Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

CLARIDADES: Viaje del Granma

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)

Publicado: miércoles, 20 de diciembre de 2017

En una entrevista con el director del periódico Excelsior de México en marzo de 1985, Fidel Castro habla sobre la travesía de México a Cuba en el barco Granma con 82 hombres a bordo, y el desembarco el 2 de diciembre de 1956 luego de siete días de viaje. Dice Fidel:

Regino Díaz:

¿Cuánto tardaron en llegar?

Fidel Castro:

Se había calculado que duraba unos cinco días el viaje porque, realmente, éramos malos marineros. Habíamos tomado la velocidad del barco en el río, no teníamos en cuenta la carga. Cuando en aquel pequeño yate de unos setenta y tantos pies se monta la carga, todas las armas y equipos, más 82 hombres, lógicamente aquel yate, que podía alojar con cierta holgura 10 ó 12 personas, comenzaron los problemas. Ya le digo que sin una gran dosis de imaginación y de audacia no se hacen esas cosas; quizás un militar de academias no lo hace, porque se pone a elaborar todos los demás cálculos y llega a la conclusión de que era imposible aquella empresa. Bueno, calculamos la velocidad se redujo a un 60% realmente, incluso, el barco caló más, empezó a penetrar agua.

Al día siguiente, alrededor del mediodía, nosotros ya estábamos a más de 60 millas de la costa, el barco amenazaba con hundirse, las bombas de achique no funcionaban, con cubos de aguas tuvimos que empezar a vaciar aceleradamente; durante dos horas yo estuve contemplando aquella operación para saber si era más el agua que entraba que la que salía, hasta que pude, en medio del movimiento, darme cuenta de que estábamos logrando reducir el agua. Pero la suerte fundamental fue que parece que aquella agua penetró porque al calar más el barco, las tablas superiores estaban un poco más secas y filtró el agua por la unión de las tablas, después nos dimos cuenta, cuando se humedeció, cerró. Esa fue la suerte, porque nosotros no podíamos librar aquella frenética batalla durante siete días, pero en aquel momento había que tomar una decisión importante: si el agua aumentaba, tratar de llegar a tierra; aunque era muy difícil, porque estábamos por lo menos a 60 millas de tierra. Cuando vi que le estábamos ganando la batalla al agua, seguimos la ruta.

Tardamos de dos a tres días más de lo calculado por la velocidad, porque habíamos calculado cinco días de acuerdo con la velocidad del barco y la trayectoria del viaje. No fue muy azaroso realmente, nos apartamos por el sur de Cuba.

Regino Díaz:

¿Por qué el nombre?

Fidel Castro:

Ese nombre lo tenía el barco ya, no fue un invento nuestro. Se ha hecho ahora famoso el barco, el periódico nuestro se llama Granma, una nueva provincia, donde está la costa por donde desembarcamos, se llama Granma, y creo que viene del inglés grandmother o “gran mama”. Ése es el nombre. Y al principio creía que era griego, un nombre griego que el dueño a lo mejor era un aficionado a la cultura griega y le había puesto Granma, que se parece a gamma; no había nada de eso, era una cosa tan sencilla como grandmother, abuela.

A mí me parece un nombre bonito, sigo pensando que es un nombre bonito.

Regino Díaz:

¿Ningún extranjero vino, eran todos cubanos en el Granma?

Fidel Castro:

No, en el Granma estaba el Che, bueno, ya era cubano.

 

Editado por razones de espacios.

 

  (0) Comentarios




claritienda Amores que luchan