Cuba BB

Deportes / Las Canto...

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

A los pies de Javier Culson

Ver foto galeríaVisita la foto galería (5)
Perfil de Autor

Por Elliott Castro Tirado

Publicado: miércoles, 12 de mayo de 2010

A causa de la deformación de nuestra mentalidad colectiva, producto del coloniaje al que hemos estado sometidos, primero por España y luego por Estados Unidos, en Puerto Rico no hemos sido capaces de reconocer mayoritariamente el verdadero valor de algunos de nuestros ciudadanos más valiosos. Por eso, nuestro pueblo masivamente no reconoce como héroes a los que realmente tienen los méritos para serlo. Lamentablemente, en otros países valorizan más que nosotros la importancia de Eugenio María de Hostos, Ramón Emeterio Betances y Pedro Albizu Campos, entre otros.

Ante esa ausencia de héroes reales de carne y hueso, en ocasiones nuestro pueblo ha elevado a niveles de ídolos a personas de extraordinario talento en áreas específicas, como atletas y artistas, casi todos cantantes, que han plantado bandera internacionalmente. ésa es una acción instintiva que no es única de los puertorriqueños, sino que se repite de forma espontánea en diferentes sociedades.

Lo peligroso es que en muchas ocasiones les exigimos a esos “ídolos” unos niveles de comportamiento individual y social que no sabemos si ellos están capacitados para asumir. Recordemos que ellos no reclamaron esa posición y en demasiadas ocasiones no tienen la preparación formal educativa para poder funcionar adecuadamente. Lamentablemente, muchos de ellos no encuentran en su camino a personas que los orienten adecuadamente y los empujen a estudiar y a proteger sus ingresos para garantizar un mejor futuro para ellos mismos y sus familias y desperdician el dinero ganado con grandes sacrificios.

GRAN CALIDAD Y HUMILDAD
El pasado sábado, Javier Culson demostró que se ha posicionado entre los más queridos y admirados por nuestro pueblo. Culson presenta características que se repiten entre los idolatrados. La primerísima cualidad es que se trata de un atleta superdotado con enormes habilidades y condiciones naturales.

Llama la atención que de forma espontánea y sin recurrir a frases rebuscadas, clichés o discursos aprendidos de memoria preparados por especialistas en relaciones públicas, Javier ha aprovechado foros que se le presentan para reclamar solidaridad con causas sociales de importancia.

Por lo menos hasta ahora no muestra que se le hayan ido los humos a la cabeza, no ha olvidado sus raíces humildes ni la gente con la que se desarrolló ni los que le ayudaron desde sus inicios. Sin embargo, ha tenido el olfato para reconocer la importancia de ayuda externa para poder lograr los recursos de todo tipo, incluyendo técnicos para poder desarrollar al máximo sus habilidades naturales nutridas de los elementos más modernos disponibles.

Luego de experiencias difíciles que posiblemente retrasaron su progreso, Culson depositó su confianza en Víctor López, el puertorriqueño de mayor nivel, respeto y reconocimiento en el atletismo mundial. Con su experiencia, conocimientos, pero sobre todo por el respeto que le tienen las principales figuras de ese deporte, Víctor logró la inclusión de Culson en el exclusivo y selecto grupo de atletas que representa el estadounidense Michael Johnson, el único atleta que ha ganado oro en 200 y 400 en los mismos Juegos Olímpicos. Obviamente, Johnson reconoció las posibilidades casi ilimitadas de desarrollo del espigado joven ponceño de seis pies con seis pulgadas, prototipo de los vallistas. Además de las virtudes antes mencionadas, Víctor presenta un expediente de una vida de comportamiento ejemplar, en la que nunca le ha llevado un centavo a ninguno de los montones de atletas que ha ayudado a desarrollar.

Con sagacidad, Culson ha logrado entrar en ese grupo selecto, en el que se exige total disciplina a los atletas, pero manteniendo su relación de trabajo diario con “El Cano” Amill, quien ha sido su entrenador desde sus inicios.

