las que deciden organizarse y tomar acción. Aun en sociedades machistas que las relegan, ellas creen en unirse para tomar acción”. 

“Son pequeños grupos de mujeres que tienen la sensibilidad y no temen expresarla”, terminó García recordando que aquí en Puerto Rico se juntaron en un inicio 32 mujeres para visibilizar constantemente el reclamo de excarcelación de Oscar López Rivera. 

“El cambio tiene que surgir del pueblo para que dé frutos”. Ése es el mensaje que quiere priorizar REDES en su 40 aniversario, y el rol que han asumido por más de dos décadas Las patronas en México. 

 

  (0) Comentarios




claritienda Naranjo en flor