Baile
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

El sitio de América Latina

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: martes, 26 de julio de 2016

Por Guillermo Rodríguez Rivera

 

América Latina parece sitiada por sus enemigos de siempre:  el sitio más evidente es al chavismo venezolano: el señor  Almagro al frente de la benemérita OEA, la que promovió el derrocamiento del demócrata Árbenz, la que estuvo en los orígenes de los treinta años de tiranías militares en Guatemala, la que expulsó a Cuba por orden de los Estados Unidos; la que nunca le hizo siquiera un gesto de disgusto a Somoza, a Pinochet, a Pérez Jiménez, a Videla, a Batista, la cómplice descarada de todos los tiranos del continente, pretende enjuiciar al presidente Maduro.

Existe, además, un reportero al servicio de BBC Mundo que afirma que Raúl Castro ha declarado que no regresará a la OEA por solidaridad con Venezuela. La Cuba antiimperialista, que hace más de medio siglo fue expulsada de lo que el canciller Raúl Roa bautizó como el “Ministerio de Colonias Yanqui”, no tiene el menor interés en regresar a tal organización. Nunca volverá a la OEA. La OEA no tiene la menor posibilidad de tener a la Cuba revolucionaria entre sus socios.

Los argentinos casi habían perdido su país por la gestión de aquel administrador neoliberal que se llamó Menem y los que le sucedieron, hasta que llegaron los gobiernos de Kirchner y Cristina Fernández; creo que por la inmadurez de los votantes, por su ingenuidad, eligieron a un típico ejemplar de gerente capitalista que llegó prometiendo programas de beneficio popular para desconocerlos una vez en el poder, y hacer todo lo contrario.

En Brasil están llevando adelante el golpe parlamentario contra la presidenta Dilma Roussef, electa por el voto popular. Lo lideran los corruptos Cunha y Temer.

Un dirigente de la cámara de representantes yanqui, mr. Paul Ryan, impugna el restablecimiento de relaciones con Cuba y, para proseguirlos, le exige a Cuba, nada menos que el cumplimiento de las exigencias de la ley Helms-Burton, todavía más imperial que la enmienda de mr. Orville Platt.

La noticia es que América Latina ha cambiado y ha reencontrado su propia fuerza: doscientos años la han gobernado los servidores del capital norteamericano para sumirla en la dependencia y en la pobreza. La obra de Fidel, de Chávez, de Lula, de Kirchner, de Correa y de Evo, no se puede olvidar. El avance no será lineal y sin obstáculos, pero la época cambió: será peor para quienes no sean capaces de advertirlo.

 

Reproducido de www.segundacita. blogspot

 

  (1) Comentarios




claritienda zoraida