Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Series que no deben perderse 3

Broadchurch
Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por María Cristina

Publicado: miércoles, 19 de julio de 2017

En esta 3era parte de las series que veo y recomiendo comento otras dos producciones de la televisión británica (gubernamentales como BBC y comerciales como ITV) una que acaba de empezar su tercera temporada (“Broadchurch”) y otra que finalizó sus cuatro temporadas el año pasado (“Wallander”).

 

“Wallander” (2008-2016)

Basada en las novelas de Henning Mankell y localizada en el pueblo de Ystad al sur de Suecia, esta serie es británica pero se desarrolla como si fuera sueca. Kurt Wallander (Kenneth Branagh) es el detective e inspector policial que parece nunca poder dormir y utiliza su apartamento/casa como lugar para colapsar entre cada investigación y resolución. Comparte el espacio parte del tiempo con su joven adulta hija, Linda (Jeany Spark), quien trata de darle alguna normalidad a su vida. Componen el equipo investigativo de Wallender: Anne-Britt Hoglund (Sarah Smart), Magnus Martinsson (Tom Hiddleston), Sven Nyberg (Richard McCabe) a cargo de forense y Lisa Holgersson (Sadie Shimmin) como la supervisora de la unidad. Aparte de su hija, Wallender intenta relacionarse con su padre pintor, Povel (David Warner), la que siempre ha sido conflictiva y ahora peor con su pérdida de memoria.

Ya que pasan meses ( a veces casi un año) de una temporada a otra, cuando volvemos a encontrarnos con Wallander han habido cambios en su vida—siempre con un enlace a los episodios anteriores especialmente sus personajes—que afectan su estado de ánimo durante la investigación de un nuevo crimen. Casi siempre se dan dos casos en la misma región, separados por tiempo, y durante la investigación se descubrirán los vínculos entre ellos ya que Wallander y su equipo siempre están buscando detalles que esclarezcan lo sucedido en un plano más amplio que el individual. Las historias incluyen el comportamiento xenofóbico de una porción de sus habitantes; el maltrato y abuso emocional y físico de hombres hacia sus esposas, amantes, hijas y empleadas; la desaparición de jóvenes rebeldes; el resentimiento de la homosexualidad individual y colectivo; el fanatismo religioso que hace barbaridades en nombre de Dios; el negocio millonario de la obtención y venta de órganos.

Cada episodio está hecho como un filme sin secuela ni necesariamente antecedente. Su protagonista es Kurt Wallander, interpretado por Kenneth Branagh como si estuviera presentando y desarrollando a sus personajes teatrales y fílmicos en Henry V (1989), Dead Again (1991), Peter’s Friends (1992), Much Ado About Nothing (1993), Mary Shelley’s Frankenstein (1994), Othello (1995), Hamlet (1996), Love’s Labour’s Lost (2000), My Week with Marilyn (2011), Macbeth (2013). Pero en esta serie su personaje es taciturno, no logra expresar sus emociones excepto en exabruptos que confunden su verdadero significado, sus compañeros de trabajo tan solo conocen una parte de su vida, no tiene amigos ni logra formar un hogar compuesto por él y un espacio creado para su persona.  

 

“Broadchurch” (2013-2017)

Creada por Chris Chibnall y, como las series anteriormente comentadas, desarrollada en un lugar que establece la personalidad de sus habitantes. En este caso es Broadchurch, un pueblo costero de Dorset donde todos se conocen, sospechan de cualquier nuevo habitante, saben pero no comentan de los pasados escondidos de sus vecinos (contrario a Midsomer donde el chisme es esencial a la vida diaria), los crímenes violentos casi son inexistentes y el equipo de investigación policial es pequeño y muy familiar. Ellie Miller (Olivia Colman) tiene un excelente récord como investigadora pero sus superiores no valoran su trabajo por entender que como mujer tiene que priorizar a su familia—perfectamente normal según ellos—y por eso cuando surge una posición de más responsabilidad, escogen a un hombre que viene de otro condado. Ellie resiente esto porque ella ha hecho todos los arreglos para cuidar a su familia y dedicar todo el tiempo necesario a su trabajo. Su esposo está dispuesto a ser un padre casero que cuida a su hijo de 11 años y su nuevo bebé para que pueda tener el tiempo necesario para cumplir con sus obligaciones en la policía.

Alec Hardy (David Tennant) es el escogido para la nueva posición y se conoce poco de él excepto que es un muy buen investigador que pidió ser transferido cuando no logró esclarecer una doble desaparición de jóvenes. Se diferencia de los habitantes por su trato de los oficiales policíacos —da órdenes, exige todo, trato agresivo y directo con compañeros oficiales y miembros de la comunidad— y también de Ellie a quien resiente por tener que trabajar con ella ya que prefiere hacerlo todo él mismo. Poco a poco se da cuenta que sin Ellie no puede avanzar en su investigación ya que es ella la que conoce a la comunidad, sabe sus historias y logra preguntar y descubrir evidencia que Alec no puede ni imaginar.

Mientras en otras series comentadas (“Wallander”, “Midsomer Murders”) hay múltiples crímenes, “Broadchurch” es más similar a “The Killing” ya que desde el principio de la serie solamente hay tres casos: un niño de once años, el caso sin resolver de las dos adolescentes y ahora la violación de una mujer de la comunidad. Durante todo este tiempo que toma las investigaciones Ellie y Alec comienzan a conocerse y respetarse mutuamente y se convierten en un excelente equipo investigativo. El primer caso nos llevará hasta su juicio y se concentrará en el sistema judicial británico. El segundo caso tendrá múltiples ramas donde la culpabilidad es compartida y el tercero acaba de comenzar en BBCAmerica. Lo que hace a esta serie muy particular, aparte de la relación tan dispareja de Ellie y Alec, es su sentido de comunidad que va por encima de los sentimientos y los dictámenes de la ley.

  (0) Comentarios



claritienda El temor de los Imperios