Internacionales / En el mundo

Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

Estados Unidos el país con más desigualdad

Ver foto galeríaVisita la foto galería (1)
Perfil de Autor

Por Cándida Cotto

Publicado: martes, 9 de enero de 2018

Estados Unidos está a punto de convertirse en la sociedad más desigual del mundo. Así lo estipuló el relator de la ONU profesor Philip Alston, en su Informe Especial sobre Derechos Humanos y la pobreza, a raíz de una visita a varios estados de Estados Unidos, la cual incluyó a Puerto Rico. 

El relator de la ONU visitó Puerto Rico la segunda semana de diciembre en donde mantuvo intercambios con organizaciones de base comunitaria, una vista pública en la que participó un centenar de organizaciones de la sociedad civil y una entrevista con la directora ejecutiva de la Junta de Supervisión Fiscal (JSF). En EE UU el profesor tuvo una ronda similar a través de los estados de California, Alabama, Georgia, el oeste de Virginia y Washington DC, en donde mantuvo entrevistas con una docena de expertos de varios grupos de la sociedad civil, funcionarios estatales y federales y comunidades que viven en pobreza. 

El experto de la ONU de entrada recogió en su informe el que su visita a EEUU coincidía con un cambio dramático en las políticas en el citado país las cuales iban a aumentar la desigualdad y la pobreza extrema. Se refería Alston, a la reforma contributiva que en efecto ya aprobó el Congreso y firmó el Presidente. El experto de la ONU anotó que esta reforma convertiría a Estados Unidos en la sociedad más desigual del mundo al aumentar los niveles de riqueza del 1% más rico de la población contra el 50% más pobre de los estadounidenses. Según denunció los dramáticos recortes implementados por la administración de Trump “triturará las dimensiones cruciales de una red de seguridad que ya está llena de agujeros”. 

Luego de esta denuncia Alston presentó una lista de 15 indicadores respecto a la pobreza existente en EE UU. Entre los indicadores contrastantes se encuentra el hecho de que aun cuando EE UU es uno de los países más ricos, poderosos y tecnológicamente innovadores del mundo; ni su riqueza, ni su poder, ni la tecnología se están aprovechando para abordar la situación de las 40 millones de personas que viven en la pobreza. Mientras EE UU gasta más dinero en defensa nacional que China, Arabia Saudita, Rusia, Reino Unido, India, Francia y Japón en conjunto. 

En tanto los gastos per capita en atención médica de los estadounidenses son el doble del indicador que establece la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD, siglas en inglés) y mucho más alto que en todos los demás países. Además hay muchos menos médicos y camas de hospital por persona que la medida que establece la OECD. En ese mismo renglón de la salud las tasas de mortalidad infantil en EE UU en el 2013 fueron las más altas en el mundo desarrollado. 

Los estadounidenses pueden esperar vivir vidas más cortas y más enfermas, en comparación a las personas que viven en cualquier otra democracia rica, y la “salud brecha “entre EE UU y sus países pares continúa. Los niveles de desigualdad de Estados Unidos son mucho más altos que los de la mayoría de los países de la CUE. 

Las enfermedades tropicales desatendidas, incluido el zika, son cada vez más frecuentes y comunes en Estados Unidos. Se ha estimado que 12 millones de estadounidenses viven con infecciones parasitarias las cuales están desatendidas. a las cuales descuidada. En términos de acceso al agua y saneamiento, Estados Unidos se ubica en el puesto 36 en el mundo. 

Otros indicadores que dejan en evidencia la farsa de que EE UU es una sociedad equitativa y justa son; EE UU tiene la tasa de encarcelamiento más alta del mundo, por delante de Turkmenistán, El Salvador, Cuba, Tailandia y la Federación Rusa. Su tasa es casi 5 veces mayor que el promedio de la CUE: La tasa de pobreza juvenil en EE UU es más alta que lo qu establece la OECD, con una cuarta parte de los jóvenes que viven en pobreza comparado con menos del 14% en toda la CUE. Según la base de datos sobre la desigualdad de ingresos mundial, EE UU tiene la tasa más alta de Gini (medición de la desigualdad) de todos los países occidentales. 

 

Estados Unidos niega su pobreza

Frente a esta realidad el profesor Alston, expuso que tanto administraciones anteriores como la presente en EE UU han decidido rechazar la idea de que los derechos económicos y sociales son derechos humanos plenos. Según el relator esta postura es a pesar del claro reconocimiento por EE UU no sólo en los tratados clave que este país ha ratificado (como la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación racial Discriminación), y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y que por mucho tiempo Estados Unidos ha insistido en que otros países deben respetar. “Pero la negación no elimina responsabilidad, ni niega las obligaciones. El Derecho internacional de los derechos humanos reconoce el derecho a la educación, el derecho a la asistencia sanitaria, el derecho a la protección social para los necesitados y el derecho a un nivel de vida adecuado”, expresó el profesor Alston. Agregó que en la práctica, Estados Unidos está solo entre los países desarrollados al insistir en que, si bien los derechos humanos son derechos fundamentales, no incluyen los derechos que protegen contra morir de hambre, morir por falta de acceso a atención médica asequible, o crecer en un contexto de privación total.

Debido a que EE UU se ha negado a reconocer los derechos económicos y sociales acordados por la mayoría de los demás estados (excepto el derecho a la educación en las constituciones estatales), el relator aclara que el enfoque principal del informe es sobre los derechos civiles y políticos reflejados en la Declaración de Derechos de los Estados Unidos y en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos derechos que EE UU ha ratificado. 

Resumiendo sobre quiénes son los pobres el informe apuntó que el rostro de la pobreza en Estados Unidos no es sólo negro o hispano, sino también blanco, asiático y muchos otros colores. Tampoco se limita a una edad o grupo en particular. La automatización y la robotización del trabajo ya están arrojando a muchas personas de mediana edad de sus trabajos en el que alguna vez se creyeron seguros. 

En esta dirección el informe recogió el que en la economía del siglo XXI, sólo un pequeño porcentaje de la población es inmune a la posibilidad de que puedan caer en la pobreza como resultado de rupturas más allá de su propio control. 

Alston hace un señalamiento que economistas consultados por Claridad ya han vaticinado en el sentido de que; El sueño americano está rápidamente convirtiéndose en la ilusión estadounidense ya que Estados Unidos tiene la tasa más baja de la movilidad social de cualquiera de los países ricos.

Para concluir en septiembre de 2017, más de uno de cada ocho estadounidenses vivía en la pobreza, 40 millones de personas, equivalente al 12.7% de la población. Casi la mitad de esos (18.5 millones) vivían en la pobreza profunda, con ingresos familiares informados por debajo de la mitad el umbral de pobreza.

  (0) Comentarios




claritienda La insurrección nacionalista en Puerto Rico 1950