Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El deporte universitario rescata a Puerto Rico

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Edwin D. Feliciano Ramírez

Publicado: martes, 5 de diciembre de 2017

Puerto Rico después de María 

La naturaleza sigue invicta ante los seres humanos. Varios fenómenos atmosféricos se encargaron de poner a Puerto Rico en conteo de protección, y finalmente, al nocaut. 

El huracán Irma fue como aquella boxeadora estudiosa y cautelosa en los primeros asaltos de un combate. Impuso su jab para dejarnos sin servicio de agua potable, cortó el cuadrilátero para dejarnos sin luz eléctrica y nos debilitó a tal punto que nos dejó frágil y vulnerables, aún, cuando no pudo dar el golpe final.

Sin embargo, el huracán María, que atacó unas tres semanas después, fue despiadada y voraz para noquear a Puerto Rico de un golpe fulminante. Nos tiró a la lona, nos dejó sin servicios esenciales, la fragilidad del sistema quedó en ruinas y nos sometió a una realidad que hace años debíamos enfrentar, pero la naturaleza se encargó de someternos a un país que ha sido saqueado desde distintos flancos en las últimas décadas. 

Ante esta nueva realidad de Puerto Rico, el deporte fue afectado con contundencia. Los destrozos en estructuras deportivas causados por las intensas lluvias y fuertes vientos se convirtieron en obstáculos adicionales en el preocupante estado del deporte puertorriqueño en todos sus niveles. 

Reitero el preocupante estado del deporte puertorriqueño, haciendo énfasis en el universitario, pues antes del cruento ataque de la naturaleza, este sufrió una embestida criminal por parte de la Junta de Control Fiscal (JCF) –una imposición del Gobierno de los Estados Unidos–, como ente rector en la política económica de Puerto Rico, que a su vez, realizó unos ‘’ajustes’’ presupuestarios en el sistema universitario del estado, entiéndase, la Universidad de Puerto Rico (UPR) sin consultar ni auscultar la realidad de la institución con los protagonistas hasta que el estudiantado asumió el control de la situación y realizó una huelga sistémica que tuvo una duración de dos meses. 

Esta acción obligó a la JCF a mostrar su plan económico ante la comunidad universitaria donde se reveló el aumento en el costo de la matrícula, la no renovación de contratos de profesores y profesoras, el recorte de múltiples programas académicos y la reducción de becas deportivas en los recintos de la UPR. Destruyendo sueños y posibilidades a jóvenes que tenían la oportunidad mediante el deporte y otras vías que ofrecen las instituciones a echar hacia adelante a sus familias. 

 

Situación Ana G. Méndez

También, enmarcando el deporte como símbolo de resistencia y lucha en momentos de dificultad, los estudiantes-atletas, entrenadores y personal administrativo de los programas deportivos del Sistema Universitario Ana G. Méndez (SUAGM) se organizaron y realizaron un bloque común de resistencia en defensa de sus becas deportivas y sus trabajos tras la devastación del huracán. ¿Por qué? Por una decisión desacertada de la administración del SUAGM, que pretendía recortar de golpe y porrazo los programas deportivos de sus instituciones sin previo aviso a su matrícula. Lo que provocó una conmoción en las redes sociales, y más que eso, en el accionar de los afectados, pues sus trabajos corrían peligro y como consecuencia directa, el sustento para sus familias. 

Esta reacción provocó un frenazo en la decisión de SUAGM, donde reconsideraron sus posturas, aunque algunos ya sufrieron el mal rato y otros sus despidos en medio de una crisis humanitaria en Puerto Rico. 

 

La esperanza 

Han pasado dos meses tras la devastación de María y Puerto Rico se mantiene en una lenta recuperación, la energía eléctrica es una incógnita, la economía no se mueve y el Gobierno de Puerto Rico se ha visto incapaz de tomar decisiones correctas y efectivas para solucionar los problemas ocasionados por los fenómenos, todo esto, ante los ojos de los puertorriqueños y el Mundo. Una lamentable situación, que ha contrastado grandemente con los esfuerzos del ciudadano común y corriente en forma de solidaridad, empatía, y como no, amor al prójimo para salir del hoyo. 

A pesar de todas las penurias causadas por los fenómenos atmosféricos, la JCF junto al gobierno colonial y algunas decisiones de entidades universitarias, el deporte representa una esperanza para miles de puertorriqueños, puertorriqueñas y ciudadanos de otras nacionalidades para salir hacia adelante. Especialmente, el deporte universitario puertorriqueño que desde hace 89 años ha sido pilar fundamental en la formación de jóvenes valerosos/as para nuestra nación. 

 

¿Por qué el deporte universitario es una herramienta para levantar a Puerto Rico?

El deporte transmite unos valores esenciales que necesita nuestro país a la mayor escala posible como el respeto, la tolerancia, el trabajo en equipo, el liderazgo, entre otros muy importantes. Pues la universidad, también nos ofrece esos valores, y más que eso, nos brinda las herramientas mediante la educación para ponerlas en práctica tanto en el presente como en el futuro. 

Por tanto, cada beca deportiva que se brinda es una oportunidad de mejorar las condiciones de vida del estudiante-atleta y de su familia. Quizás sea el primer miembro de la familia que consigue llegar a la universidad para recibir educación superior. Existe la posibilidad que esa exención de matrícula pueda sacar a los suyos de la pobreza económica, pero también ayuda a potenciar el aspecto social y cultural. Hay muchas otras vertientes dentro del espacio donde se desenvuelve un individuo, pero el lado humano del deporte universitario y escolar trasciende el aspecto competitivo para ponerlo en función del bien común de una sociedad en problemas. ¡Ahí está la diferencia! El deporte nos brinda ese espacio donde convergen todas las clases sociales y nos enseña que no existen barreras raciales, culturales y económicas para creer en un mejor país. 

Por tanto, es importante reconocer el esfuerzo gigantesco de lo Directores Atléticos de las universidades y a la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI). Han salvaguardado la oportunidad de mantener a miles de jóvenes forjando su futuro en un momento histórico. ¡Así se levanta a Puerto Rico! Al menos, tenemos esa esperanza. 

La LAI comenzará el jueves, 7 de diciembre con un calendario modificado debido al retraso forzado por el huracán María.

Disciplinas activas para el año 2017-2018: fútbol, tenis, voleibol, campo traviesa, halterofilia, lucha olímpica, taekwondo, atletismo (Justas LAI), baloncesto, béisbol, judo, natación, porrismo, baile, tenis de mesa, voleibol playa y sóftbol.

 

  (0) Comentarios



Otros artículos de Edwin D. Feliciano Ramírez


claritienda Naranjo en flor