Festival
Bookmark and Share Bajar en formato PDFComentariosVer foto galería

En tu cumpleaños, seguimos la lucha Oscar

Publico en el 74 cumple de Oscar en Río Piedras
Ver foto galeríaVisita la foto galería (2)
Perfil de Autor

Por Gabriela Ortiz Díaz

Publicado: miércoles, 11 de enero de 2017

En momentos en los que apremia el reclamo de excarcelación del prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera, pues el presidente Barack Obama abandona su cargo el próximo 19 de enero, muchas son las personas que siguen firmes en apoyo a esta causa e, incluso, redoblan esfuerzos con la intención de tener fuera de la cárcel y en Puerto Rico a un hombre que, por querer la libertad de su patria, lleva tras los barrotes casi la mitad de su vida. 

Con motivo de enaltecer los 74 años de vida del compatriota, decenas de aliados y aliadas a la causa de pronta excarcelación acudieron a las dos actividades que se le ofrecieron como obsequio a Oscar y que se efectuaron con el deseo de continuar visibilizando esta lucha a la que le han brindado apoyo un sinnúmero de reconocidas figuras a nivel nacional e internacional. El 6 de enero, día de Reyes y día del natalicio de este luchador incansable, la festividad se llevó a cabo en Río Piedras. Dos días más tarde, el pasado domingo 8 de enero, la celebración de su vida continuó en el complejo turístico y cultural La Guancha en Ponce.  

Hace seis años que se conmemora el nacimiento de Oscar en los predios de la oficina legal de Santiago y Nazario en Río Piedras, pues la idea originaria del evento fue del fenecido licenciado Juan Santiago, a quien también se le rindió homenaje en esa ocasión. Este emotivo compartir contó con la participación del grupo musical Las Atípicas, con el mensaje de padre Pedro Ortiz, quien dirigió una carta a Obama y a Trump, y con la presencia de Clarisa López y José López Rivera, hija y hermano de Oscar, respectivamente. 

En la misiva que el propio Oscar envío para la ocasión y que fue leída por su hija Clarisa, el compañero se dejó sentir tal como es, un hombre inquebrantable: “Tengo la esperanza de que podría salir de la cárcel y que el tiempo que me queda en este mundo lo pueda dedicar a trabajar y luchar para ayudar a resolver el mayor problema que enfrentamos: el asunto del estatus colonial de Puerto Rico. Sin la solución de ese problema, los puertorriqueños no disfrutarán de una vida digna, segura, productiva y saludable”. 

Su hermano José López, quien lo visitó recientemente en la cárcel de Terre Haute, Indiana quiso compartir lo que puede constatar cada vez que tiene la oportunidad de verlo: “Oscar es un hombre que ha aprendido a vivir la paz interna y en él no hay ansiedad. Él está sumamente lleno de vida, de un espíritu de lucha y no necesariamente está esperando nada (aludiendo a la posibilidad de indulto)”. 

A estos mensajes, se sumó la carta que padre Pedro dirigió al presidente saliente y al entrante de Estados Unidos: “lo pueden hacer aunque sea para que a la injusticia de su encarcelamiento no se sume el oprobio de dejarlo morir tras las rejas”, decía un fragmento de la carta refiriéndose a la capacidad que ambos tienen de indultar a Oscar. 

“Sea por justicia o por compasión, la decisión está en las manos de ustedes. No me importa cuál de los dos lo haga. Barack lo puede hacer ahora que le toca irse o Donald lo puede hacer en ocasión de su llegada. Voy más lejos, lo pueden hacer los dos a la vez, juntos, y así, además, le darían un mensaje a su propio país, que mucho que lo necesita”, continúo el sacerdote. 

Por otro lado, la manifestación en La Guancha, aunque gozó de un público receptivo y que realmente desea ver a Oscar excarcelado, lamentablemente, padeció la indiferencia que arropa a un gran sector poblacional de nuestro país. A pocos pasos de los predios del quiosco 18, donde una carpa que servía de escenario para el cumpleaños de Oscar evidenciaba que se celebraba una actividad diferente al resto del acostumbrado festejo que caracteriza La Guancha, muchos y muchas continuaban tomándose sus tragos y bailando salsa o merengue sin inmutarse en conocer qué acontecía bajo aquella carpa. 

Muy a pesar de esa situación que afecta no solo la causa de Oscar, sino otras luchas nacionales como la que lleva la comunidad de Tallaboa en Peñuela, la cual contó con representación en esta actividad para Oscar, hay que reconocer que existen muchos puertorriqueños y puertorriqueñas de espíritu combativo. 

Los mensajes de Antonio Martorell, Antonio Cabán ‘El Topo’, el poeta Che Meléndes, Eduardo “Tuto” Villanueva, el siempre presente Rafael Cancel Miranda, entre otros; la plena y salsa de Andy Montañez y el grupo ponceño Esencia y el público que se dio cita allí, representaron la responsabilidad que debe tener el pueblo de adentrarse en las situaciones que afectan y competen al país. 

“Cada uno de ustedes en estos momentos representa lo mismo que Oscar López Rivera: la dignidad de este pueblo… Quizás muchos de ustedes piensan que Oscar no saldrá, pero Oscar salió hace rato, Oscar está aquí. Lo queremos físicamente, pero el espíritu, el alma, el corazón, los pantalones de Oscar están aquí, en cada uno de nosotros y nosotras”, se dirigió con ímpetu Cancel Miranda a quienes lo escuchaban con atención. 

En ambas reuniones, así como en todos los esfuerzos que se han hecho recientemente para visibilizar esta causa, se asoman los sentimientos encontrados de desánimo y esperanza. El primero porque tantas manifestaciones y actividades organizadas no han sido suficientes para que Obama otorgue el indulto presidencial antes de que se agote el tiempo de su cargo. El segundo porque lo único que queda en estas luchas de siempre es la esperanza, que como bien la definió padre Pedro Ortiz, “no es una ilusión, es un compromiso”. 

 

  (0) Comentarios