BáLSAMO EN EL 2009
El 2009 fue un año muy duro para amplios sectores de nuestro pueblo, que fueron golpeados duramente por decisiones del gobierno y sus aliados incondicionales, que son los ricos de este país y sus similares internacionales. Como ocurre tantas veces en situaciones similares, la criminalidad se disparó a niveles sin precedentes, mientras comenzó a reducirse peligrosamente la calidad de los servicios que brinda el gobierno y por tanto la calidad de vida de nuestro pueblo.

En medio de la tristeza y frustración que se estaba apoderando de sectores cada vez más amplios, en agosto Javier Culson obtuvo la medalla de plata en los 400 metros con vallas en el Mundial de Atletismo celebrado en la ciudad alemana de Berlín. ésa fue la primera vez que un puertorriqueño subió al podio en una competencia mundial de atletismo en toda la historia.

Esa gesta fue una especie de bálsamo colectivo que llenó de alegría y orgullo a nuestro pueblo en ese difícil omento. Fue un ejemplo de la capacidad de uno de los nuestros para llegar a lo más alto gracias al esfuerzo, dedicación y disciplina férrea. A su regreso a la Isla, Culson fue colmado de reconocimientos, invitaciones y homenajes, los que aceptó, aunque respetando las normas establecidas en su contrato con su manejador, Michael Johnson.

Su primera carrera de 400 con vallas en Puerto Rico luego de la medalla de plata mundial fue el sábado en el Grand Prix Internacional que anualmente organiza Víctor López en Ponce, con el apoyo incondicional de una organización única en el país, llamada Voluntarios Por Ponce. Aunque en el evento participaron unos 25 medallistas olímpicos o mundiales de atletismo, la inmensa mayoría de las aproximadamente ocho mil personas que asistieron, lo hizo para ver a Culson. El vetusto, pero orgulloso estadio Paquito Montaner de Ponce pareció vibrar de emoción y alegría con el poderoso estruendo de la multitud cuando Culson hizo su entrada a la pista.

Algunos dudaron de la corrección de la decisión de Víctor de traer al evento a algunos de los mejores corredores de 400 con vallas del mundo. Cuando sonó el disparo, el dominicano medallista de oro olímpico y mundial, Félix Sánchez salió como un rayo desde el carril cinco. Pero a pesar de su extraordinario esfuerzo y su gran velocidad en la primera mitad de la carrera, Culson, que iba por el cuatro, pasó cada valla prácticamente al mismo tiempo, mientras el público coreaba con poderosos “fua” en cada una de los obstáculos salvados.

Poco antes de la recta final, Sánchez entregó sus armas, pero luego el boricua tuvo que resistir la acometida del estadounidense Michael Tinsley (segundo con 48:46) y el joven Johue Gordon, de Trinidad y Tobago (tercero con 48:47). Contrario a carreras anteriores, esta vez Culson llegó a la meta con fuerza, deteniendo los relojes 47.72 segundos después de la partida.

Ese registro mejoró su marca personal, que obviamente es la nacional. Además, ha sido la mejor del mundo en lo que va de año. Para tener una mejor idea de la calidad de esa marca, ésta hubiera servido para ganar oro en el Mundial de Berlín y plata en los Juegos Olímpicos de Pekín. O sea, que Culson debe ser obvio favorito para el oro en los Centroamericanos de Mayagüez y se proyecta como una alternativa real para ganar una medalla en los próximos Juegos Olímpicos, que serán en Londres en el 2012.

Más importante aún es que su actuación del sábado repercutió por todos los confines del país que lo sigue celebrando, honrando a su nuevo ídolo que con humildad, pero con orgullo sincero expresó “Lo hice por Puerto Rico”, mientras ondeaba una enorme bandera monoestrellada.

  (5) Comentarios



claritienda Identities Miguel Zenón